miércoles, 15 de abril de 2009

PROGRAMA DOBLE EN "EL PARQUE CINEMA"

Para tí SUSANA, que un día me isinuaste en un comentario, que te apetecía saber como eran esos programas dobles.

Pues sí, de la mano de mi hermano Jose (porque es el mayor) y al cuidado a mi vez de mi hermano Lito y después de mi hermana Mary, los domingos de dos y media a tres de la tarde, después de darnos nuestra madre un bocadillito de calamares fritos, con diez reales (por cabeza) en el bolsillo del mayor, nos dirigíamos al programa doble que daba el cine “Parque Cinema” y allí con toda la chiquillería del pueblo, jaleábamos al valiente de la película, insultábamos al malo o llorábamos a moco tendido, con las desgracias del pobre Joselito, Marisol o el prota de turno.

A veces, además de los diez reales por cabeza, conseguíamos una monedilla extra, y podíamos comer pipas de girasol o palomitas cuando instalaron a la entrada una máquina de aquellas que solo con el aroma, el jugo gástrico del estómago se alborotaba.

Y en aquellos programas dobles, disfruté de los actores de la “Metro-Goldwyn-Mayer” de la época de mi niñez, donde como anteriormente comentaba, aplaudíamos al valiente cuando llegaba a tiempo de rescatar a su amada o al pobre maltratado de turno, llorábamos con las penurias (del o de la) protagonista o cantábamos al compás de Joselito, Marisol o Rocío Dúrcal. Creíamos ser el pillastre que acompañaba las diabluras del pirata del parche y la pata de palo o soñábamos ser el que conquistaba algún territorio o descubría alguna isla perdida en los océanos más lejano. Y no era suficiente todo eso, sino que a veces fumábamos la pipa de la paz junto a “Pluma Roja”, galopábamos a pelo en el caballo de “Toro Salvaje”, vestíamos las chicas, alguna prenda de búfalo y llegábamos a calzar unos mocasines de aquellos que llevaban las chicas en las pelis de indios (como les solíamos llamar). Después supe que no eran ellos los malos, sino que los españoles y resto de europeos, fuimos los que llegamos a arrasar los países americanos y que no eran los indios los malos y los de uniforme los buenos, sino todo lo contrario, pero bueno, eso daría para otra conversación muy, pero que muy distinta.

A lo que iba, era a contar como era un domingo cualquiera en mi casa.

Por supuesto empezaba con la rompa limpia y más nueva, para ir a misa. Después si hacía buen día, una mañana en el parque si no había que ayudar en casa y más tarde, el bocacillito que antes decía nos daba mi madre, para que nos sirviera de tentempié, mientras disfrutábamos de ese programa doble de cine y en casa, nuestra madre llevaba aquella dura jornada de domingo en el bar que nos daba de comer.

Era una manera de quitar de debajo de los fogones a cuatro criaturas que lo único que hacían era reclamar la atención de una madre abnegada, que tenía las más duras jornadas en esos horarios. Los días de semana estaba el colegio, pero los domingos los parroquianos salían a tomar el aperitivo del domingo después de misa de doce y la cosa se ponía, como para tener a cuatro niños alrededor entre fogones, sartenes llenas de aceite ardiendo y ollas llenas de guisotes.

Y luego cuando volvíamos a las cinco y media o seis de la tarde, allí nos esperaba mamá con el arroz de los domingos, todos hambrientos y que deglutíamos con avidez. Era un arroz caldoso, hecho a base de despojos de gallina, bien aviados y limpios que sabían a gloria. Era el arroz caldoso más rico que nunca he comido, ni comeré. Era el arroz que el domingo mi madre hacía con todo el cariño del mundo, pero que para llegar a terminarlo, debía quitarnos de una posible quemadura en aquella minúscula cocina, donde todo era correr y la mejor forma de hacerlo, era enviarnos a aquel programa doble de los domingos que los niños del pueblo disfrutamos como nunca ninguno de esta época podrá imaginar. ¡Claro que supongo que eso lo pienso así, porque eran mis domingos!


Nani. Abril 2009.

