lunes, 22 de octubre de 2007

JÓVENES



Un día más el radio-despertador me zarandea y me deja “k-o”. Me gusta despertar con esa voz amiga que me acompaña en el duermevela ese, que a todos nos gusta tanto, porque ¿nos gustas, verdad?, y que suele durar unos cinco minutillos de nada, pero que son tan riquitos y que se disfrutan de forma tan especial. Unos días nos hablan de los cotidianos dimes y diretes de los políticos, (que ya casi te hacen reír y a veces casi llorar), otros días del tiempo que se presenta, o de los proyectos de uno u otro partido, todo algo muy suave para ir subiendo el tono de lo que va a ser el nuevo día. Tú te vas dejando llevar, hasta que decides tirante de la cama y comenzar una nueva jornada.
Pero hoy no he disfrutado, hoy como decía anteriormente, me ha zarandeado y me ha despertado de golpe igual que si me hubiesen dado una bofetada y mis dormidas neuronas han tardado un rato en reaccionar, incluso se han querido ir de rositas. Ayer parece ser, tres chicos de dieciséis años y una chica de dieciocho, se han entretenido (bueno, una forma de llamar a algo que me parece no tiene nombre) en rociar a un hombre con disolvente y le han prendido fuego, y todo porque según parece, querían grabar las escenas y colgarlas en Internet.
¡No lo entiendo, no puedo entender esas cosas! ¡No puedo entender donde estaban sus padres y que piensan que puedan estar haciendo sus hijos a las diez de la mañana, un día que se suponen deberían estar en el instituto!
He estado hablando de ello con una señora mayor y me ha dicho que todo esto pasa desde que las mujeres salimos a trabajar, que las mujeres debemos quedarnos a cuidar de los hijos, pero que claro, como hoy para vivir medianamente cómodos, no tenemos otra solución que irnos…., o sea, que la culpa es nuestra.
Después estuve hablando con un grupo de niños y niñas (estos son más pequeños, trece y catorce años), pero que ya van sabiendo que está bien y que no lo está. Ellos me han dicho que son unos “piraos”.
En ocasiones, leemos o escuchamos, que muchos profesores tienen depresión y se piden la baja, porque no pueden con los niños. Dicen que han perdido el respeto, les agraden y amenazan, si no son los propios padres los que llevan a cabo estas agresiones y amenazas. Debe ser una frustración grande para un buen profesor, que a la hora de impartir una asignatura, el chico no preste atención, pero no por la falta de interés del adolescente que está pillando palomicas, eso es normal, sino faltando al respeto e insultando, por ejemplo.
También solemos escuchar o leer, que los padres no pueden con sus hijos y esto es mucho más grave a mi humilde juicio.
Y para terminar, concluyo con las preguntas que me estoy haciendo desde que me he tirado de la cama.
¿Qué les pasa a los jóvenes? ¿Qué les estamos enseñando los padres? ¿Qué están viendo en sus casas? Estuve siempre casi segura, que la educación, los valores y la responsabilidad, se mama con el primer biberón o la primer teta que se le da en casa a un crío. Que un bebé, va aprendiendo día a día, observando a los mayores con los que convive. Estoy segura que todo lo que se pretende que sea una persona de mayor, no se aprende en la escuela, eso es un complemento a la formación importante del ser humano, pero que para colmo tampoco se deja que se haga como debería ser. Entonces me pregunto…
¿Se les debe dejar que hagan su santa voluntad? ¿Les debemos dar todos los caprichos y que se nos monten encima como si fueran los reyes de la tierra? ¿Hay personajes importantes que están interesados en que todo esto ocurra?
Hoy disculpadme si mi actualización es un poco…de esta o aquella manera, pero no tengo gábilos para hacer otra cosa. Si os agradeceré me deis alguna opinión, y así me sentiré algo menos triste. Yo trabajo a veces con jóvenes, y creo que una gran mayoría no son así, pero por favor, hoy pido una voz amiga que me convenza de que debo seguir “perdiendo” (siempre creí que no perdía) mi tiempo con ellos.

NANI. OCTUBRE 2007.

12 comentarios:

  1. yo creo que podemos pensar que no todos son iguales...y vale la pena entonces esforzarse aunque sea por una minoría, no? Si se esos profesores, educadores, etc, tiraran la toalla sería muy triste, como admitir la derrota.

    muaks

    ResponderEliminar
  2. Siempre ha habido gamberros, pero parece que en los ultimos tiempos, con el avance de las tecnologias y las nuevas modas... las gamberradas han llegado a unos extremos demasiado fuertes.

    De verdad, quiero creer que solo son unos pocos locos los que hacen eso.

