lunes, 28 de enero de 2008

LA CONTABILIDAD Y AQUELLOS TIEMPOS


El libro de tapas verdes es el Diario. Para el libro Mayor, vas a utilizar este grueso de tapas negras. También te servirá, para la cuenta de bancos y proveedores. Como ves, es de fichas de recambio bastante más cómodo y si hay algún error, podrás cambiar la ficha y no tendrás que hacer contra asientos, así no darás lugar a errores que a la hora de hacer balances e inventarios, vuelven loco al contable más aventajado.

Ella a sus dieciocho años, le mira con admiración y agradecimiento. Era su primer día en la oficina y llegó asustada. Sus nociones de contabilidad habían sido muy someras y aunque seguía estudiando, había un abismo de la teoría a la práctica, por eso tenía que agradecer la amabilidad de aquel ejecutivo, que se había brindado a iniciarle.

Se lo comunicó el que iba a ser su jefe, en las entrevistas previas que tuvieron antes de confírmale el puesto de trabajo: "No te preocupes, le había dicho. Don Luís te iniciará y si te surgen problemas, me ha dicho que no tendrá inconveniente en aclararte todos los inconvenientes que te surjan, es buen amigo y lo hace sin interés alguno".

La joven estaba encantada. Ya tenía trabajo y no resultaba tan difícil como en un principio creyó. El segundo día se arregló con más esmero aún. Estaba contenta y le gustaba ir bonita al trabajo. Ese día no se recogió sus largos y lacios cabellos, los dejaría sobre su espalda brillando a la luz del ventanal de la oficina. Sus compañeros la miran con simpatía y admiración. Se siente bonita, sabe que no es una chica especial, pero si creé ser una chica agradable.

Al cabo de una hora, llega el ejecutivo. La llama al despacho. Esta vez en su mirada no ve simpatía, hoy le da un poco de asco su mirada y al mismo tiempo, un poco de miedo. Al pasar los días y según va tomando confianza, a ella le gusta menos su mirada y su sonrisa. Un día, se confirman sus temores. Aquel hombre que creyó un señor, se derrumba del todo. Se muestra ante ella como una hiena al acecho de su pieza de caza.

La joven contable, empieza a comprender a su tía-abuela, cuando le afirmaba sin lugar a rectificar: "Los hombres son lobos hambrientos, cuando ven a una paloma recién salida del palomar".


... confidencias de una vieja dama.

Nani. Enero de 2008.

26 comentarios:

  1. ag el señor ¬¬' pa matarlo...

    me encanta el dicho que un dia le conto su abuela... una verdad como un templo

    y es que siempre hay gente que se quiere aprovechar de los "recien llegados"

    ayss besos!!

    y gracias por los animos!! ya contare que tal mi aventura jeje

    ResponderEliminar
  2. Tan tópico, tan cierto, una historia tan vijacomo el mundoy tan actual como el inuto e el que escrbo esto... que triste.
    Me ha gustdo mucho, sobre todo la historia de la abuela y la ploma, no sédebe generalzar pero tampco se puede ser muy inocente hoy en día.
    Muchs racis por las visitas a mi caos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Y el asquito que dan esas miradas tan sucias...

    un beso!

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, acoso en toda regla, a la orden del día está.Un saludo!!

    ResponderEliminar
  5. Pues fíjate que parece que era algo que estaba superado, pero me parece que no. Es un asco que haya gente que se comporte así, verdaderamente repugnante.

    Un besote, ¿¡así que te gusta Raphael!? jajajaj, cada uno tiene su lado oscuro (algunos más que otros).

    ResponderEliminar
  6. Hay cosas que nunca cambian, muy bien plasmado. Besos.

    ResponderEliminar
  7. "Los hombres son lobos hambrientos, cuando ven a una paloma recién salida del palomar"...

    Oiga, que no todos (yo, por ejemplo, apenas conozca uno que no, te lo presento)

    ResponderEliminar
  8. Supongo que no todos son iguales, pero sí es cierto que ese tipo de hombres son capaces de darme un asco que creo que pocas cosas me dan...

    Un besoteee

    ResponderEliminar
  9. Nani: has expuesto con toda claridad la nueva versión de la Caperucita y el Lobo.
    Cambiarán las formas de los hombres, pero no el hombre.
    Algo que bien sabía la abuelita.
    Qué agradable y "limpio" tu estilo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Los hombres son lobos...

    buen pensamiento¿por qué piensas así? Interesante tu escrito

    ResponderEliminar
  11. bien es cierto que aunque parezca historia de novela o película el acoso sexual sigue estando presente en muchos puestos de trabajo. me pregunto si esa gente que se cree con derechos y libertades para hacer o decir ciertas cosas a gente que trabaja para y con ellos....
    que triste!

    ResponderEliminar
  12. nani me gustaria invitarte a participar en el circulo. nos estamos preguntANDO acerca de la belleza. ¿qué es para ti la belleza? pasate por favor y deja tu respuesta. Gracias. chao.

