sábado, 2 de agosto de 2008

LA BIBLIOTECA




Todo fue muy inesperado cuando abrió el buzón y encontró una carta con remite del pueblo de sus padres.

No había llegado a conocer a fondo el pueblecito aquel, puesto que sus padres comenzaron a vivir en la ciudad antes incluso de contraer matrimonio. Algunas vacaciones le llevaron, pero a pocas personas conoció profundamente y hoy, con desconcierto recibe noticias de tan lejano y desconocido lugar.

Muy perplejo, abre el sobre y extrae una extensa carta que comienza a leer con curiosidad. Le da una ojeada rápida para ver si le desvela algo, por último se dirige al final para observar la firma y ver si esta le desvela quién le escribe y calma su curiosidad. Hay un garabato ilegible, que no le aclara nada en absoluto, por lo que comprende que mejor será empezar por el principio y leer en su totalidad dicho escrito.

La carta comienza dirigida a él personalmente. En primer lugar se presenta diciendo que es un primo de su padre y que el motivo de dicha carta, es comunicarle que ha heredado de su tío (hermano de su abuelo), toda una biblioteca. No es una biblioteca cualquiera -le dice- , sino un patrimonio de gran valor histórico; por su contenido y por sus características artísticas, encuadernaciones e impresiones, en su mayoría manuales y antiquísimas, pero también libros salidos de las primeras imprentas que se conocen, siendo todos ellos autenticas obras de arte. Hay libros de la época de Carlos V, todos ellos como es natural, escritos e ilustrados a mano, con estilos góticos, barrocos y deslumbrantes, más aún para quienes no los han visto nunca. Entre ellos se encuentra un romancero, escrito sobre vitela, caligrafiado de tipo humanístico, iniciales y capiteles de colores sobre planchas de oro bruñido, con títulos en rojo, esmeradamente manuscrito e iluminado, de estilo renacentista, que muy bien podía atribuirse a la biblioteca del gramático Antonio de Lebrija o de su alumno D. Juan de Zúñiga y Pimentel, pero todo ello está aún incierto ya que hay firmas ilegibles y pendientes de estudios concienzudos y hechos adrede. Algunos fueron catalogados en rápidas sobremesas sin llegar a haberse hecho un estudio somero, -sigue contando- y las obras cobrarían mucho más valor en la época actual, si se terminara de hacer ese interrumpido estudio, puesto que la escritura y la publicación es muy parecida a la de Nebrija y alguna también podría atribuirse a una de las hijas habidas fuera del matrimonio y por lo tanto, poco considerada en la época, en la corte y ambientes donde su padre fue tan considerado. Es una preciosidad, - le sigue contando -, e incalculable su valor artístico y económico.

En general, le va relatando un número extenso de algunas de las piezas más valiosas del tesoro heredado.

Al llegar a este punto, se detiene porque no alcanza a comprender lo insólito del comunicado, la herencia y menos aún, no haber escuchado ni en un solo instante a su padre nombrar el tesoro acumulado por la familia, aunque haciendo memoria, si escuchó en alguna ocasión decir, que en todas las familias había injusticias y herencias que pertenecían a quienes no debían poséelas, pero claro, como iba a relacionar él una cosa así.

Pensando de nuevo en este regalo que parece pertenecerle, lo escondido que ha permanecido, lo bien conservado que parece estar, no debió ser un error, - se dice -, que lo retuviera y lo conservara el pariente del que le habla su comunicante.

Para finalizar - le dice -, que lo antes posible debe ponerse en contacto con él, ya que es un anciano y pronto le llegará su hora, por lo tanto cuanto antes se resuelvan todos los requisitos, mucho mejor para todos y además el se quedará mucho más tranquilo, ya que le inquieta bastante no tener finalizados todos sus deberes para con la familia. Ya para terminar le indica todos sus datos personales, dirección y teléfono a donde debe llamarle a la mayor brevedad posible.

