miércoles, 26 de marzo de 2008

AL ENTRAR EN LA PASTELERÍA

Hoy te he buscado muy calladita para que no te espantaras como la última vez. No he hecho ruido. No he querido molestarte. Sólo quería verte y ver tu mirada, como me miraba. He querido escuchar tu voz. Después de tanto tiempo me he sobresaltado cuando te he escuchado. Todavía me pellizca tu voz y cuando no lo espero me sobrecoges, haces que mi interior de un respingo y me quede alerta esperando ver qué sucede. “¡Qué dices, qué digo! ¡Qué haces, qué hago! ¡Qué miras, qué miro! ¡Qué tocas, qué toco!”…y tú siempre me tocas, ¡me rozas por dentro! (no sé si a ti te ocurrirá otro tanto). Esa mirada tuya toca esa cuerda que tú sabes está siempre alerta, siempre en estado de “Do Mayor” y dispuesta a entonar la melodía del recuerdo. Del recuerdo dulce, porque el amargo lo enterré hace tiempo en la caja de música que hay encima de la cómoda. Lo dejé allí y le eché la llave para que no saliera nunca más, aunque quiero que su presencia me recuerde algunas cosas que no pueden volver a suceder. Y te he mirado, te he olido, te he escuchado y casi te he rozado, pero… tú no me has mirado, ni me has olido, ni me has escuchado, aunque casi me has rozado, cuando he pasado a tu lado y tú entrabas en la pastelería con tu hija. Esa hija que debió ser también mía y que por aquella mala interpretación, es tuya y de otra mujer que prefiero no saber como es, ni como se llama, ni si es bonita, ni si te quiere, ni nada de nada. Te he visto feliz, tu voz me ha sonado cantarina y la niña preciosa, así que he acariciado el recuerdo y me he vuelto por la calle contraria.




Nani. Marzo 2008.





30 comentarios:

  1. Amores perdidos y añorados. Es mejor no tocar el recuerdo. Dejarlo estar porque si intentas removerlo, se te rompe la ilusión como si fuera una mariposa de cristal.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Recuerdos... creo que ya he dicho en otra ocasión que olvidar los viejos amores es un jercicio de hipocresia, porque finalmente ellos y los errores propios o ajenos que nos llevaron a perdelos son, en primera y última instancia, partes de nosotros mismos... Parrafada larga y confusa, sólo para decir que me ha encantado.

    ResponderEliminar
  3. Ya lo leí y sabes que me gustó, ya sabes que donde haya un recuerdo, un amor pasado o un "pasó y tenía que pasar..." ¡ahí estoy yo! ...ejem...metiéndome en "fregaos"...
    La verdad es que me ha parecido muy visual y no sé por qué pero me imaginaba "La Terraza" del Llanillo...ummm...será mi imaginación
    Besitos lindura

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado, porque es así; los recuerdos o el pasado te asaltan en cualquier parte, sin esperarlos...
    Kisses

    ResponderEliminar
  5. Me emocionan estos relatos de lo que podría haber sido si hubiera...

    ResponderEliminar
  6. me encantaría saber como se pueden guardar/olvidar/perder los recuerdos amargos para quedarse sólo con los dulces.


    muaks

    ResponderEliminar
  7. Ohhhh!!!

    Si es que hay amores que se nos quedan muy adentro...

    Un besazooo

    ResponderEliminar
  8. Me encanto leerte, ya hacia tiempo que no me pasaba por aqui, me alegra haber vuelto...


    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  9. A veces creo que sólo en esos momentos están las verdaderas emociones de la vida, como si todas las otras actividades carecieran de importancia y lo constataramops siempre que las olvidamos, pero ásta, la de su relato, debe estar muy presente. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Siempre nos queda en la boca un sabor agridulce del desamor. Por mucho que lo intentemos el desamor no se olvida. Podemos tratar de hacerlo, incluso podemos desenamorarnos de la persona que nos lo causó, pero olvidar el amargo trance del desamor... nunca.

    Muy bello el texto, y los sentimientos maravillosamente expresados.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Algo que debía ser nuestro pero que quizá nunca lo fue porque realmente no era para nosotros. Tampoco puede ser desamor cuando se saborea una voz con tanto sentimiento.

    Volveré por aquí si te parece bien. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Muy emotivo tu relato Nani, a veces rebuscar en los recuerdos nos carga de nostalgia, y es bueno hasta cierto punto, ¿no? Besos.

    ResponderEliminar
  13. Qué javata más valiente estás hecha,un besiño gorokiano!

    ResponderEliminar
  14. A veces el recuerdo duele tanto que es mejor dejarlo guardado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. El dolor de lo q debio ser, pero no. Amores q se los suele ver con una lupa, porque quedaron en el recuerdo más bello, y se los sobredimensionan. Como cuando un astista muere joven, en argentina se los suele volver mitos, ídolos, y se olvida a los q han muerto de viejos.
    Me parecieron exactas las descripciones de las sensaciones, "eso de rozar por dentro" y de "pelliscar", hay seres q cuando están cerca nos pellizcan el alma.
    bello relato, gracias por darnoslo.

    ResponderEliminar
  16. queremos mas info sobre musica a tu medida!
    Salud

    ResponderEliminar
  17. Ay mi niña que bien sabes expresar esos sentimientos inexpresables que nos embargan en el acecho del recuerdo, emociones revividas de esos amores intensos que un día sin saber como, giraron el rumbo en un camino divergente...y que a veces siguen ahí, añorandose...
    un besooooooooo

    ResponderEliminar
  18. Amiga querida...qué talento el tuyo para remover sentimientos, recuerdos bien guardaditos en el interior de nosotros!

    Aquella historia "que no fue" y bien pudo "haber sido". Estaba todo, pero no era el momento.

    Lo trajiste a mi memoria como un rayo!Supongo que siempre estará en el mismo lugar, hasta que Nani, con su magia, lo convoque de nuevo.

    No recuerdo haber pasado por aquí ni una sola vez, sin llevarme una nueva emoción conmigo ¿Cómo agradecerte amiga? ¿Cómo se agradece a quien desnuda almas con tanta facilidad? Y sin embargo se está cómoda, entendida, acurrucada al lado de quien conoce vida y personas tanto...que podría charlar con Vos, por años sin cansarme jamás!

    Gracias Nani, MUCHAS GRACIAS por esta Pastelería!

    Te abrazo con todo cariño!

    ResponderEliminar
  19. El corazón late con fuerza cuando vemos el pasado. Sobre todo cuando nos dejó algo.
    Comamos un pastelito no?
    Porque leerte ya me hizo recordar, jeje.

    Abrazos linda.

    ResponderEliminar
  20. Hay recuerdos y personas que nunca se separan de nosotros, y tu relato lo cuenta muy bien, despierta en el lector recuerdos propios que nunca desaparecerán.

    ResponderEliminar
  21. Pero que sincronia !!!! yo justo hablo como de algo parecido de como yo no fui hija de un amor de mi madre...
    Parece que tenemos algo en comun
    besos

    ResponderEliminar
  22. Ufff se me acaba de encoger el corazón.
    Me gusta esa manera de verlo, tan serena y asumiendo el pasado.
    Besos.
    PD: voy a seguir leyendo, os tengo muy abandonados :D.

    ResponderEliminar
  23. Seguir encontrandose con el amor de tu vida y seguir queriendole, sabiendo al mismo tiempo que no puedes hacer nada por cambiarlo....tiene que ser muy duro.
    Como siempre, lo describes tan bien, Nani....que parece como si lo hubieras vivido ayer mismo...
    Un besazo, reina.

    ResponderEliminar
  24. Que bien contado en tan pocas líneas. Los amores perdidos, siempre quedan prendidos en un rincón del corazón. (Vaya me ha salido en verso).

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Lo bonito de los recuerdos es tener la capacidad para poder acariciarlos... así que enhorabuena...

    Besos

    ResponderEliminar
  26. aiiiiiiiiiiiiiiiiii (se supone que es un suspiro)

    Es mejor en el recuerdo.

    ResponderEliminar
  27. A mí también me gusta que las personas por las que he sentido algo en algún momento, sean felices. Me alegra verlas bien, se me contagia su alegría :)

    Muchos besos preciosa Nani, qué bonita historia, la asimilaría a un pastel de café (por aquello de estar en la pastelería y que tiene un puntito amargo, jeje).

    ResponderEliminar
  28. la calle contraria... keep going!!

    ResponderEliminar
  29. Recuerdos de amores pasados, en el que el si hubiera es tan latente y tan doloroso a veces. En otras nostálgico y otras un bonito recuerdo. Haces que estemos al lado de la protagonista, a su lado mientras observa a ese hombre que pudo ser de ella.

    ResponderEliminar
  30. Uys, esos recuerdos de "lo que pudo ser y ahora no es nada" ... antiguas parejas, viejos (y buenos) recuerdos, fragancias cási olvidadas ... un mar de sentimientos que te llega a tocar el alma ...

    ¿Quién no ha vuelto a encontrarse con un antiguo amor y ha acabado pensando en eso de "que hubiera pasado si ..."?

    Creo que es mejor ni plantearselo, que a veces duele.

    Besotes.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE