jueves, 8 de noviembre de 2007

NUEVAS OPORTUNIDADES


Había decidido aceptar la invitación de Jorge. Llevaban trabajando en el mismo departamento, alrededor de tres años y nunca le había dado la oportunidad.
El insistía para quedar después del trabajo algún que otro día o para comer un fin de semana. No quería darle esperanzas. Aún recordaba su última y única experiencia. Lo pasó muy mal. Fue su primer amor el chico con el que salió del instituto, empezó en la universidad y continuó hasta que juntos opositaron.
Cuando este consiguió trabajo en otra ciudad, la relación por parte de él se había enfriado. Las llamadas eran más esporádicas. Si era ella la que le llamaba, el móvil o estaba desconectado o bien, había reunión con el consejo de dirección. Había subido como la espuma. Tenía un puesto importante y empezó a demostrarle que ya no la necesitaba. El presentimiento que en su momento tuvo, se fue confirmando día a día, hasta que pasados unos meses y al abrir el correo electrónico, una punzada le atravesó el pecho al encontrar en la bandeja de entrada su dirección. Nunca le había enviado un mail. Nunca lo había hecho y al verle allí impreso, no necesitó abrirlo para adivinar lo que diría. Aún así y casi por inercia, su dedo índice pulsó el botón izquierdo del ratón, para que la flecha posada sobre su dirección, se clavara en la herida sangrante y acabara partiéndose en cachitos, aquel amor que tan feliz les había hecho en otros tiempos.
“Marisa, se que ya has adivinado lo que voy a decir. Siento mucho que todo haya acabado. Hubiera ido a verte, pero no tengo valor. Se que no tengo perdón. Vivo con otra persona y no he podido decírtelo. Olvídame si puedes. Te ruego que me odies, solo así podrás olvidar el dolor que te causo, no merezco otra cosa. No he sabido hacerlo de otra manera. Quiero que sepas, que fue bonito, muy bonito mientras duró”
Carlos”.
Así termino el mail. No derramó ni una sola lágrima. Se levantó de la mesa donde estaba el ordenador, se acercó a la ventana y allí se quedó. Afuera llovía y se palpaba una mañana fría y desapacible.
Llueve detrás de los cristales, -se escuchó a si misma decir-, igual que llueve en mi corazón. Una lluvia amarga, que me impide derramar una lágrima y que por el contrario, me causa un dolor punzante, agudo, Tan agudo, que parece que en el estómago, tenga un nudo que me estrangula la vida.
Al cabo de un rato y de observar la lluvia casi sin ver, vuelve al ordenador, posa su mano sobre el ratón, elimina el mail que hay sobre impresionado en la pantalla, solicita los contactos y como una autómata, selecciona la dirección tan querida en otro momento y sin más, la elimina.
Transcurre algún tiempo y con gran esfuerzo por su parte, deja de sentir ese miedo absurdo cuando abre el correo electrónico. Creyó que bastaba con eliminarle de aquel aparato, y no fue así.
Pero hoy, al volver a mirar por la ventana y ver un sol resplandeciente, un rayito de esperanza se posa sobre su alma. La vida proseguía, -pensó-, no todo iba a ser tan frío y triste como en la época pasada. Al menos, el sol que le rozaba la cara, calentaba. ¡Incluso podría aceptar una invitación!


nani. noviembre 2007

20 comentarios:

  1. La esperanza no hay que perderla nunca, y mucho menos la ilusión de vivir. Aunque soy consciente de que hay cosas, situaciones, que hacen que le perdamos el respeto.

    ResponderEliminar
  2. Ahora sí que sí guapísima!!!!
    Muchisísimas gracias ;)

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. La vida da buenas oportunidades que no debemos aprovechar!!!

    Hizo bien eliminando aquello que le hacia daño.

    Un besitooo

    ResponderEliminar
  4. y es que el tiempo es el mejor remedio para curra y cerrar heridas :D

    ResponderEliminar
  5. Ese dolor tan agudo y tan profundo siempre nos parece imposible de superar. Creemos que nunca volveremos a sentir igual. Pensamos que nadie nos hará sentir igual... Menos mal que siempre vuelven los días radiantes y descubrimos que estábamos muy pero que muy equivocados.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Madre mia! Me ha encantado!

    Es cierto que la vida está llena de nuevas y normalmente bonitas oportunidades, pero... es tan difícil que cicatrize la herida sangrante,... que se vaya el dolor y el nudo de la garganta desaparezca.... ayyyy!!! Sra. Nani este me ha llegado sí sí sí!

