lunes, 9 de julio de 2007

EL DESAYUNO

Me gustas cuando dices tonterías,
cuando metes la pata,
cuando mientes,
cuando te vas de compras con tu madre
y llego tarde al cine por tu culpa.
Me gustas más cuando es mi cumpleaños
y me cubres de besos y de tartas,
o cuando eres feliz y se te nota,
o cuando eres genial con una frase que lo resume todo,
o cuando ríes (tu risa es una ducha en el infierno),
o cuando me perdonas un olvido.
Pero aún me gustas más,
tanto que casi no puedo resistir lo que me gustas,
cuando, llena de vida,
te despiertas y lo primero que haces es decirme:
«Tengo un hambre feroz esta mañana.
Voy a empezar contigo el desayuno».
Luis Alberto de Cuenca
"El hacha y la rosa" 1993
Un poema que acabo de encontrar y que me ha resultado precioso.

5 comentarios:

  1. ¡Joder, mamá! he llorado...¡gracias!este tipo de poemas son los que me rajan por dentro... ¡viva el amor! y ¡viva la poesía para contarlo!...y mientras, mi Pibe intenta montar una estanteria del Ikea y ... bueno..., hace poesía de otra manera...jajajajaja
    ¡te quiero, loca!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Luis Alberto Cuenca. Creo que es uno de los poetas más modernos que hoy tiene España.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. verdaderamente precioso, yolareinaroja. Me alegra verte por mi blog.

    ResponderEliminar
  4. Que bonitoooo... Bueno, pues este poema (más bien la dirección del blog, :P) queda grabado en mi mente, y no en el corazón, porque quizá sea un poco excéptico (o temeroso frente al amor), para cuando una chica merezca oir esas palabras de mi boca :) y, creedeme... lo haré de corazón, jejeje.

    ResponderEliminar
  5. Rubén cuando llegue esa chica, seguro que el desayuno sale solo

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE