miércoles, 5 de marzo de 2008

CARTA DE UN OLIVO ANDALUZ

Querida Tierra.
Soy el milenario olivo que sembraran los fenicios, romanos o árabes, ¡qué más da, ya ni lo recuerdo!, en una de estas preciosas regiones que tú nos has dado. Sólo sé que pertenezco a este mundo y que mis raíces están agarradas a ti, como el resto de vegetales y seres vivos, que nos nutrimos de esta tierra que nos has ofrecido, ya muy seca en la mayoría de la geografía que yo conozco y que de seguir así, puede que por muy poco tiempo. Según me cuentan las ráfagas de viento, los humanos no cuidan la naturaleza y es por eso, que todo está tan degenerado y en mal estado, sufriendo todos nosotros (vegetales, animales y humanos) bastante sed y cambiando todo lo que en su día nos ofreciste, para bien de nosotros y todo lo que habita el planeta.
Este año no te pude escribir para desearte un feliz invierno y como se aproxima la primavera, no quiero que pasen más días sin que sepas de mí. He estado muy ocupado con la recolección pero ya está tocando a su fin y antes de que empiece con la poda, la quema de ramón, el abono, hacer de nuevo los suelos, regar si fuera necesario y posible, debo como tú sabes que hago años tras año, darte las gracias por permitirme vivir en esta tierra tan sana y andaluza, donde respiro aire puro, sesear por encontrarme en la frontera cordobesa, granaina y jiennense y lo más importante, ofrecer mi rico fruto y zumo a todos los que me necesitan. Me siento orgulloso de formar parte de tu sudor y haber aprendido gracias a la diversidad de culturas que han impregnado tus poros y que han pasado a mis frutos para transmitir a tus habitantes todos esos principios, todos tus paisajes y características; incluyendo los tópicos tan normales, cuando todo es tan variopinto y tan... ¿cómo te diría?, no sabría expresarlo de otra manera…, tan diverso en colores, olores y sabores, tan distinto como es el ser humano, el mundo vegetal y animal.
Te escribo con alegría por todo lo dicho anteriormente, pero también con cierta tristeza. Noto como a la gente le está costando asimilar que todos pertenecemos al mismo entorno o volver a la mezcla de razas, cuando eso ha sido tan normal en esta tierra tuya. Como te decía, también me cuentan las ráfagas del viento, que se quedan a medio camino los seres que vienen de la hermana África, que cruzan el estrecho en unas pateras cargadas de criaturas apenas recién venidas a la vida y con un futuro por descubrir. No entiendo como se les permite que lleguen hasta aquí y de esa manera tan inhumana por parte de los dirigentes de este mundo nuestro y de los aprovechados de turno, perdiendo sus vidas una gran mayoría de ellos por conseguir el sustento personal y el de los que quedan al otro lado del Mediterráneo, por ejemplo; ocurriendo otro tanto con los que vienen de otros países lejanos como el continente americano, del este o de cualquier otro sitio más pobre. No comprendo que está pasando, porque todo eso que tu transmitiste durante tantos siglos, se está olvidando. La cultura se usa cuando conviene, los valores se desechan y de seguir así, me temo que la alegría, el llanto y el quejio que tienen nuestros cantes y bailes andaluces (también por ejemplo), sean agua pasada y otro tópico más sin haber servido de nada.
Madre tierra, quizá hoy me haya cogido un poco seco debido a la falta de agua que tienen mis raíces y por eso estoy tan melancólico, no me hagas mucho caso, pero por ser quién eres, tengo que dejarte estas lágrimas que se escapan de mis hojas y las dudas que le surgen a mi tronco. Ojalá el año que viene todo sea más bonito y te lo pueda contar.
De todas maneras, quiero que sepas que siempre formo parte de ti, como tú lo formas de mí.
Besos de este tu,
Olivo andaluz (que está algo triste por ver todo un futuro, pobre de ese futuro).


Nani. Marzo 2008.





25 comentarios:

  1. Vengo a pedirte excusas. He borrado sin querer un comentario que habías dejado hoy en mi blog. Un descerebrado ha estado todo el día insultando a la autora de una novela que comentaba y me he visto obligado a habilitar la moderación de comentarios y suprimir las imbecilidades que vertía porque eran producto de una mente enferma y descontrolada y porque jamás permitiré que se haga tal cosa en un espacio que está bajo mi supervisión. En el momento de borrar todas las estulticias de este sujeto anónimo he borrado sin querer un comentario tuyo. Vengo aquí a pedirte públicamente mil perdones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Todas las noches antes de dormir visito tu casa y leo tus últimas actualizaciones aunque no tengo últimamente tiempito de comentar....
    Esta noche no he podido resistirme y he dejado de un lado el reloj y voy a dedicarte unos minutillos porque... puff! no se como decirlo...has hecho que una lagrimita se caiga al leer este gran relato de mi gran amigo el olivo andaluz....
    Ha sido increible meterme en la piel de un ser vivo al que tanto necesito para vivir durante unos momentos!

    Confio en que la magia que nuestros olivos tienen, frenen las nefastas políticas de inmigración y cada vez que vayamos a recolectar, podar, abonar o simplemente observar... nos transladen por un momento a la vida de un joven inmigrante africano cuyo gran sueño es venir a Jaén a recolectar durante unos días para que su familia pueda comer.

    Felicidades Nani, no te puedes ni imaginar lo que agradezco este ratito de concienciación....

    Besitossss llenos de virgen extra JIENNENSE!