    Besis

    ResponderEliminar
  7. Bien por Marisa,en darle una oportunidad a Jorge....y.....a todo el que pueda darte un poco de cariño y compañia. Pero.....sin hacerse demasiadas ilusiones, que luego llegan las decepciones..
    Bueno, Nani....como escarpias, me has puesto todos los pelos, por tu comentario...Sois una familia con mucha sensibilidad...que bien...como me alegro.
    No recordaba muy bien el dicho, pero consultando a Santo Google (jejeje)....me dice que: "Los caminos del Señor, son inescrutables".....así, es el dicho.
    Referente a la edad, soy como las mujeres, no digo la edad ni de coña...digamos que tengo cuarenta y ....tantos...jejeje...osea, un guaje, como decimos en Asturies..
    Besinos frescos del norte.

    ResponderEliminar
  8. "Creemos que nunca volveremos a sentir igual. Pensamos que nadie nos hará sentir igual"...

    Y es cierto; la gran ventaja de todo esto es que nadie, jamás, nos hará sentir igual. Cada nuevo sentimiento, cada nueva relación será eso; nueva, no el reflejo de lo añorado, no pálida memoria.

    Y para saberlo, para seguir andando, es conveniente no olvidar

    ResponderEliminar
  9. A veces situaciones asi nos ponen al límite... nunca hay que usar la palabra "hubiera" cuando las cosas pasan por algo... sin duda me gusto mucho el escrito, no había podido regresar... un poco de nostalgia invadio mi ser justo la semana pasada que cumplí años... el hecho de que mi novio este lejos... me dolio levemente... saludos y bienvenida a mi blog :)

    ResponderEliminar
  10. Eso nos toca a todos al final. Recuperarnos de los palos que nos da la vida y volver a dar oportunidades a la gente aun habiendo pensado un día que no volvería a ser posible.

    Me ha gustado!!! Un besote!! pasa un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. ¡Me ha encantado! Pero me ha hecho recordar la única vez que tuve que borrar la dirección tal cual tú lo narras. Al final la dirección se borra y se olvida, sólo que de vez en cuando un olor te recuerda a esa persona o una copa de más hace que intentes buscar el teléfono entre las agendas viejas..., menos mal que la lucidez nos recuerda que: LO QUE PASÓ PASADO ESTÁ Y SI QUIERE VOLVER SERÁ OTRA COSA DIFERENTE...
    Un beso linda!!

    ResponderEliminar
  12. jejeje....gracias Nani....
    Pues si, la chica de la foto es Xidrina, la que me soporta todos los dias..bueno, menos cuando viajo...jejeje...las palabras estan dedicadas a ella y la foto se la hice la semana pasada en la playa de Gijon...el mismo dia que las panoramicas...¡¡Como se cuida la churri!!.¿verdad?...¿O es que me ciega la pasión?..jejeje
    Besinos Nani....te agradezco que pasaras a visitar a Laura y le dejaras esos comentarios tan buenos...y un ACHUCHON tambien ,que te lo mereces....Muackss.

    ResponderEliminar
  13. Y quien no haya vivido una situación similar, que tire la primera piedra... Qué dolorosos son siempre los finales... Sobre todo, cuando una de las partes, todavía sigue enamorada.

    ¡Muchos besitos!

    ResponderEliminar
  14. la vida es un tren lleno de vagones en forma de oportunidades, debes de subirte en el que te toca!! y si no puedes, bueno, no pasa nada... habra otra si guardas esperanza!!

    me ha encantado

    un beso

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. creo que todos hemos borrado alguna dirección o algún teléfono. Eso es el comienzo de un querer olvidar.
    Me ha encantado.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Una persona que rompe una relación por escrito no se merece ni una lágrima. Aunque seguro que me llega a pasar a mí y no paro de llorar en una semana...

    Besotes

    ResponderEliminar
  18. En el amor a veces al cerrar los ojos y abrirlos de nuevo todo cambia. Y qué necesario es, en según qué ocasiones. Un relato que nos recuerda y nos hace sentir cosas.

    ResponderEliminar
  19. Hace poco leía que lo mejor de la escritura es ponerse en el lugar del otro, y has conseguido ponerte en el lugar de la protagonista. Me ha gustado.

    ResponderEliminar
  20. Increible...
    me gusta leerte y pasarme por aqui
    y que alex me haya recomendado no tiene precio
    un besito fuerte nani!

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.