    Un besoteee

    ResponderEliminar
  3. Creo yo que debemos saber distinguir. Una cosa (preocupante, alarmante y destestable) son un trío de chamaquitos que salen en la noche a prender fuego a un una persona y otra, muy distinta, son "los jóvenes" en general. Porque también son los jóvenes (mayoritariamente) los que salieron a las calles a protestar contra la guerra absurda del trío funesto en 2003, y fueron los jóvenes (mayoritariamente) quienes a través de sus mensajes a los celulares y correos electrónicos derrotaron las mentiras de Aznar... Jóvenes, mayoritariamente.

    Y fueron también jóvenes los que salieron a la calle para derrotar el Contrato de Primer Empleo en Francia e incendiar los suburbios de Paris* cuando se les quiso criminalizar por ser jóvenes y distintos...


    *Disturbios en los que, recordemos, además de los daños a automóviles y propiedad, no hubo una sola víctima.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que afortunadamente no son todos así. Lo que pasa es que las noticias ya solo informan de lo peor que ocurre en nuestra sociedad. Pero da una pena que hay gente así.

    ResponderEliminar
  5. ...creo que esos jóvenes son fruto de "algo" que yo no voy a denominar, no lo justifico porque es un acto salvaje (hay que tener sangre fría para hacer ese tipo de cosas), pero, a veces, se nos desvía la atención y la gente la pide a gritos...ayyyy...
    Besos mamanani

    ResponderEliminar
  6. uf, el gran dilema... ¿nacen, se hacen? ¿siempre han estado ahi pero los medios de comunicación no se ocupaban de ello o esto es algo que sólo pasa ahora? ¿qué es más escalofriante, que lo hicieran simplemente o que lo hicieran para colgarlo en internet? Ojalá pudiera darte respuestas. Yo también había pensado siempre que el respeto, la ética o el simple hecho de tener un poco de humanidad se aprenden. Pero tampoco me atrevo a echar las culpas a los padres, ni al sistema. Y no creo en explicaciones esotéricas como "el mal existe"... siento no poder hacer otra cosa que plantear más preguntas pero... ojalá tuviera la fórmula mágica

    ResponderEliminar
  7. No creo que el espíritu juvenil se asemeje solo con el de tres individuos que encuentran necesario quemar a una persona. Quizás sí, la violencia, pero entendida como fuerza desmedida o incontrolable, no como un acto de bandalismo. Un nacimiento es violento; el amor es violento, de un día para otro puedes querer a una persona; la muerte es violenta, el paso de los días y las noches son vioentos. Esta energía sin restricción, este impulso, es lo característico a esta edad.Solo tenemos que saber como dirigir ese sentimiento, esa fuerza desmedida. Y mi opinión como joven que aún me siento (23 años), o lo que me gusta ver en alguien mayor, cuando soy parte de un grupo de jóvenes es que, siempre se debe aspirar a la juventud eterna, aún cuando el tiempo pase debemos aprender a quedarnos en esta etapa, creo que así es como funciona todo. Todo lo que hagamos debe ser por tanto violento, más no agresivo.

    ResponderEliminar
  8. Primero, como ya te han dicho los demás, pensar que no todos son así, afortunadamente. Segundo,está claro que si hay jóvenes así la culpa es de los padres (aunque sea tirar piedras contra mi propio tejado por aquello de que soy madre). Si se les deja hacer lo que quieran, si se les da todo lo que pidan, si les hacen creer que nunca van a tener un castigo, si no hay nadie que les enseñe respeto a los demás... ¿qué esperamos?

    Pero, lo dicho en primer lugar: no son todos los jóvenes. No olvides que lo que es noticia lo es justamente por inusual.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. De acuerdo, me agrada que quieras leerme y con tu invitación pues haré lo mismo contigo.

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado el comentario de Necio Hutopo y siento no estar de acuedo con Nanny. Es un tema muy delicado en el que no se puede generalizar. Por mucho que se les inculquen valores tanto en casa como en la escuela, los adolescentes están sometidos a un bombardeo de información no siempre positiva y, en muchos casos, no son capaces de canalizarla debidamente. Es la edad de la rebeldía, no lo olvidemos.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias a todos. Todos me habeis aportado un mucho y por supuesto, ¡ME MERECE LA PENA ESTAR CON ELLOS Y POR AHORA SIGO...., sé que todos no son iguales y esa es la ESPERANZA y la alegria!
    Os estoy muy agradecida.
    Besitos muchos,
    nani

    ResponderEliminar
  12. hola!!!
    claro que debes seguir, muchas veces no vemos fruto de nuestro esfuerzo, yo te hablo como madre, uno de mis hijos tiene 12 años y hay dias duros en los que de repente se forma un muro, hay que trabajar mucho con ellos,
    un abrazo

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.