No conseguía comprender todo este relato, ya que por sus padres (incluso lo comprobó cuando estuvo en el pueblo), allí vivían tíos y primos más cercanos en parentesco que el mismo para poder heredar aquel patrimonio y le vino de repente a la memoria, “los cabezas locas” como su padre nombró siempre a los parientes del pueblo.

Cuando se trasladó su padre a la ciudad, debió trabajar duro hasta obtener un puesto de trabajo estable, estudió por las noches consiguiendo una cultura bastante elevada que le ayudó a mejorar en su estabilidad económica y laboral, siendo algo envidiado por esos “cabezas locas” y que a él tanto le proporcionó en su niñez, juventud y ahora, cuando ya era una persona con cierta madurez y estabilidad, parecía influir con esta herencia inesperada y que ahora le producía cierta inquietud y a la vez curiosidad.

Era todo bastante abstracto y confuso, pero parecía que lo que le comunicaban tenía sentido, así que empezaría por llamar al pariente, ya que le adjuntaba direcciones y teléfono. Le llamaría y saldría cuanto antes de dudas.

Salió a la cocina y se preparó un humeante café, intentó mientras tanto serenarse y se dispuso a mantener la conversación que le daría algo de luz y le aclararía lo que parecía iba a cambiar su vida, porque no cabe duda, que una herencia tan inesperada y tan valiosa como parecía pertenecerle, le cambiaría su forma de actuar ante la vida.

Marcó los nueve dígitos, mientras sorbía y saboreaba un rico café y esperó con inquietud a la voz que le contestaría al otro lado del auricular. Muy pronto escuchó a una mujer que parecía joven y bastante agradable, que al saber que preguntaban por D. Alberto, le contesta que es el abuelo y que en ese momento se encuentra descansando. Le pide que le diga quién pregunta por él, para que en el momento que esté disponible, poder pasarle el recado.

Mientras,escucha a la persona que hay al otro lado, al fondo oye un ligero murmullo y… “¡Por favor espere un momento, el abuelo quiere hablar con usted, le paso con él!”

“Buenas tardes. ¿Es usted Álvaro Suárez de la Vega? Yo soy Alberto Suárez López, tío abuelo de usted. No se si me recuerdas, te tuteo ¿me lo permites? Estuviste en casa en 1975, eras muy pequeño y muy guapo. Un niño inteligente y bien educado me pareciste en aquellos momentos. Creo y por las referencias que tengo tuyas, no haberme equivocado. Pero bueno, dime si estoy hablando con la persona que busco”.

Se hace un ligero silencio y Álvaro intenta recuperarse de todo lo escuchado, por la impresionante voz y las alabanzas en su favor. Le ha parecido que el hombre que le habla, es un señor de mucha personalidad aunque ya se le nota algo cansado y con voz algo cascada por el paso de los años.

Inmediatamente responde. “Si señor, soy la persona que usted creé. He recibido hoy mismo su carta y me ha resultado muy extraño heredar esa maravilla que usted me narra. No había escuchado nunca hablar a mi padre de ese tesoro en poder de la familia, no podía tener idea siquiera de que alguien lo poseyera. No podré desplazarme hasta las vacaciones de Semana Santa. Supongo que sabe que soy docente, hasta entonces me será imposible ir a visitarle. Los fines de semana no me es posible hacerlo ya que en ir y volver se iría el tiempo, además estamos en época de exámenes y tengo que preparar y corregir, tarea algo laboriosa y costosa en tiempo, pero le prometo que el primer día de vacaciones salgo para ir a visitarle. Había pensado hacer una escapada al extranjero, pero ha logrado picar mi curiosidad, es todo lo que me cuenta tan tentador y a la vez tan inesperado que no sé que decir. Cuentan que a nadie le amarga un dulce, pero crea que no es el valor material el que me produce esta curiosidad, por lo pronto, no he tenido aún tiempo de plantearme nada en concreto, pero le aseguro que tengo una curiosidad y un deseo inmensos de ver esa biblioteca. Es mi gran amor a los libros lo que me impulsa. Sean como sean todos me gustan, históricos y antiguos es mi pasión. Sí, todo se hereda, debe correr por mis venas ese cariño por todo lo que se conserva impreso sobre papel, hojas, pastas unidas por lomos, letras de todo tipo y contenidos diversos. Crea que ya tengo ganas de visitarle y que me cuente toda esa historia tan maravillosa, que tan celosamente ha guardado para mí. Pero antes de seguir adelante, debe decirme porque yo y no alguno de sus hijos u otro cualquier pariente”.

Álvaro se interrumpe y espera respuesta al otro lado del teléfono, donde pasados unos instantes escuchar de nuevo la voz cascada pero llena de vitalidad: “Álvaro hijo, he seguido toda tu trayectoria. A mi se me confió el legado del que he disfrutado toda la vida, pero ahora debe pasar a manos de otro amante de los libros y como observarás no digo literatura, son dos cosas muy distintas; la literatura se ocupa de unas temáticas y estos libros, igual te relatan romances en verso, historias del ser humano, de la naturaleza y las costumbres de nuestros antepasados, como puedes encontrar los más curiosos problemas matemáticos, las ilustraciones de los descubrimientos de otros tiempos, y hasta suculentas recetas de los más variopintos platos de nuestros abuelos, bisabuelos y antepasados en general. Y ¿porqué a ti? Los parientes se han dedicado a labrar la tierra y dicen que los libros son para los refinados y por otro lado, mis hijos no han heredado esta afición nuestra. Son muy buenos chicos, tanto los que labran la tierra como mis hijos que se han dedicado a estudiar, pero todos ellos prefieren seguir con sus trabajos y dejarse de “antiguallas”, como ves, ni les llaman la atención, los vieron a lo largo de toda la vida y creo que no habrán cogido un solo tomo, ni tan solo por curiosidad. Me consta que tú cuando tengas el primer ejemplar en tus manos, te enamorarás de todo este esplendido tesoro y no por lo que valga materialmente, sino por lo que significa moralmente y por el valor sentimental y cultural que tiene. Lo que si te pido es que no lo divulgues para evitar quebraderos de cabeza, si estuvieran enteradas ciertas personas de que poseemos en la familia esta biblioteca, lloverían malos intencionados con caras de borreguitos, entidades culturales alegando que esto es patrimonio de la humanidad, e incluso ladrones de piezas valiosas, directores de museos y en general, un sin fin de buitres, ¿lo entiendes?”.

Un intervalo y Álvaro responde: “Lo entiendo perfectamente, puede quedar tranquilo, por mi no habrá inconveniente ya que los temores que usted tiene ya me están asaltando a mí también. Ahora que me ha hecho usted su confidente me ha trasladado sus inquietudes y comparto ese deseo de protegen tan valioso legado. Puede estar seguro que por mi parte solo encontrará apoyo y le aseguro que estoy deseando verle, que me cuente toda la historia de lo que debe pasar a mi cuidado y le aseguro que la curiosidad que tengo es enorme, esto que usted me comunica y que dice es para mí, es mucho más de lo que me podía imaginar poseer algún día, es más, en toda mi vida había imaginado nada igual. Le aseguro que el último día de clase, directamente del colegio salgo para su casa”.





Nani. Agosto 2008.

32 comentarios:

  1. And also we ensure that when we enter in this specific blog site we see to it that the topic was cool to discuss and not a boring one.

    ResponderEliminar
  2. Hermosa historia Nani! es cierta? Besos

    ResponderEliminar
  3. Ya me gustaría que me pasara algo así... me encanta conocer historias del pasado de la familia, de hecho, no conozco casi nada de la mia.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Sigo de vacaciones, pero ya en casa
    (campo). Te leo despacito en cuanto pueda y entro a comentar, sólo unos días de ajuste...jajaja.
    Muchos besicos, muchos Nani.

