viernes, 20 de junio de 2008

EN LA COMPRA

(A Trini en donde quiera que esté).

Hoy he vuelto a verte con tu sonrisa diría que más tranquila.

Los ojos sigues teniéndolos un poco tristes y al mirarte me has recordado la edad que tengo. Las entradas en tu frente son algo más visibles. El comienzo de unas patas de gallo me han recordado las veces que nos hemos reído juntos y las que hemos llorado, aunque tú siempre te escondías para hacer algo tan normal en las personas cuando algo escuece por dentro.

Yo no tuve que esconderme porque me juré a mi misma que no lloraría nunca más y que afrontaría la vida con una sonrisa por muy dura que se presentara. Que tenía que seguir adelante porque me quedan fuerzas para coger una cuartilla en blanco y rellenarla (aunque sea para garabatear monigotes), pasar un buen rato con los amigos, escuchar unas cuantas canciones o sentirme transportada cada vez que escucho aquella música que descubrí gracias a ti.

Hoy te he mirado y me has sonreído. Hoy he vuelto a recordarte y he notado como volvían a revolotear las mariposas en mi estómago. Hoy cuando te has dirigido a mí con tu habitual amabilidad: “Señora, ¿qué le pongo?", de nuevo tu voz me ha zarandeado y he vuelto a la realidad. Hoy de nuevo he respondido con el consiguiente desconcierto a flor de piel y voz titubeante: “Cuar…, cuarto y me…, cuarto y medio de boquerones, ¡por fa…, por favor!".

Como siempre, vuelvo a la realidad cuando debes servirme el pescado, porque es entonces cuando sé que no eres tú, que no estás ni en el supermercado, ni detrás del mostrador de la pescadería, ni en la figura preciosa del chico que vende pescado.

Este chico nunca sabrá que tú fuiste aquella persona que me dio tantas cosas, menos la sinceridad que necesitaba.

El pescadero, nunca sabrá que no quisiste mirar al frente. El pescadero nunca sabrá que compro boquerones, porque necesito recordarte y tener presente que te fuiste sin decir una palabra. Este chico no sabrá, que te fuiste para vivir sin ser feliz.

Nani. Junio 2008.

26 comentarios:

  1. vaya, a veces si se toman decisiones que afectan a las dos partes, puede que uno siempre le toque perder...

    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Cuando se toman desiciones que afectan a dos partes, invariablemente, a uno le toca perder... El condicional no tiene lugar.

    Sobre el cuento sobran las palabras, lo sé y lo sabes, así que llevo mi mano a la cabeza, ahí donde reposa nuestro caminado sombrero, para hacer lo que corresponde...

    ResponderEliminar
  3. La mayoría de las veces, cuando uno piensa que lo mejor es huir de todo y todos, no sé da cuenta de que su decisión afecta a esa segunda persona que no se lo merece. Es uno de los grandes fallos del ser humano...que para pensar en los demás en vez de en uno mismo, hay que tener demasiada fuerza de voluntad, y muchos no la tienen...

    Besitos, guapa!

    ResponderEliminar
  4. Es que acompañar a alguien en los buenos momentos es muy fácil, estar a su lado en la deriva...eso ya es cuestión de amor.

    que te salga un buen plato con los boquerones!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho, de los que más de todos los que he leído en tu blog. Dice tanto como calla y sugiere.

    ResponderEliminar
  6. Me has dejado sin palabras Nani.
    Emotiva historia, preciosa forma de contarla.
    Pena de que no dió lo que esperabas:sinceridad.
    Y la peor de las huidas, las que se hacen desde el silencio, sin mediar palabra.
    Sigue sintiendo las mariposas, da igual por quién sea, es señal de que te sientes viva.
    Un beso inmenso.

    ResponderEliminar
  7. Cuando se toma una decisión esta claro es una no son dos.
    Me gusta mucho como situas tus historias y que con una simple compra de boquerones lo que haces meditar y sentir me has hecho recordar los de las mariposas en el estomago que sensación tan única

    ResponderEliminar
  8. Juas Nani, la pasta que te estarás dejando en pescado para recordar a este hombre, y menos mal que no te ha dado por recordarlo con marisco o langosta…
    Bromas a un lado me ha encantado. A veces paseamos por escenarios dónde ya no están los que eran, y son otros los que llenan su sitio, pero no sus vidas.
    kisses

    ResponderEliminar
  9. Hay decisiones erróneas pero, claro, la mayoría de las veces uno no sabe que son erróneas hasta que las lleva a cabo.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. uf, la tristeza de la gente que no es capaz de estar ahí... pero, ¿cómo sabe ella que se fue para no ser feliz?... (eso me gustaría a mi pensar... a veces)

    un besito!

    ResponderEliminar
  11. Es lo que tiene comprar boquerones,Nani....que las mariposas se pasean por el estomago....jajaja

    ¿Nani, recordando un amor imposible?...

    Cuando nos ocurren cosas así, siempre nos queda la duda, de como habría sido nuestra vida compartida con esa persona....
    Pero que sean los otros los que se arrepientan....tu, "palante"..
    Además, ya se sabe, que lo que mal empieza mal acaba....

    Besos, Nani.

    ResponderEliminar
  12. Si, a veces, el miedo nos puede y perdemos cosas maravillosas... por eso intento que no pueda conmigo!! :)

    Un besitooo

    ResponderEliminar
  13. Me ancantan los boquerones, a mí también me recuerdan algo, pero más que a una persona me recuerdan a un lugar, y ese lugar, a una persona, y esa persona, a unas situaciones, y esas situaciones, son las que me llevan a comer boquerones una vez más, porque me recuerdan a...

    ResponderEliminar
  14. ¿Vivir sin ser feliz, es vivir o sobrevivir?

    Qué bonito, Nani. Muchísimos besos desde esta ciudad mañica convertida en horno, buff...

    ResponderEliminar
  15. Un relato maravilloso y triste.
    ¿Puede alguien eleir el camino más difícil? Creo que somos hijos de la tragedia y elegimos sufrir a la alegría constante.

    ResponderEliminar
  16. Que de sentimientos acaban de aflorar en mí, después de leerte, querida Nani. Las decisiones, para bien o para mal, normalmente hieren a uno de los dos, desgraciadamente. Pero bueno, la vida es así.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  17. Siempre hay un buen motivo para darse una vueltecita por el mercado.

    ResponderEliminar
  18. Siempre me atraen las historias de aquellos que se van. Esta es de una delicadeza y melancolía que duele.

    ResponderEliminar
  19. Que dulce y que triste es el dolor de la nostalgia.

    El relato, precioso y evocador. He tenido situaciones parecidas.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. La vida está llena de divergencias, bifurcaciones; casi siempre hay que decidir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Me voy de vacas y quería despedirme personalmente (sólo lo he hecho con los que realmente aprecio).
    Un abrazo y hasta la vuelta...

    ResponderEliminar
  22. Confesión de parte: tuve que acudir al diccionario de la RAE para saber qué son los boquerones!
    Resultado: parece que he comido un teleósteo, fisóstomo, semejante a la sardina...y no me había enterado!

    Al tema: un relato muy movilizador. Dispara recuerdos, nostalgias, viejas decisiones que afectaron nuestra vida.

    Gracias por compartir otro estupendo trabajo, querida Nani!

    ¿Serían boquerones lo que comí?

    Besicos, tierna amiga!

    ResponderEliminar
  23. Que hermoso...Siempre quedara el recuerdo...

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  24. cuanta nostalgia, muy bello..anda que me ha dado un vuelco el corazón al final...solo espero que al final , en su partida , en donde quiera que este sea feliz.

    ResponderEliminar
  25. .Escelente retrato,me ha encantado

    ResponderEliminar
  26. A veces duele encontrarse con personas que se parecen y tener que recordar la marcha.


    Abrazos preciosa.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.