    ResponderEliminar
  3. ha sido precioso cómo desde la perspectiva de un olivo has tratado el tema de la inmigración y el tema de la sequía. Me ha gustado mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Mira tu, muy informado el olivo éste... Sobre todo considerando que no viaja demasiado...

    ResponderEliminar
  5. que bonito y que facil de comprender... todo desde un olivo, un arbol ldelicado pero a la vez muy muy fuerrte

    besos

    ResponderEliminar
  6. Es una pena, pero creo que llegará el día que tengamos que lamentarnos, porque parece que ahora, aún tenemos tiempo de recuperar el desastre. Pero si no se hace nada, acabará pasando.

    Un besitooo

    ResponderEliminar
  7. jo, qué triste... y es que el mundo está dominado por los que fueron abusones en el cole...

    un besito

    ResponderEliminar
  8. Bonita oda a los olivos, me encanta ese árbol. Hay una poesía de Machado a un olmo seco que tenía colgada en mi habitación hace años, fue el año que se murieron casi todos los olmos por una enfermedad. Besos.

    PD: El libro del que hablo en mi blog lo compré por correo en este link de la Casa del Libro:

    http://www.casadelibro.org/fichas/fichabiblio/0,,2900000840081,00.html?codigo=2900000840081&nombre=LAS%20INTERIORIDADES%20%28PREMIO%20TIFLOS%20DE%20CUENTO%202001%29

    ResponderEliminar
  9. uffff....y cómo se hace para terminar con las injusticias cuando nosotros mismos a veces somos injustos y egoístas por pequeñas cosas?

    Yo estoy muy desmotivada con este tema, mucha gente no ve más allá y encima tenemos políticos que hablan de la inmigración siempre con una connotación negativa.

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado la forma en que describes tu Tierra, me has trasportado a ella.
    Acá nos está sucediendo lo contrario, las aguas has cubierto los sembrados, las huertas y los árboles necesitan un poco de sol, los días grises nos abruman desde hace más de una semana.

    ResponderEliminar
  11. El hecho de darle personalidad a un olivo habla de lo 'en alto' que tienes a las cosas de este mundo, o en específico, a los seres vivos. Necesitamos más como tú para poder bajarnos de ese ego enorme que nos hace pensarnos dueños de la tierra.

    P.D. Gracias por los consejos y buenos deseos. Por el momento no cambiaré la foto, sé que mis ojos`pueden no mostrar "chispitas" -como dices-, pero en mi vida, ahora, vaya que las hay. Saludos

    ResponderEliminar
  12. Ay Nani! Que nada más ver la foto me acordé de esas cabras subidas al olivo! Y por muy profundo y trascendente que sea lo que has escrito... no me sale nada serio que comentar! Bueno, no importa verdad? sabes que te quiero mucho...

    Un beso muy grande!

    ResponderEliminar
  13. ¡¡ufff!! nena...me estoy ahogando..., no veas: entre que me estoy quitando el Sumial, que la calculadora hoy no me da a basto y que mañana tengo el último examen... ¡tengo la ansiedad por las nubes! y voy y me encuentro a este olivo sabio diciendo verdades como puños...¡chiquilla, voy a tener que hacerme una tila! ¿me dejas que lo lea en mi clase? bueno..ahora te llamo y te lo pregunto...
    ¡qué bien hecho! ¡eres una crack!
    besitos

    ResponderEliminar
  14. Nani, deja que lo lea en clase porfiiiiii!!!!! Mañana es el último maldito exámen y estaría tan bien acabar así la semana... A mí me ha encantado, sobre todo eso de que usamos la cultura cuando interesa, cuanta demagogia, y cuanto de verdad en lo que escribes; tal vez así se compensa un poco.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado el relato, me ha emocionado y me temo que hoy no puedo comentar nada más, tu olivo sabe por qué ¿verdad?

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Te agradezco profundamente que me dejes cavilando. Es lo mejor que me llevo de mis blogs favoritos.


    (((Off topic: los canapés te han quedao divinos, ¿¿¿te puedes traer unos cuantos más???)))

    Besazos.

    ResponderEliminar
  17. uffffff mi niña, escribes tocando la fibra más sensible del alma...me has emocionado ...
    besosssssss suaves como el aceite de oliva

    ResponderEliminar
  18. Un Olivo con mucho corazón y mucho sentimiento...
    Solo queda, que muchas personas piensen igual que este Olivo Andaluz.....
    Tarea muy dificil,la de cambiar conciencias...diria yo.
    Nani, un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  19. Me hacia falta leer !!!!
    O sea leerte !!!
    Besotes de la vida y Feliz dia de la Mujer .

    ResponderEliminar
  20. Sabía que los olivos eran muy longevos y que podían alcanzar los 15 metros, pero ignoraba que pudieran dejarme tan meditabundo y que fuesen tan listos...

    I LOVE TO OLIVES (o como p***** se escriba)

    BESAZOS

    ResponderEliminar
  21. Qué olivo tan sabio. Una entrada preciosa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Te robo esta frase: "Mis raíces están agarradas a tí." Suena a declaración de amor.

    ResponderEliminar
  23. Cómo decirlo: tan de acuerdo con lo bonito, sentido y sincero en lo social que quizá valga un: yo también soy un olivo. Un abrazo, Nani.

    ResponderEliminar
  24. Es un texto que me ha gustado mucho. Lleva una mezcla de solor, añoranza, humillación y protesta que incita al lector a pensar.
    Un mensaje hermoso del protagonista, olivo andaluz, cuna de las raíces andaluza desde dónde la memoria se pierde.

    Saludos

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.