lunes, 25 de junio de 2007

MIENTRAS DISCUTIMOS

Me estoy cansando de escuchar discursos de los que no entiendo nada, para mi que unos llevan, otros traen y al personal nos tienen un poco cabreados, porque todos quieren llevar razón y así se pasan los días. Mientras juegan a ser los protectores, la gente corriente y moliente, sigue yendo a la compra, lleva a sus hijos al colegio, hace miles de números para llegar a fin de mes, intenta formarse y buscar un currito que le de para empezar a pagar los vaqueros, y para colmo, cuando salimos de casa, no sabemos si volveremos, porque la protección de la que algunos hablan, está seguramente, en el entorno que ellos conocen.
Esta mañana cuando me levanté y escuché el informativo, lo primero que pude oír, fue que seis soldados españoles habían muerto en esa guerra cruenta que parece no va ha tener fin, y donde están muriendo centenares de seres del lugar, pero que tienen que ir, porque estos señores dicen llegan a procurar la paz.
No pude evitar pensar en mi hijo, hoy es su cumpleaños, y pensé que estos chicos no cumplirán más años y que también podía haber sido uno de ellos, mi hijo o el hijo de alguna amiga, pero “eso no importa”. Son los hijos de unos padres, hermanos y novios de sus hermanos y novias, y hacemos hasta una fiesta, porque han muerto como héroes y por la patria, eso será hasta un “orgullo”.
Pero y ¿si preguntamos a alguna de esas madres que esta madrugada se han enterado que ya sus hijos no viven, que nos contestarían? O ¿porque no le preguntamos a las madres de tantos y tantos que han muerto en el estrecho y que morirán este verano, de camino en esas pateras, en el mar o ya aquí en tierra o de vuelta, donde parece ser es peor el recorrido?
Hoy es el cumpleaños de mi hijo, y cuando escuché esta mañana el informativo, se me pusieron los bellos como escarpias, pensando en como nos pasamos la vida discutiendo y arreglando el mundo de otros.

Nani. Junio 2007.

Safe Creative #1103028619144







2 comentarios:

  1. ahora entiendo por qué María escribe así y es que lo lleva en la sangre. Felicidades a las dos y gracias por regalarme vuestros relatos. Un besico

    ResponderEliminar
  2. ...desgraciadamente, somos más los que pensamos y nos indignamos, pero son más aún los que se quedan pensándolo mientras cambian de canal..., es difícil hacer cosas cuando los primeros que nos impiden mover las manos son nuestros propios gobiernos (sean las ideologias que sean...son todos MALOS).
    Yo intento, por lo menos, dejar de sonreir cuando veo todo lo que veo por la tele, toda las hormonas que segrega mi cuerpo con una sonrisa las reservo y, a modo de protesta, dejo de darlas al mundo; después pienso qué puedo hacer más... cada maestrillo tiene su manera de protestar...
    Te quiero madre solidaria, sigue indignándote, ME ENCANTAS INDIGNADA ¡¡VIVA LA GENTE QUE DISCUTE POR LO QUE CREE!!

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.