miércoles, 13 de febrero de 2008

CALLEJEROS, INDIGENTES ¿UN INFIERNO? (preguntas que me hago)



-"Victor es un borracho un drogata, dice la voz popular. Es alguien de quién no te puedes fiar".

-"Es verdad. Últimamente, sólo se le ve con una litrona o un cartón de vino, sentado en uno de los escalones de la iglesia".

-"A veces, también se le ve sentado al borde de la fuente donde cualquier día, le da un vahído y amanece flotando sobre el agua".

-"Es verdad, la mayoría de la veces, está ciego, y ¿de qué?".

-"Pues seguramente, de alcohol, de alguna raya o de algo parecido".

-"Pero a mí me duele, que digamos que es un borracho o un drogata. Más bién creo y repito -CREO-, que es un pobre desgraciado o un pobre indigente, que no le hace mal a nadie. Bueno, a veces nos molesta verle con ese aspecto cuando entramos a las ceremonias religiosas".

-"Anda bonica, dame un eurillo, que tengo hambre".

-"Si hombre, pa droga o vino",- contestamos.

-"Seguro que si, que es para droga, para vino o litrona, pero... ¿acaso no es también hambre?. Hambre que provoca la miseria, la sociedad, el consumismo, la poca solidaridad, nosotros mismos".

-"¡Cómo nos molestan, Victor, Paco o Juan!"

-"Sus ojos están como traspuestos y muy rojos".

-"A mi me dan miedo y, ¿si sacan un arma?

-"Pero por Dios, ¿no te das cuenta que ya no le quedan fuerzas?, ¿pero no te das cuenta de la tiritona, que lleva acuestas?, ¿pero no te das cuenta, que cualquier mañana amanece en un portal, con su vida apagada sin apenas molestar? .

-"Yo diría más bien, que es otro Jesús crucificado que procesiona por nuestras calles un día cualquiera, lo mismo da que sea jueves, viernes o sábado, sean santo o no. Después nos lamentamos, incluso lloramos cuando los medios de comunicación nos muestran estas miserias o como mueren de hambre las personas de otros países. De pobreza, de todo lo más básico y que al fin y al cabo es horrible. Luego decimos que el almuerzo o la cena no la pasamos, que no nos llega".

-"Pero seguimos sentados en el brasero, en un buen sillón, en nuestra buena mesa y no puedo por menos que preguntarme: ¿Habría que salir a la calle?. ¿Habría que gritar? ¿Habría que conformarse? ¿Qué hay que hacer?"

-"Luchar, luchar, dice una voz en mi interior. Pero es que la desidia y conformidad están de moda y luchar contra las modas, ¡ya se sabe!"

-"Hay demasiadas modas, diría yo. Unas nos enaltecen, otras nos enorgullecen y para que todo esto sea más aparatoso y se note más aún, tiene que haber modas miserables, gentes que mueran de hambre, indigentes que acaben en las cunetas o en un portal y como nos molestan en el ánimo y a la vista, nos quejamos pero, ¿qué hacemos para solucionar el mal?".

-"Seguramente aquellos inconformistas de los sesenta, u otras generaciones, hubieran dicho: Gritad, gritad. Pero en el siglo XXI esto no está de moda, y a veces nos preguntamos, ¿hay en algún lugar del mundo solidaridad? Un buen amigo me contestó un día. ¡Sal a la calle, alguien te responderá!".
Nani, Febrero 2008.

22 comentarios:

  1. Es tan cómo quedarse en el miedo que los otros nos provocan...
    Tan cómodo cerrar los ojos a lo que no queremos ver, cerrar la mente a lo que no queremos saber...
    Tan cómodo, que es decir; tan peligroso.

    Maravilloso, como siempre
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Qué razón llevas... pero creo que este tipo de cosas nos superan a los ciudadanos de apie ¿Qué hacer?¿Dar pan para hoy y hambre para mañana??

    No tengo respuestas y me duele.

    Mil besosss

    ResponderEliminar
  3. Es una injusticia, y somos ciegos ante ella.

    ResponderEliminar
  4. El concepto de responsabilidad social que tiene la gente es mejorable... pero en fin, tampoco acuso a nadie, estas cosas empiezan por una misma.
    Kisses

    ResponderEliminar
  5. Qué razón llevas... siempre estoy diciendo que queda muy "moderno" el ayudar a los pobres de fuera, pero aquí tenemos gente que se muere de hambre.

    Hace tiempo había un señor en mi calle que pedía. A mi , no sé porqué, me recordaba a mi padre.
    Dinero no le di, porque ñno sabía en qué se lo iba a gastar, pero cada día le compraba un bocadillo. Al menos que tenga algo en el estómago, pensaba.
    Si mi padre estubiera en esa situación me gustaría que alguien se apiadase de él. Que se preocupara de que comiera algo al día. Así que yo lo hacía con ese hombre. él siempre me sonreía agradacido.
    Cuando mi peque me acompañaba era ella la que la daba el bocadillo. La enseñé como se lo daba yo, y después lo hizo ella. Le dije "mira, peque, ese señor lo está pasando muy mal. Tu debes tratarlo con humildad." Y la verdad es que lo hizo genial. No vi en ningún gesto arrogancia o superioridad. El señor le decía "gracias, preciosa".

    Un día desapareció. Yo no sabía que pensar. J.me dijo que seguro que había encontrado trabajo y que estaría bien.

    ...

    A veces pienso que me lo dijo para que no me sintiera mal, por no haber podido ayudarle más... pero enseguida me quito la idea de la cabeza y pienso que no, que seguro que encontró trabajo y que está bien...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. ...Bueno, bueno, por una vez voy a diferir contigo mamá; sigo creyendo en la gente que sale a la calle; ahora se grita de otro modo, no voy a negar que el pasotismo actual no exista; pero...tampoco creo tanto en los míticos años sesenta. Desde mi generación (la que intentaron llamar "X"...como siempre hay que poner la etiqueta)se lucha de muchos modos porque hay gente solidaria y gente que no lo es (o somos). Desgraciadamente las víctimas de nosotros mismos son estos indigentes por ejemplo, es cíclico y generacional, se repetirá mientras siga existiendo la sociedad tal cual la entendemos...; por eso algunos no podemos imaginar trabajar a diario si no es para este sector de "excluidos"; sólo quiero hacer un llamamiento por la manera de gritar: porque existe, aunque se empeñen en tapar la boca, seguiremos intentándolo...
    jejeje
    Besitos lindura

    ResponderEliminar
  7. Qué difícil responder y que suene coherente, en una sociedad en el que el máximo exponente es el hedonismo mucho me temo que indigentes como este pasen a engrosar la larga lista de escoria social;lo peor del caso es que hay mucha gente que se lo ha creído!!Yo mañana si puedo y me dejan en el trabajo,voy a una manifestación para apoyar a maestras de catalunya contra la privatización y el elitismo de la enseñanza pública, pues seguro que hay mucha gente que cree que somos cuatro colgadas,es lo que hay!!Goroka

    ResponderEliminar
  8. Supongo que cada uno vamos a lo nuestro y nos importa un pimiento lo que les pase a los demás

    Pero si hay mucha gente trabajando para evitar el que pasen estas cosas

    Sigo con mucho sueño, y mi musculo pensador, no piensa!!! jajaja

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Dps de la crisis del 2001 en la Argentina aumentó la cantidad de gente q vive en la calle. Antes estaban los linyeras, los q vivian ahi por decision propia, pero ahora son gente q ha perdido su casa y no tiene otra.
    Muchos toman bastante, esto choca, pero a veces pienso q es la unica forma q tienen para olvidar su existencia.
    Los gbnos pasan y todavia no se ha encontrado una solución.

    ResponderEliminar
  10. NANI, permitime que aplauda de pie este cuento tuyo,con más realidad y humanidad, que cualquier crónica periodística.

    Si querida amiga, hoy no existen las ágoras para estos temas.

    MUCHAS GRACIAS POR LA EXCELENTE LECTURA!

    Besillos!

    ResponderEliminar
  11. Una vez hice un reportaje sobre un mendigo que vivía en el metro, con una casa de cartón, y aún me acuerdo de él cada vez que cae una helada. Fue bastante desesperanzador. La mayoría eran alcohólicos que habían acabado en la calle por una ruptura sentimental.

    ResponderEliminar
  12. Pues yo debo de decir que estoy en desacuerdo.
    A levantar ampollas!

    No ha sido en una ocasión ni en dos en las que me han pedido dinero para comida y me han despreciado un bocadillo o un tentempié tirandolo al suelo en mis narices y diciendo que lo que ellos quieren es dinero!

    Yo ya estoy escarmentada.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  13. Hubo un tiempo que venía una mujer y un hmbre a pedir a casa, pasaban por todas las puertass del bloque pidiendo dinero.

    en ese momento mi padre estaba en paro y estábamos pasando una mala época, yo era pequeña pero lo recuerdo perfectamente.

    La pareja pedía dinero y mi madre les dijo que dinero no ten´ñia, pero que un plato de comida no se lo iba a negar. y dijeron que no, que querían dinero. Mi madre les dijo adiós con educación, y hasta otra.

    ResponderEliminar
  14. Detras de cada indigente, hay una vida.....mejor dicho, posiblemente una mala vida....una mala infancia...o un camino equivocado.
    Como todos los males de nuestra sociedad....¿Quien tiene la solución?...
    Nani, hoy solo estoy de "reparto", te traigo un poco de cariñoooooo♥♥♥....porque me dió por regalarlo y porque puedo...jajaja...
    Otro dia traigo besos salados.

    ResponderEliminar
  15. Afortunadamente hay muchas personas que se dejan la piel ayudando.

    El problema es que estas personas nos asustan, nos recuerdan que somos vulnerables, que los problemas nos podrían llevar a cualquiera al extremo, nos aterroriza pensar que ellos son como nosotros...

    Un besito guapa.

    ResponderEliminar
  16. Me uno a la proclama, al manifiesto, alabo el relato. Sin duda, la literatura nació para esto: almas insatisfechas, inconformistas, señalando el padecimiento de otras almas.

    ResponderEliminar
  17. Y basta con que las circunstancias se nos tuerzan para acabar así. Muchas historias hay de gente que lo tenía "todo" y lo perdieron (el trabajo, la casa, el apoyo familiar...). Pero cuando les miramos no nos vemos a nosotros, vemos los prejuicios.

    Y cada uno de ellos es una persona, y como en todos sitios, habrá de todo. Por eso el que uno de ellos (o muchos) rechacen nuestros alimentos (que tampoco es que sea el súmun del ofrecimiento) no nos debería hacer tildar de "desagradecidos" a todo el colectivo de marginados. Porque habrá muchos otros que agradezcan ese gesto como lo mejor que les ha pasado en muchos días.

    Besazos.

    ResponderEliminar
  18. Genial niña, como siempre, aunque triste y doloroso.

    Pasate por mi blog a recoger algo ok??

    Bsos

    ResponderEliminar
  19. Me parte el alma !!!!
    Siempre esto me descompone .
    Cariños

    ResponderEliminar
  20. Solidalidad, haberla, hayla. Hay gente que sale a la calle y trabaja con, por y para esta gente. Hay quien intenta hacer cosas para ayudarles. Otra cosa es que no todos poseamos la suficiente fuerza y la suficiente solidaridad como para hacer lo mismo.

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Me duele verlos, me duele que no se acabe esto en las ciudades.
    Bien por lo que nos haces recordar y no olvidar.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.