viernes, 4 de abril de 2008

UN TERREMOTO DE ALUCINE





















Esta entrada tiene la intención de aclarar las dudas surgidas a Nanny de Testamento de Miércoles, en un comentario hecho por mí y unos vecinos que tuve. Nanny espero que la curiosidad quede saciada, jajajajajajaja.

Veréis, tengo un sueño muy pesado y a no ser que me desvele como todo el mundo por una preocupación, cuando caigo en la cama se puede hundir el cielo con la tierra que ni me entero. Os voy a poner un ejemplo: “Aquí en Andalucía y en Semana Santa, todos los días andan las bandas de tambores y trompetas por todas las calles y a todas horas. En donde resido hay una banda en particular que tanto las trompetas son muy especiales por su sonido un tanto peculiar como por el material del que están fabricadas que es el latón así como los tambores que son enormes y hacen un ruido muy estridente. Bien, pues un día al amanecer les tocó hacer su concierto tamboril debajo de mi ventana (no me estaban echando una serenata, sino que a un hermano de esta cofradía a la que pertenece la banda de trompetas y tambores le tocaban diana, ¡otra costumbre!, y este vivía en el mismo bloque). Os puedo asegurar que ni me enteré con la consiguiente indignación de mi partenaire y resto de familia a los que les tocó estar con los ojos como platos, ya que según ellos retumbaban y temblaban cristales, puertas y el bloque al completo, pero ya os digo, eso es lo que ellos dicen porque yo no me enteré de naica, naica, como un bebe recién amamantado seguía durmiendo plácidamente.
Os preguntareis que a que viene toda esta perorata, pero si no cuento esto anterior no se podría comprender lo que sigue y de paso podáis comparar y no me vayáis a tachar de exagerada... ¡Sí es verdad, soy andaluza, pero os prometo que no exagero! y ahora, al meollo...
Ese afortunado día sería sobre las tres de la madrugada cuando sobresaltada me desperté y con mucha inquietud y aturdimiento, le dije a mi media naranja: “Ann...¿Qué está pasando, hay terremoto? La cama se mueve, ¡da la luz por favor!”
A esto escucho que Ann... está muerto de risa, ¡él que es un aprensivo de mucho cuidao y que por todo se preocupa, se parte de risa con un terremoto semejante! Me incorporo en la cama toda irritada, preocupada y pensando que estoy soñando. Me restriego los ojos y lo zarandeo para asegurarme que estoy despierta y que estoy en mi cama. “Por Dios, todo se mueve. Ann... no está asustao y se ríe a pata suelta. Yo que no me asusto normalmente por cualquier cosa estoy apabullada, por lo que pienso que algo pasa o que estoy en otra galaxia, que nos han mandao en un platillo volante pa otro lao y le han cambio el chip a mi Ann”... y sigo zangarreando al extraterrestre que está en la cama a mi lao, mientras le grito: “¡Pero Ann..., no te quedes así que hay terremoto, que la cama se mueve, que la pared se mueve, que el suelo se mueve...! ¿No escuchas ese troc, troc, troc y cada vez más acompasados los troc, troc y más sonoros? ¡Ohhhhhhhhh, pero haz algo, si además grita una mujer, que tiene que haber pasado algo!”, (mi histeria iba en aumento, como las carcajadas de Ann...)
Impotente me levanto, doy la luz y me digo a mi misma: “Nani esto no está pasando, estás soñando, pa que luego te quejes de que tú no sueñas”
Pero no, Ann... está muerto de risa y me dice con el dedo índice en la boca: “Siiiihhhhhh, calla que son las tantas de la madrugada y te van a escuchar los vecinos, ¡Pa vecinos estoy yo, joder! – y a la vez - ¿Pero no ves que son los vecinos del piso del al lao, que están echando un ratico?
Me paro a pensar. Los vecinos del al lao, que parece es de donde provienen los ruidos y ahora se me pone la piel de gallina, ¡una mujer grita, gime, aulla! (porque ahora me doy cuenta, seré ingenua, ¡esa mujer gime!), ¡Que coña gemidos, ALARIDOS o AULLIDOS impresionantes e increíbles es lo que estoy escuchando!, pero... ¿puede haber en este mundo personas con ese ímpetu y que sean capaces de mover el tabique donde está apoyada la cabecera de mi cama? ¡Por Dios, sigo pensando que soy muy ingenua!, porque esto no me lo puedo creer y pensaba que solo ocurría en algunas escenas de las películas de Alfredo Landa o semejantes, pero en la realidad...., ¡ni de coña!
En fin, que entre bromas de mi Ann..., mi asombro y mi sueño, le digo a este que voy a seguir durmiendo y entonces y cuando empiezo a coger el sueño, de nuevo el terremoto comienza así como los alaridos. Ya me empiezo a mosquear y Ann... también, (a otro día había que trabajar). Como Ann... es muy puñetero para coger el sueño empieza a ponerse nervioso y me toca ahora calmarle. Parece que todo empieza a recobrar la calma y nos disponemos a conciliar el sueño, cuando de nuevo empieza el tropel, los alaridos y los aullidos. Me levanto, cojo la bata, me la pongo y me encamino a la salida del piso. Ann... me atrapa cuando tengo el dedo índice casi apoyado en el timbre de mis vecinos, diciendo con voz tenue: ¿Dónde vas? – a lo que contesto toda irritada – “A llamarles para decirles que lo hagan como las personas, que yo no tengo porqué enterarme de sus %&”$/$”$%&ª$%&/ y bla, bla, bla..... “
Ann... tira de mí ya en el rellano de la escalera a milímetros del timbre. Me coge con fuerza y me mete de nuevo en nuestro piso cerrando la puerta mientras me dice: “¿Pero cómo vas a ir a decirles nada? Ejemmm... ¡Da un poco de apuro!
Tiras y aflojas entre nosotros y parece que la calma llega, nos volvemos a la cama y rendidos nos quedamos dormidos.
Pero ¿creéis que esto quedó ahí? ¡Pues no! Durante la semana (lunes, martes, miércoles y algunos jueves, no pasaba nada) pero durante meses, esto se repetía en el piso de enfrente donde vivía un chico que seguramente vino a hacer trabajos temporales y como os decía, se repetía algunos jueves, viernes, sábados y algunos domingos, hasta que la asociación de vecinos nos reunimos para solucionar esos conflictos habituales (recibos, portería, limpieza de escalera, etc.) y surge el tema.
La pobre Rosita que vive debajo del “susodicho” y que lleva guardando luto riguroso por su marido infinidad de años (porque le quería mucho y lo echa de menos, simplemente por aclarar, comento esto), dice: “Yo noto como si se arrastrara la cama sobre mi cabeza y como si una apisonadora o una manada de elefantes me pisoteara por encima” (me olvidaba comentar que esto sucedía en la tercera planta), así que mi pobre vecina Rosita estaba en la segunda planta y la presidenta de la asociación de vecinos (un poco repipi la pobre, dicho sea de paso y que conste que no es por criticar) y que vive en la primera planta, comenta: “La primera vez que lo escuché, también creí que había un terremoto”. La señora que vivía en el piso debajo del mío (segunda planta), también viuda dijo muy tímidamente: “Yo también los escucho y creo que ya se pasan”. Cuando comenté en casa lo que habíamos hablado en vez de solucionar la limpieza de la escalera, mi hijo me comenta con una risita burlona: “Mamá yo también lo escucho, jajajajajaja” (...y mi hijo tenía su habitación al otro extremo del piso y por medio hay un patio de luces (gracias a Dios que nos mudamos de aquel lugar, aquello ya se estaba convirtiendo en un zoológico...)
... y bueno, en la reunión de vecinos se acordó que si aquello proseguía, habría que decirles algo y hubo que decirlo. Le tocó a la presidenta (y repipi) por aquel tiempo (lo de presidenta, repipi sigue siendo) y cual fue nuestra sorpresa cuando conocimos a aquella criatura que venía “todos los fines de semana”. Chiquita y redondita ella, pero que puñeta… ¡con unas energías de mil demonios!... y supongo que mi vecino el solterito, con unas pilas de esas que... ¡duran, y duran y duran...!
En fin, al final ella dejó de venir y después se fue él, así que el terremoto puede que surja los fines de semana en cualquier lugar de este mundo, de esta península o cualquiera sabe donde se repiten dichos... ¿Cómo les llamaríais vosotros?