    ResponderEliminar
  13. Bueno, es una historia que se produce en la realidad con más asiduidad de la que quisiéramos ... pero por otro lado no creo que todos los hombres seamos iguales. Meternos a todos en el mismo saco no creo que sea correcto.

    Aunque por otro lado ... puedo ver otra interpretación en tu escrito que no tiene tanto que ver con los sexos sino con la gente menos experimentada, que a veces pueda ser despreciada por otros que se creen superiores ...

    Un besote, Nani!!!

    ¿qué tal fueron las pruebas en la radio? Estuve echando un vistazo a las recetas y creo que tengo que poner en práctica alguna, eh? jejejeje. La cocina es uno de mis vicios confesables ...

    ResponderEliminar
  14. Y por desgracia siguen vivos.


    Abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Describes muy bien la entrada del personaje al medio en el cual trabajará. Y a ella la vemos inocente y con sueños de desarrollo. Una vez ahí te apresuras a terminar la historia. Me queda la sensación que descubres pronto al lobo y con ello el final. Lo del la abuela está muy bien. Como un ejercicio al margen, intenta llegar poco a poco a la verdadera personalidad del jefe. Un par de párrafos tan solo. Como hombre, me caló hondo lo del lobo hambriento. Me puso triste, pues existen.

    ResponderEliminar
  16. ¡Pues si, Nanimiademiarma! que si, que si...que sigue existiendo el acoso laboral como norma; desde que el mundo es mundo, los ineptos incapaces de llevar a cabo su trabajo de una manera efectiva se escudan en su supremacía (que no lo es tanto), aprovechando la gerarquía y el abuso de poder, y no sigo que me enveneno y luego me duele la úlcera ajajaj
    Nada más que me da una envidia loca tu manera de escribir ¡guarrona!
    Te veo este finde y nos echamos unas risas ¿vale? te quiero

    ResponderEliminar
  17. Una triste realiad. Hay que cambiar un poco la mentalidad de los hombres y de las mujeres...

    En finssss,

    un besote

    ResponderEliminar
  18. aiiiiiiins, hay que tener más cuidado...esas miradas son puaaaaj

    ResponderEliminar
  19. ¿Conoces el libro de Juan José Millas sobre el "caso Nevenka"? Es lo más sensato que he leído yo sobre el acoso sexual en el trabajo.

    ResponderEliminar
  20. Jo... Quiero pensar que no todos. Sólo los malos. Y también hay mujeres malas (aunque es un dato objetivo que el % de casos de abuso en el trabajo es infinitamente mayor en el caso de que nosotras seamos las víctimas). A algunas personas, cualquier pequeña posición de poder les corrompe.

    Un besito bien fuerte, Nani.

    ResponderEliminar
  21. La vida parece estar llena de sutiles cambios con el paso de tiempo, y ensordecedores silencios que arrancan el paso del relojero.

    La contabilidad no es más que uno de esos cambios que sin ser rutinarios lo son, fríos, del frío de los números, falsa naturaleza del hombre, como especie, que trata de tener bajo su control, hasta el nimio beneficio.

    ResponderEliminar
  22. Y es que cierta confianza da asco,el acecho más asco aún, algunas miradas casi invitan a gritar y salir corriendo o a defenderte antes de que terminen contigo. Lástima. Espero que la chica acabara bien, que sorteara lo peor: ojalá todas pudieran evitarlo, eludir a babosos y a violadores disfrazados con buenas ropas y bastón de mando. Otro relato para pensar, Nani. Muy bien, con ese final que sugiere y no nos mete en arenas oscuras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Aquellos tiempos... y estos tiempos... lastimosamente, hay cosas que nunca cambian.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. El abuso de poder o autoridad es la principal fuente de la corrupción moral. De todos modos no es un "patrimonio" de los hombres. Muchas mujeres jefe, tambien lo ejercen.
    Menos mal, Nani...que todos los jefes hombre/mujer...no son así...
    Un besazo fresco desde el norte.

    ResponderEliminar
  25. CHICOS: No mido a todos los HOMBRES con el mismo rasero de más lo sabeis. Esto es un relato y por desgracia muestra una realidad muy común. Supongo que los qne me leeis habitualmente, comprobais que suelo hacer una crítica, reinvindico o intento hacer pensar, "no quiere decir que lo consiga" y no suelo plasmar situaciones personales. Me valgo del relato para intentar llevar a cabo algún propósito.
    Besitos a todos los chicos y todas las chicas. Os estoy muy agradecida por vuestras visitas, vuesttras opiniones y vuestros consejos. SE AGRADECE TODO EN ESTA CASA, lo que deseo al mismo tiempo es que os sintais cómodos y calentitos.
    Nani.

    ResponderEliminar
  26. A esos que abusan de su poder les daba un poco de su propia medicina. Basta ya del abuso. Como siempre me ha encantado.Disfruta de María este fin de semana, tú que puedes. Besos

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE