domingo, 6 de julio de 2008

PAVOR EN LA NOCHE II

"Se que estás en un rincón de la casa y no puedo moverme, estoy petrificada, helada y empapada en sudor".

¡No puedo seguir así, debo moverme!

¡Debo salir de este letargo y de este malestar que me mantiene petrificada!

Intento mover las piernas y no puedo.

Intento levantar los brazos y me pesan como si los tuviera sujetos con pesas de hierro.

Quiero abrir los ojos y los párpados no me responden.

Intento acordarme porqué estoy en este estado y solo recuerdo que bebíamos vino en la mesa del salón y nos disponíamos a bridar como en otros aniversarios anteriores.

Quiero gritar y mi garganta no responde.

Cada instante que pasa en esta oscuridad y esta frialdad, me causa más pavor.

No puedo incorporarme, todo me pesa y no reconozco donde me encuentro.

El aire me falta, la respiración se me hace casi imposible y creo que me voy a desmallar.

Noto como me zarandean, abro los ojos y te veo frente a mí.

El miedo es tan espantoso, que ya no logro ver nada más.



Dicen que segundas partes nunca fueron buenas. He intentado complacer a quienes me habeis pedido que el relato "Pavor en la noche" lo continuara. Reconozco que me cuesta retomar un relato que dejo abierto para que cada cual pueda pensar lo que se le ocurra. Para mí es un disfrute hacerlo así y como os digo, me cuesta proseguir algo que por mi parte estaba concluido, por eso os ruego me disculpeis. ¡No he quedado satisfecha..., pero lo he intentado!

Nani. Julio 2008.


26 comentarios:

  1. Me parece muy interesante tu blog, en cuentro bellas palabras. Si te parece bien lo incluiré en mi lista de blogs favoritos http://misojosven.blogspot.com/
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. El tunel del miedo!
    Besos de buenos días, Nani.Te ha quedado estupendo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Bravo!, ha funcionado. Reconoces y describes muy bien el miedo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Yo, más que miedo, pensé en lo que vulgarmente se conoce como "subida de muerto"; ese estado de durmevela en el que las capacidades motrices del cerebro se encuentran aún desconectadas por la fase de sueño profundo*, pero no así la conciencia. Lo que provoca, obviamente, una senciaón de parálisis alaramante, como si alguien o algo invisible te detuviera.
    No es tan raro como suenea, la mayoría de la gente lo experimenta al menos una vez en la vida y nada tiene que ver con espantos... Simplemente es un trastorno temporal de las capacidades de percepción.

    *Cuando entramos en estado de sueño profundo, nuestras capacidades motrices se desconectan, lo cual es bueno, porque de otra manera nuestro cuerpo respondería a nuestros sueños y andaríamos por ahí caminando dormidos... Sí, efectyivamente, el caso contrario se llama sonambulizmo, aunque éste último es algo un poco más complicado que sólo eso.

    ResponderEliminar
  5. No mujer, no está mal, por mucho que nos avises jajajajajjajaa

    Es mas, este pavor me ha dado mas miedo que el primero...

    Besicos

    ResponderEliminar
  6. Pues para no estar satisfecha , no te ha quedado nada mal,su misterio tiene
    Gracias por el enlace que me dejastes,me gusto

    ResponderEliminar
  7. Pues me ha gustado la segunda parte, la verdad.

    Pero si te digo la verdad me encantó la primera, me gusta cuándo dejas los relatos abiertos, eres a reina haciendo eso, jajajaja.

    Besazos de una perdida que ha vuelto a encontrar el camino.

    ResponderEliminar
  8. Niñaaa!! ¿ Qué dices de segundas partes..? Ay, si me dura todavía el escalofrío.
    Me ha impresionado más que el otro, pero ¿sabes por qué?.
    Lo que relatas, y necio hutopo llama - subida del muerto-, me ha pasado muchas veces, es uno de mis terrores, la impotencia de no poder hacer nada y la realidad con la que se vive.
    Aggg, cielo, lo has conseguido, aterradita me dejas, pero prometo vengarme jajaja.
    Aún muerta de miedo: precioso!!
    Besicosss .

    ResponderEliminar
  9. No te disculpes, es una continuación my… digna, jajaja al fin y al cabo sigue quedando abierto y podemos seguir pensando lo que queramos… yo tengo mil ideas de lo que puede pasar, es lo bueno.
    Kisses

    ResponderEliminar
  10. Bueno, ya te he dicho lo que me parecía el texto, así que no te lo digo otra vez porque soy pequeña y tos me pegan...jajajajajaja
    Un besito guapina

    ResponderEliminar
  11. ay sí, cuando escuchas u n ruido raro o algo te da miedo, siempre nos quedamos como una piedra jaja, es curioso.

    ResponderEliminar
  12. NANI, que el café se me atoró en la garganta!

    (Te he contado que no soy la más valiente para los cuentos de miedo ó películas del género)

    Me gustó el comentario de Necio Hutopo y su explicación de la "subida de muerto", aunque no sé si ahora es más pavoroso el cuento.

    Más allá de bromas e interpretaciones, está muy bien logrado. En pocas líneas hay una excelente descripción de miedo ó "subida de muerto" ó una terrible borrachera!

    Besicos mi querida amiga!

    ResponderEliminar
  13. Su intento es nuestro lujo.

    Señora, como siempre un placer.

    ResponderEliminar
  14. Ah, que tu puedes continuar un post cuando quieras y yo no?

    MALA!

    XD

    Sí, debe de ser espantoso... una de esas cosas que uno no quiere que le pase nunca.

    BESAZOS

    ResponderEliminar
  15. Uysss.. pues a mi me sugiere muchas cosas.. habra sido el que ha puesto algo en su copa??? sera que ella tiene una resaca de ordago??? Jajajaja!!!

    Me gustan estas historias abiertas!!

    Un besitooo y muchas gracias por tus palbras Nani, siempre eres un encanto.

    ResponderEliminar
  16. Realmente, me tiembla elmate en la mano. Excelente relato, justamente por lo reticente.
    Vine a saludarte y a decirte que me conmovió mucho el recuerdo que me dejaste en el blog. Conocía relatos parecidos. Ésepareceser un dolor que nunca muere aunque transcurran las generaciones.
    Un abrazo desde Uruguay.

    ResponderEliminar
  17. Al margen de la autocrítica que haces, el acierto del relato es que nos lleva a nuestro propios miedos, a esos smomentos de terror que brevemente se presentan en nustra vida cotidiana en mil formas. Saludos

    ResponderEliminar
  18. Dices que no estas satisfecha , bueno alla cada uno con sus exigencias personales. Ahora bien leyendote me ha venido a la memoria ( eres capaz de mover memorias ) Un momento de niña que estando en la cama no se si dormida o despierta queria gritar de miedo y de mi garganta no salia nada Todavia me angustio al recordarlo¿ Y tu dices que no estas satisfecha ? tu que quieres que nos tapemos todos con la sabana !!!!

    ResponderEliminar
  19. Jo, tía, sí que produce miedo y desasosiego.

    ResponderEliminar
  20. El miedo es libre, y sin duda todos hemos experimentado en algún momento una situación así, la imaginación vuela y de ahí en adelante cualquier cosa podemos sentir.....

    ResponderEliminar
  21. No he leído la primera parte, pero esta tiene ese punto entre la realidad y el sueño que inquieta más que las amenazas reales.
    Otra cosa es que no te apetezca continuar: tienes todo el derecho.
    Si algo no nos divierte, no merece la pena esforzarnos tratándose de actividades lúdicas, ¿no crees?

    ResponderEliminar
  22. Te aplaudo desde el otro lado del océano. Ha sido una fantásica segunda parte!
    Gracias x tenernos en cuenta.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  23. Hola Nani! Vengo a recordarte que el cumple de María está cerca, no te olvides de felicitarla. Yo ya lo he hecho, aunque sea anticipadamente. Menos mal que estoy en todo y difícilmente se me escapa nada...
    En fin, un beso muy muy grande, y ya que estamos, felicidades a ti también, porque dentro de poco cumplirás un año en este mundo! de los blogs, me refiero...

    Linda, todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  24. Pues a mí me ha encantado. Además sigues dejando jugar a la imaginación del lector porque, ¿a quién ves frente a ti? :O

    Muchos besos :)

    ResponderEliminar
  25. Me vuelves a dejar picada para seguir leyendo que màs sigue en tu pànico nocturno, jijiji...es que relatas y dejas pensando que sigue.
    Bien querida.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  26. Realmente se palpa el miedo en tus lineas y lo describes a la perfección. Yo no sé si alguna vez lo has sentido realmente. Yo sí, y puedo asegurarte que es exactamente así.

    Besos

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.