Nani. Abril 2008.


Un premio es un satisfacción y le tengo que dar las gracias a Ana Ortiz por haberme concedido el premio "Esfuerzo Femenino". De nuevo muchas gracias Ana, ha sido un placer recibirlo.
A mi vez, yo se lo concedo a todas las mujeres que por aquí se pasan y pierden unos minutos leyendo mis relatos y otras cosas que surgen, como por ejemplo la entrada que acabais de leer. Muchas gracias a tod@s por pasaros, siempre habrá una butaca mullida en esta humide casa endendida.


16 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajajajaja es que no puedo parar de reirme, vaya tela, hay gente con suerte, y vecinos con menos suerte claro...
    ¡Eso si que es hacer temblar los cimientos de la tierra! Jajajaja, que pasión...

    Un saludo y buen sueño

    P.S. Mis vecinos de arriba son incordio, desconozco su vida íntima, pero he seguido con locura el proceso de su bebé para aprender a andar; mas que nada para que la criatura deje de arrastrar el maldito andador por toda la casa... Pensé en subir y soltarles alguna charla desconcertante, sobre lo poco conveniente del taca-taca, apelando al correcto y beneficioso desarrollo psicomotríz de la criatura, y de que serían preocupantes las mermas en su lateralidad, cinestesia, correcto desarrollo del aparato locomotor, interacción con el entorno, etc. Pero para que engañarnos, después de rajar de algo de lo que ni yo tengo idea, me habrían mirado con cara rara, y el niño me habría atropellado con el andador del demonio...

    ResponderEliminar
  3. Jope... yo ahora me río pero sé de lo que hablas!!!
    En mi bloque son casi todos los pisos hostales menos unos pocos y las ventanas dan al patio y no veas los gritos que sueltan algunas! jajaja
    que al principio lo encuentras gracioso pero como haya clase al día siguiente ya no tanto

    un beso!!

    ResponderEliminar
  4. Anda, ya nos entró la censura a estos bites? Pues qué de malo tenía el comentario primero que haz debido suprimirlo...
    Yo lo bueno es que tengo insomnio crónico (lo sabes)... Si me llegan a tocas esos vecinos, más que reclamarles nada, creo que terminaría por echarles porras... Un poco hipócritas, eso sí, porque la envidia corroería mis entrañas...

    ResponderEliminar
  5. Lo comentarios spam, quedarán suprimidos.
    Nani

    ResponderEliminar
  6. Me encanta que pudieráis ponerles cara... Porque si armaban tal alboroto... hay que saber de quien proviene!!!

    Por una parte, es una pena cortarles el rollo, pero por otra... ya les vale!!! Jajajaja!!!

    Un besitooo y gracias por el premio (por el trocito que me toca)!

    ResponderEliminar
  7. buenassss Es que las paredes de algunos pisos parecen de papel y valga la rebundancia, eso que yo no he tenido la suerte de encontrame con esa papeleta... pero si he escuchado los llanto de los niños de los vecinos( ahora gemelos encima mia), las peleas entre hermanos o la tele o las dichosas obritas, pero que le vamos a hacer , tocara comprase unos tapones.
    P.D: mu bueno el blog.

    ResponderEliminar
  8. Buenos dias. Es la primera vez que entro en esta tu casa, y sinceramente, me he jartado de reir, independientemente de que yo también he tenido el mismo problema hace un par de meses...pero chica, hay gente que tienen unas energias!!!!!!
    Un saludo, y en mi blog tiene usted su casa para lo que desee.

    ResponderEliminar
  9. Me causó mucha gracia tu texto. Para vecinitos, jijiji.

    Y felicidades por el premio y gracias para compartirlo.

    Besos linda.

    ResponderEliminar
  10. Jajajajajajajaja.... ains, Nani, qué bueno lo de tus vecinos; y yo que pensaba que era un poco... ejem... esto... ¿ruidosa? Para esos menesteres pero, amos, al nivel de terremoto no he llegado, no Jajajajajaja...

    Gracias por este post y muchísimas felicidades por tu premio :)

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Yo quiero un terremoto de esos en mi habitación todos los día. Ahh se siente por los vecinos,ajajajaj.

    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  12. Jaja, Nani, yo tenía un vecino que hacía lo mismo y al que nunca le vi la cara, pero casualidades de la vida, coincidimos en un curso, y hablando, hablando llegué a la conclusión de que era él. Yo los clasificaría en el terrono de los "Lobos aulladores del desierto", que necesitan gritar a kilómetros para aparearse. Besos.

    ResponderEliminar
  13. jajajajajajajjaja lo cierto es que sonaba divertido al principio del relato..pero claro el sueño es el sueño y yo que soy una insomne confimada..bua no te quiero contar..estaria a escobazo limpio contra la pared jajaja

    en fin que te doy toda la razon¡¡que hay vecinos muy coñazos hagan lo que hagan. Ahora tengo suerte, pero en Barcelona pasé el peor de mis calvarios con los de arriba.

    Muuuaacck

    ResponderEliminar
  14. Me has hecho reír con muchas ganas, Nani! Parece que todos alguna vez tuvimos vecinitos entusiastas!

    Recuerdo unas vacaciones, en las que mi familia y yo, alquilamos una cabaña frente al mar, que compartía pared con la cabaña vecina. Parece que la influencia del paisaje, el mar y los mariscos, hicieron que nuestros vecinos, no desperdiciaran noches.
    Pobre cama, querida amiga!, Yo pensé al igual que Vos, que se trataba de un terremoto!

    El asunto fue que no pegamos un ojo,en todas las vacaciones, entre tanto ruido, gemidos y suspiros!

    Mala cosa también para los asuntos propios!

    Abrazos Amiga Querida!

    ResponderEliminar
  15. Jajajajaja, ¡¡que cabrones!!, pasaron por mi comunidad...jajaja.
    Ya no estan, pero teniamos una pareja así de escandalosa, viviendo de alquiler en mi comunidad...
    Bueno, en realidad, la escandalosa era ella, que cabrona, no se "cortaba" ni un pelo.
    La primera vez, nos despertó sobresaltados, sin saber que eran aquellos gritos/gemidos, a las tres de la madrugada...hasta que nos dimos cuenta, y al final nos "escojonabamos" de risa, aunque tengo que reconocer, Nani, que se me pasó por la cabeza llamarles la atención mas de una vez....menos mal que solo estubieron un verano..

    ¿De puntillas?...jajajaja....ainsss, si yo te contara...
    Besos muy fuertes.

    ResponderEliminar
  16. Espero que esos ruidosos trabajadores nocturnos no se dejen caer por mi edificio. Bastante tengo yo con algunos de mis vecinos, ya.
    Muchísimas felicidades por el merecidísimo premio. Un abrazo.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.