36 comentarios:

  1. Que gusto tan enorme volver a leerte,se te extrañaba,muy bella y entrañable entrada para tu regreso,aun cuando no te has ido lo sabemos por que tu presencia se siente aquí,el recuerdo de tus domingos me ha conmovido y me ha emocionado,hay sabores y olores que quedan registrados en nuestra memoria,pueden llevarnos de un tirón al pasado son todas sus sensaciones,se que pasare mas de una vez por aquí a leer los comentarios,y otros que seguro te haré por que me quede corta,en cuanto pueda regreso,jajajaj además no me pierdo la reacción de Susana,un abrazo amiga bien fuerte...

    ResponderEliminar
  2. Yo también te echaba de menos, Nani. Me ha encantado tu evocación de los domingos de tu infancia. Los míos eran diferentes pero con tintes similares. Y es que la infancia te deja un noséqué nostalgico en el alma, no?
    Un beso gordo,
    Elena

    ResponderEliminar
  3. Yo también era de cine, pero lo hacíamos en mi casa... con pipas compradas en el kiosko de abajo...

    Besicos

    ResponderEliminar
  4. Ya estás aquí!
    La placidez y el ritmo de vida que uno se marca es importante y las mamás de antes se ocupaban de eso maravillosamente bien.
    Besos miles

    ResponderEliminar
  5. Una alegría volver a leerte y una alegría llena de nostalgia leer este post. No conocí realmente esos domingos de sesiones dobles pero hay mucho de esos domingos que recuerda a otros míos. Este post huele a infancia y me encanta :)

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Mi Nani, mi Querida Nani, si es que sos un ángel mi arma!

    MUCHÍSIMAS GRACIAS POR DARME ESTE VERDADERO GUSTAZO QUE HA SIDO LEERTE!

    Qué preciosidad y cuánto, pero cuánto Amor hay en estas líneas! Es una sucesión de imágenes donde se conjugan los entrañables recuerdos,tus hermanos, las películas, los sabores y la presencia de tu mami, esa mami adorable...

    Sabiaaaaaa que había algo muy bueno cuando te leí por primera vez!

    Me llevaste de la mano a esos domingos, me divertí con las películas y también la sentí a ella, esa mujer, luchadora incansable y madre infinita, que sigue inspirando tanto cariño y admiración en su hija...y también en quiénes te leemos.

    Sé, con absoluta convicción, que fue tu corazón quien escribió "Programa Doble en el Parque Cinema".

    Una vez más MUCHAS GRACIAS por la emoción mi Querida Amiga!

    Bienvenida al ruedo nuevamente Hermosa Escritora!

    Una montaña de besicos y Abrazotes de osa para Vos!


    PD: América, sos una divina! Graciassssssss!

    ResponderEliminar
  7. ¡Cuando tiempo Nani! Yo era también de sesiones dobles los domingos en el cine de mi barrio, casi siempre eran Spagetti Westerns y pelis de Bud Spenser, pero me lo pasaba genial por 25 pesetas. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Que cantidad de recuerdos me has traido a la menoria Nani. Esas sesiones que seguramente se hacian en todo el país por aquellos años Y esos heroes y heroinas y esos niños prodigio de la época, si si... cuantos recuerdos. Lo has contado de maravilla fácil recordarlo con tus letras. Me gusta mucho leerte y me alegro de que hayas encontrado un momento.
    Un abrazo grande grande

    ResponderEliminar
  9. Me gusta mucho venir por esta casa y leer estos relatos, te juro que me haces sentir ahi, sentadito y cantando contigo…eres grande!!! Bueno un abrzote y que beno que has vuelto a escribir ( que nos tenias muy abandonados eh!)

    ResponderEliminar
  10. Nani me ha encantado esta entrada. Si parece que has contado parte de mis vivencias (yo también me decepcioné cuando supe que los malos eran los españoles). Que tiempos, y que rico ese arroz de gallina con tanto jugo.
    Palabrita del Niño Jesús que he disfrutado horrores leyéndote.

    Un abrazo

    pd: Se te echaba de menos.

