domingo, 30 de noviembre de 2008

Aquella chica



No fue ni inteligente ni muy observadora. A ella le gustaba la buena mesa y tener un buen cobijo cuando hacía frío. Le importaba poco lo que yo pudiera pensar, lo que yo hiciera o si tenía pensado seguir siempre a su lado.

Me gustaba mucho y llegué a quererla, pero a ella solo le importó mi cartera y lo esplendido que fuera, todo lo demás le trajo siempre al fresco.

Lo que no se esperaba es que dentro del bolso de piel que se compró, cuando fuimos a recogerlo y a pagarlo, el empleado le incluyera un sobre que yo le había entregado en un momento en que ella estaba decidiendo que la próxima compra sería un bolso de piel de cocodrilo.

Cuando llamé al piso que compartía con una amiga, esta me dijo que había recogido todos sus enseres y que había vuelto a la ciudad donde un día me la encontré. Según me contó su amiga, le había dicho que ya había dejado de quererme y que decidía poner tierra de por medio.

Por primera vez, demostró tener algún amor propio y alguna dignidad.


Nani. Noviembre 2008.



35 comentarios:

  1. Dinero vil metal,
    haciendo crecer sentimientos
    sobre barbecho,
    no sabes bien lo que has hecho
    y tan sólo has hecho mal.

    Saludicos.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu historia de hoy. Muchísimo.
    El cuadro hace un buen fondo para tu historia.

    ResponderEliminar
  3. Bonito relato. De todas las formas, si has compartido con alguien algún momento de tu vida, creo necesarias las explicaciones en el momento del adiós. Quizás en esta historia no sean necesarias, pero me parece mas digno.

    Un beso Nani y muy agradecido por tus visitas.

    ResponderEliminar
  4. Bonita historia; dicen que el dinero no da la felicidad, pero si ayuda sobre todo en los momentos puntuales jejejeje.. Queramos o no el vil metal forma parte de nuestras vidas.No me considero materialista, que conste

    ResponderEliminar
  5. Se ve que ganaron los dos: ella cumpliendo sus caprichos y teniendo un sitio donde vivir, y él disfrutando de compañía y un cariño ficticio, pero del que también era consciente.
    Es triste que el amor se compre con dinero, pero en este mundo hay sitio para toda clase de gente.
    En este caso, no hubo engaños: los dos sabían a lo que iban.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Qué bien has plasmado un mundo, que todavía sigue siendo real, por desgracia en muchos casos.
    Pero relato magistral como todos los tuyos.
    Y con el final estoy de acuerdo, no es bueno perder el amor propio ni la dignidad, habremos fracasado con nosotros mismos.
    Muchos besicos, recuérdalo.

    ResponderEliminar
  7. El dinero puede hacer que aparezca el mas noble de los amores, el propio...

    Besicos

    ResponderEliminar
  8. Qué tema y qué cuadro!

    Ah, mi Nani! A veces, es descorazonador ver hasta dónde llega la ambición! Aquella chica, era tan tristemente "básica".

    Y algunas "transacciones económicas", tienen tan poco que ver con los afectos!

    Excelente representación de una historia que se repite, en todos los rincones de este mundo, desde épocas inmemoriales.

    Besicos mi Reina! Espero que estés maravillosamente bien! Adiviná...hoy también está lloviendo Jajajajajá! Después de unos días agobiantes y con temperaturas de infierno, el cielo nos bendice con una llovizna exquisita y un fresco "resucitador"!

    ResponderEliminar
  9. Bien que haya recapacitado y dejara de abusar.
    Coincidimos en el cuadro. Ese me gusta en especial.

    Recibe cariños.

    ResponderEliminar
  10. Y bueno, no es que ella fuera particularmente mala... Es sólo que hay gente a quienes les ensañron que querer era así y no han aprendido a querer de otra forma

    ResponderEliminar
  11. No me gustaría a mí recibir esa nota...

    El dinero puede acabar con el amor, pero cuando menos te lo esperas, lo puedes utilizar para revivirlo de nuevo, aunque esta vez sea el propio...

    Besicos

    ResponderEliminar
  12. Por desgracia, parece que el dinero lo compra todo... o no, pero muchos/as serían capaces de cambiar hasta lo que sienten por él.

    Un besitooo

    PD: Te juro que venía preocupada al no saber de tí todos estos días... Pero veo que has actualizado y espero que estés bien.

    ResponderEliminar
  13. ¿Recordais el anuncio de VISA en el que dices que hay cosas que no se pueden comprar? quiza ver la cara de ella al recibir la nota sea una de esas.
    Besitos varios.

    ResponderEliminar
  14. Hola Nani,la verdad que este relato que se lee en un minuto ,cuanto puede decir,no habia nada profundo,nada realmente que los uniera,....Estupendo,precioso cuadro elegistes....

    ResponderEliminar
  15. Se acabó y cuando un algo se acaba lo mejor es pasar página. Se necesita una pizca de valentia para irse
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Ya ves cuanto cuesta reconocer que hemos metido la pata o que nos han dado calabazas. El orgullo nos hace contar las cosas no como fueron sino como hubieramos querido que fueran.

    Mujeres así (o personas así) las hay en abundancia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Recuerdo una de las etapas recientes más tristes de mi vida en que alguien, en más de una ocasión me preguntó:
    "tú me darías todos los caprichos verdad?"
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Por eso más vale ser pobre... como yo... Porque sé que los que se me acercan no me quieren por dinero. Ni siquiera me quieren prestada... Ni regalada!

    Besicos, como dices tú!

    ResponderEliminar
  19. Coincido con Hutopo. No es que fuera mala, es que la dibujaron así...cada uno quiere a su manera.
    Pero me muero (figuradamente) por saber lo que le pusiste en el sobre. Un punto negro, fijo. Si conocía "La Isla del Tesoro" al dia siguiente ya estaría haciendo la maleta

    ResponderEliminar
  20. Está muy bien ponerse en la piel del otro, del que solemos ver como el extraño. Los hombres escriben bastante sobre mujeres pero a nosotras nos cuesta más convertirlos en personajes, ¿no crees?

    De vuelta desde el frío intenso de NY, cojo aquí un poco de tu calor.

    ResponderEliminar
  21. El sobre contenía un cheque sin fondos??

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Corto pero certero..

    Acida Nani..que buen acido!

    Un besito

    ResponderEliminar
  23. Me ha encantado!!!
    quiero mas!

    un besazo!

    ResponderEliminar
  24. bueno... el dinero es así...el amor propio tambien.

    ResponderEliminar
  25. Nani, la dignidad de estos personajes a veces es demasiada esquiva.
    Buen texto.
    Besos hermosa!

    ResponderEliminar
  26. Hola Nani: lo más importante es tener a la gente querida cerca. El resto... hasta con papel de cocina se puede improvisar un par de adornos.

    Lo de la ilusión de mi peque... ya me las ingeniaré para que haga como su mami, que nunca ha dejado escapar a la niña que lleva dentro.

    Un besote, y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  27. Buena historia, ¿que le pusiste en el sobre?. ¡Haz colmado el vaso!. ¡ Se te ve ya mucho el plumero!, desde luego debió ser fuerte el texto del sobre, pero funcioó.
    Un beso

    ResponderEliminar
  28. Nani quiero la continuación!! qué había (o mejor qué ponía) en aquel sobre??? Venga, cuenta!!!

    Besos,

    Enigmática

    ResponderEliminar
  29. Ay, si la dignidad volviera a ser un valor al alza. Me ha gustado: directo, muy medido. Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Hola no me gusta este escrito.
    Me parece que no es creible.
    Que la chica estuviera con ese hombre por dinero acaso tiene algo que ver con su dignidad?
    Creo que son términos diferentes y lo uno no quita lo otro.
    Yo puedo tener dignidad, respetarme a mi misma pero en otro aspecto ser una "caradura" y estar con un hombre por dinero.

    ResponderEliminar
  31. UYYYY que se me acumulan tus relatos. Este me ha gustado mucho. Hay gente que no entiende la vida sin dinero.....Besos

    ResponderEliminar
  32. El amor propio, el peor de algunos amores... es el único que a veces consigue mover a determinadas personas...

    Me ha encantado el relato.

    ResponderEliminar
  33. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.