    ResponderEliminar
  5. Hermosa historia ¿tiene continuación? Me da la sensación de que sí pero igual me equivoco.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Como adoraría heredar un tesoro como ese...un estantería..(o una sala entera) llena de libros.. jaja

    los libros cuentan historias, y bien vale la pena leer de nuevo un viejo libro ya leido, parece que contase la misma historia pero de otra forma...nuestra perspectiva cambia, y siempre la re-lectura de un libro deja una nueva enseñanza..

    Por suerte, la herencia q me dejo mi padre no fue tanto como una biblioteca, pero si fué varios libros que son de mi especial orgullo.

    Un beso Nani, siempre me mueves los recuerdos.

    ResponderEliminar
  7. Me hago eco de lo comentadado por mis antecesores: ¿Es cierta la historia?, y lño que daría yo porque me ocurriese algo así.
    Los libros son mi debilidad y la antigüedad y la historia van de la mano de ellos.

    Me gustó mucho la historia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Buenos días, Nani!
    Te lo has pasado bien escribiendo este relato, verdad? Precioso.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Nani, sabes que me encanta como escribes... Pero en este cuento, cuya idea y anécdota es maravillosa, los diálogos me perecen demasiado forzados...

    ResponderEliminar
  10. Entré ayer y al ver que era larga la historia, pensé mañana por la mañana la leo despacito para disfrutarla( sin leerla y sabia que me iba a gustar ) Para que veas, te estas convirtiendo en mi escritora preferida este verano.
    Una historia de libros, Me viene a la memoria "La sombra del viento" ¿ Y nos vas a dejar asi? ¡¡¡por fa!!! Nani, qué más pasa?

    ResponderEliminar
  11. Es un relato precioso que deja volar la imaginación...muy bien escrito.
    Compartimos el gusto por la lectura y tenemos en común libros y películas favoritas.. Gracias por tu visita a mi blog de cactus. Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Estas cosas ¿ocurren de verdad? De repente te llega un tesoro de este calibre y te sientes un ser privilegiado.

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado esta historia! Cuándo sigue? :P
    Me gusta mucho como escribes, tu blog me regala muy buenos momentos, me olvido de todo lo demás... y sólo disfruto de tu talento y tu trabajo.
    Un besote

    ResponderEliminar
  14. Me ha gustado mucho este relato! Tiene algo de real? :P La temática es muy original, para un relato...a mi no se me hubiera ocurrido! y como dicen que la realidad supera a la ficción... :P

    Muchos besitos guapaaa!

    ResponderEliminar
  15. Me vi reflejada en ese amor x los libros del maestro. Me encantaria recibir esa herencia.

    ResponderEliminar
  16. y!?...nonono no me dejes así aqui hay mas venga por favooooor!!!

    ResponderEliminar
  17. No se si es real o no... pero me ha encantado!!

    Como escribes Nani!!!

    Me uno a los que esperan que continue!!

    Un besitooo

    ResponderEliminar
  18. parece que vas a tener que seguirlo...nooo?jajajajajajaja

    ResponderEliminar
  19. Interesante y bien escrito,precioso relato ,la mejor herencia,pregunto yo también la historia es real?????,que maravilla.

    ResponderEliminar
  20. Un hermosos relato sobre el amor a los libros y su herencia. Algo que todos soñamos. Felicidades.

    ResponderEliminar
  21. Guapaaaaa! Tienes un regalito esperándote en mi blog! ;)

    Besitos!

    ResponderEliminar
  22. Un relato muy chulo, me encantan las historias sobre libros, antigüedades y demás. creo que, desde que leí La Historia Interminable me gustan este tipo de cuentos, debería ser obliogatorio que todos los niños leyeran la historia de Michael Ende. Besos.

    Manu

    ResponderEliminar
  23. ¡Vaya Nani! Te has convertido en mi manager... tendremos que plantear formalizar esta relación. Gracias por expandir así mi historia... eres un encanto.

    Soy muy feliz, salto y giro y canto y bailo en el aire; se me escapan de los bolsillos semillas que caen por todas partes.

    Estoy sonriendo.

    ResponderEliminar
  24. Princesa, muchas gracias por preocuparte. Las cosas van mejor. Poco a poco, pero mejor. La peque ahora está en el pueblo con mis padres, pero en breve (mañana) vamos nosotros también.
    Me preocupo por tonterías, y durante unos días no dejaron de llegar malas noticias por todos lados, incluso enfermedades de amigos. Enfermedades duras. Te quedas sin palabras, y como estas floja las lágrimas afloran enseguida... J. dice que es mejor, que así no lo guardo dentro. Que quiero ser tan fuerte que me olvido que soy persona, que necesito llorar.

    Así estamos. Hace unos días que parace que el sol está empezando a brillar de nuevo con fuerza. Y seguro que durante las vacaciones me repongo al máximo y vengo nueva.

    Muchas gracias por preocuparte. Intenté escribirte un mail, pero no tengo la dirección. Así que espero disculpes el pedazo comentario... jeje...

    Mil besos, y gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  25. Infinita suerte la del prota.
    Besicos creativos.
    PD. En la época de Carlos V Luis de Pedraza fue varios años rector de la universidad de Granada y bien podía haber sido el precursor de semejante tesoro.

    ResponderEliminar
  26. ufff sentì taquicardía al leer este texto. Què hermoso legado! Ya quisiera ser yo esa afortunada. De momento pensè que era a mi a quien hablaban.
    Sentí mucha emoción.
    Linda historia. Levanta el ánimo.

    Gracias por estar en mi cumpleaños. Dios es quien ha cumplido.
    Y también gracias por dejar tu correo la vez pasada, había olvidado agradecerte. Lo tomarè en cuenta, porque será un paseo estupendo en caso de que algùn dìa pueda pisar tu tierra.

    Abrazos

    G

    ResponderEliminar
  27. Me ha encantado el relato... enhorabuena... si me lo permites... seguiré visitandote...

    besitos...

    ResponderEliminar
  28. Pero jamia, no hay un máximo de palabras por post???? jajajajajja

    Me ha encantado la historia!!

    siento mucho las ausencias, pero maja, no doy para más!!

    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  29. Ah, Mi NANI, preciosa historia!

    ¿Pero cómo no me sucede a mí algo semejante? Voy a estudiar mi árbol genealógico detenidamente!

    "La Biblioteca" refiere inmediatamente a las cosas y el distinto valor que le damos los seres humanos.

    En este caso, puede ser una molesta montaña de papel para algunos, una antigualla para otros y un verdadero tesoro para unos pocos.

    Yo ni siquiera estoy en posición de opinar. Soy hija de una generación que necesita tocar el papel, incluso "oler" las páginas de los libros antiguos. De algunos estoy tan "enamorada", que los acaricio antes de abrirlos (Guerra y Paz de Tolstoi, Ana Karenina, Crimen y Castigo de Dostoievski y algunos otros)El corazón se me acelera cuando piso una nueva biblioteca y los lomos me dicen: "Iujuuuuuu!!!!Yo soy..."

    Ah, mi Nani! Qué bella fantasía sería una carta, un pariente semejante al de tu relato!


    Mientras te escribía me acordé -con esto del valor de las cosas para unos y otros- de una frase de Wilde. Mi precioso escritor y amigo muerto, decía:
    "Hoy en día las personas conocen el precio de todo, pero ignoran el valor de cada una"

    Que tengas un maravilloso sábado y fin de semana! Ojalá te encuentre en algún momento en el chat!

    Mi cariño para Vos, querida amiga!

    ResponderEliminar
  30. Un relato impresionante, me ha emocionado (será que comparto el amor por los libros y pensar en heredar solo uno de esos libros me embriaga), eres increíble!!! ya no puedo dejar pasar ni un segundo más antes de enlazarte, ya me has ganado, tu imaginación, tu narrativa... fastástica!!!

    Besos,

    Enigmática

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.