    ResponderEliminar
  11. Esta preciosidad de relato lo piensas así, porque son tus vivencias, las de un tiempo que no vuelve pero que se queda impreso para siempre en el corazón y la memoria.
    Ese arroz claro que sabía a gloria, era el mejor, las manos que lo hacían le ponían todo el cariño...¡¡madres!!.
    Besicos dobles de programa doble en el corazón.

    ResponderEliminar
  12. Lo mejor es guardar grandes recuerdos de aquellos domingos de infancia, fueran como fueran.

    Y mucho mejor, contarlo, claro :)

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Que guay los cines antiguos con doble sesión ... seguramente me hubiera pasado la mitad de mi niñez allí en el cine.

    Me encanta el cine, pero ahora está imposible con lo caro que es.

    Es muy acertada la reflexión sobre los indios. Siempre han sido los malos en el cine antiguo (bueno, no tan antiguo).

    Que recuerdos de juventud, verdad? No son muy diferentes de los que tengo yo de pequeño. Muchas veces pienso que la llegada de la tecnología ha cambiado demasiado a la juventud que vino después de mi generación.

    Qué cosas ... a veces hasta reflexiono y todo, jajajajaja.

    Besotes!!! Que alegría verte de nuevo por aquí.

    ResponderEliminar
  14. Hoooooooooollllllllaaaaaaaaa
    qué gusto leerte de nuevo, cielo.
    Yo no tenía programa doble de cine, pero mis domingos no eran domingos si no veía alguna peli. Y me emocionaba, reía, lloraba...y soñaba.
    Es una de mis pasiones. Y junto con la lectura, se la hemos inculcado a nuestro peque, para que disfrute del septimo arte.
    De momento eso significa que no vamos todos los domingos(no hay bolsillo que lo aguante) y cuando vamos, nos solemos repartir(el papá con sus pelis de acción y la mamá y el peque, las chuches, las palomitas, los abrigos, los refrescos.... pufff, super mamá) disfrutando de los dibujos y demás.
    Pero lo paso pipa, como decíamos de niños.
    Un bsito, guapetona. Y bienvenida.

    ResponderEliminar
  15. hOla ... Pues me estoy estrenando en esto de los blogs, el mio trata de contar historias del a vida real, que pueden sucederte o que te ayudaran a saber que hacer si te encuentras en esa situacion espero puedas pasar a leer mi primer post!! :D Un beso enorme, no quiero compararte con nadie por que cada quien tiene su estilo pero tu blog sem e hace parecido al de mariana H , no el blog en si , si no tu manera de escribir, en fin me gusta mucho espero no te molestes por este comentario!!

    Un blog de 10!
    ato. Andrea Cata

    ResponderEliminar
  16. De este lado del océano, en los barrios como en el mío, se vivían los domingos igual.Cómo disfrutábamos de la matinée.
    Te dejé un comentario en mi blog.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Aquellas sesiones de cine tan largas, tan ruidosas, tan distintas a las de ahora. Me encantan las películas que tienen el cine por tema, las sesiones antiguas de cine. Tú me lo has recordado.

    ResponderEliminar
  18. ay esas tardes de domingo, yo no las extraño porque no las viví, pero sí que me hubiese gustado vivirlas, las películas las mismas, porque yo fui niño de televisión y ahí no faltaban las de indios y vaqueros, las de joselito y marisol y las de tarzán que eran mis preferidas... como quiera, ese arroz caldoso seguro que sabía delicioso, solo de pensarlo se me hace la boca un charco.

    abrazos.

    ResponderEliminar
  19. ¡Pues si amiguilla! es lo que tienen los recuerdos, los acabamos magnificando y NADA se parece a ellos. Mágicamente perfectos esos domingos, yo no me pienso despojar de mis recuerdos engrandecidos, mi piel está hecha de ellos y ellos soy...
    Besos!!!
    P.d: ese arroz ya no existe, pero lo saboreas... ummm quizá hasta lo esté saboreando yo en este instante...¡está delicioso!

    ResponderEliminar
  20. herm... Esto me ha recordado, no me preguntes por qué, a una cvanción de Sabina bastante poco menos apta para menores sobre los cines en tiempos de Franco...

    ResponderEliminar
  21. Ah, los mejores relatos son los reales, cuando se cuentan con las sensibilidad con que tú lo haces. Se nos han ido costumbres que nos hermanaban, nos relacionaban socialmente, y cada vez estamos más obligados a la individualidad, la soledad, el silencio. Me apena pensarlo y saberlo.

    ResponderEliminar
  22. :) Qué maravilla de domingos Nani!!

    Esos recuerdos ya nadie te lo quita y es maravilloso que sigas recordándolos como cuando eras niña!!

    Por aquí también hacen sesiones dobles... la próxima vez que vasya seguro que me acordaré de ti.

    Un besoteee

    ResponderEliminar
  23. Hermosísimo recuerdo Nani!!!
    Me ha llegado el aroma de todos los bocadillos sabrosos que tu mami les preparaba!
    Y que felices habrán sido esos tiempos... Estos son los recuerdos que nos mantienen vivos en épocas de adultez con sabor a problemas, verdad?
    Te contesto aquí tu pregunta sobre mi familiar. Nani todo está muy mal y muy triste... pero todavía está viva, aunque eso no es una buena noticia. No hay esperanzas, pero siempre fué muy fuerte y con ganas de vivir... lo que ahora es un problema.
    No podemos hacer nada, mas que rezar y esperar que su calvario se termine pronto.
    Gracias por tu preocupación! ESta entrada me trajo recuerdos hermosos!!
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Hola preciosa, andamos las dos ajetreadas... pero me encanta poder volver a leerte, siempre es un placer, y hoy me has hecho recordar aquellos domingos de antaño....
    Un besicooooo muy gordoooooo

    ResponderEliminar
  25. Entrañable. Hasta hace muy pocos años, aún podíamos disfrutar de sesiones dobles en un cine al aire libre, en playa de Gandía. Iba con mi esposa (no teníamos niños todavía) con nuestros bocadillos y todo. Pero costaba algo más de diez reales.
    Un beso tan entrañable como tus palabras.

    ResponderEliminar
  26. Jo...me has trasladado a uno de esos domingos. A medida que leía, me parecía ir introduciéndome más y más en tu memoria. Me encanta tu forma de narrar por eso mismo, porque haces que lo que escribes se vuelva real... ^-^

    Besicos, guapa!

    ResponderEliminar
  27. Ya había olvidado el programa doble, a mi también me tocaron.
    Lindos recuerdos dominicales. Me abriste el apetito, jeje...


    Besos linda.

    ResponderEliminar
  28. Esos programas dobles de la matiné del domingo, fueron sin duda la semilla que germinó años después para mi interés en el cine. Comparto muy bien estos recuerdos tuyos con los míos. Saludos

    ResponderEliminar
  29. Yo también recuerdo con cariño los domingos de mi niñez. Mi abuelo nos daba de paga un duro, y con él comprábamos esas bolsas de soldaditos de plásticos que nos encantaba tirar a gomazos de los rodapiés de casa.

    ResponderEliminar
  30. En mi cine desde que comenzaban las pelis el silencio era sepulcral, por lo demás, el gran programma doble costaba la friolera de 75 pts.todo un capital.
    Beso

    ResponderEliminar
  31. Nani de ahí tu gusto por la cocina verdad????....Por cierto aun no te acompañaban "los Dioses Menores"

    ResponderEliminar
  32. Ole con ole, yo he estado ahí, por un momento, en tus recuerdos (y eso para mí es oro en polvo). Besos.

    ResponderEliminar
  33. q gusto leerte :)
    eso me ha hecho recordar las sesiones de cine, comprabas una entradaa y podías pasar la tarde entera viendo las pelis de las diferentes salas...
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  34. Hola!!! Es un gusto decirte que estas en la lista de nominados para los TNF Blogger Awards 2009, y este año queremos escucharte! Así que por favor envíanos tu discurso de aceptación porcada categoría a la que estés nominado, ya que si resultas ganador queremos publicar tu discurso!!!!

    Anda ponle creatividad y en unas 5 líneas dinos lo que te gustaría que los blogeros leyeran al saber que eres el ganador!

    Envía tu o tus discursos a yoestoynominado@hotmail.com antes del 11 de mayo de 2009…y mucha suerte!!!!

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE