miércoles, 29 de diciembre de 2010

REVUELO EN LA COCINA





… y empezó a sofreír la cebolla cuando notó que se movía algo al fondo de la cocina.

Se le erizaron los vellos pensando que pudiera haber entrado un mal bicho por alguna rendija de la ventana o la puerta y con mucho desasosiego se acercó al lugar donde le pareció que el movimiento se producía y a pesar del pánico que le embargaba solo pensar en algo desagradable, se armó de valor y allí estaba escoba en ristre moviendo la orza de la pringá, la de las aceitunas partidas y la cántara del aceite. No encontrando nada movió también la canasta con los roscos de vino que había sacado del horno y que esperaban a que unas manos (muy probablemente las suyas), los metieran en bolsas de a diez para así ir sacando en la fiesta de cumpleaños y repartir el resto a los invitados al término de la jornada.

Como no encontró nada y su inquietud se relajó, volvió con apuro a los fogones donde había dejado esa cebolla que empezaba a confitarse y no podía descuidar. Había comenzado por lo que sería el adorno y complemento de la receta “Mil hojas de berenjena con queso de cabra y reducción de vinagre de Módena al chocolate”. Ahora debía continuar cortando las rodajas de berenjena e ir poniendo a la plancha con unas gotas de aceite para hacer sin que resultaran grasientas y mientras tanto, ir preparando las porciones que harían las cubiertas de queso fresco de cabra y gratinar con unos toques de soplete…, pero volvió a escuchar algo que no era normal en aquella su cocina pareciéndole percibir el movimiento de la panera que había quedado encima de la mesa.

De nuevo le corrió un ligero escalofrío por la nuca y casi no se atrevía a mirar abiertamente, cuando notó que algo brillaba tras la jarra del agua. Miró más atentamente y vio dos ojos brillantes como fuego, que la miraban a través del trasparente cristal de la jarra. Se acercó para ya asegurarse del hecho y cuando apartó con gran cuidado la jarra, disparado saltó un animalito negro como el tizón que asustado y enfurecido maullaba enloquecido al verse acorralado.

Intentó serenarle y al ver que no lo conseguía y que se agazapaba es una esquina de la cocina, se le ocurrió coger un plato viejo y llenarlo de leche. Lo posó sobre el suelo cerca del minino y este que parecía hambriento, se lanzó a él lamiendo sin parar, pero mirando de vez en cuando con desconfianza.

Volvió a la plancha donde terminaban las berenjenas de hacerse y estando en su punto, comenzó a colocar en un plato cuadrado, blanco y muy moderno, donde puso por capas las berenjenas con el queso. Gratinó con ayuda de un soplete y como colofón, terminó con la cebolla que confitada ahora esperaba su turno, rociando con la reducción de vinagre de Módena y adornando con unas escamas de sal maldon.

El gatito seguía ahora mirando hacía su persona y reclamaba otra poquita de leche o manjar similar que le mitigara el hambre de su huérfana vida. No sabía el felino que allí no era el sitio donde él debería estar, así que sacó el mismo plato al patio con una olorosa sardina donde empezó a dar cuenta de ella, intuyendo que no podría entrar nunca más al lugar de donde había entrado de polizón.

Nani.


Deseo que paséis una feliz Nochevieja y que 2011 os conceda todo lo que en el fondo de el alma deseáis.


domingo, 19 de diciembre de 2010

CRECE LA VIDA



Fotaleza de la Mota tomada desde el parque de los Álamos ©


¡De acuerdo, pero sin prisas! Los árboles no crecen de la noche a la mañana y yo quiero que tengas tu propio árbol. Vamos a ir al vivero y buscamos la semilla que nos aconsejen adecuada para este clima y con tus propias manos harás un hueco en la tierra y después introduces en él esa semilla. Luego, todos los días tendrás que regar y de vez en cuando, abonar y remover la superficie. Verás como primero sale como una hierbecilla que irá creciendo y poniéndose más gordita y alta, hasta que tenga apariencia de planta. Más tarde, será un tronquito más grueso que crecerá como tú. Seréis como gemelos y es entonces cuando podrás decir que ese árbol forma parte de ti, que es la vida que crece a tu par.


Nani. Diciembre 2010.





Deseo que paseis unos días llenos de felicidad. Que encontreis la paz que a veces se escapa por las rendijas de las puertas que no cierran bien y que recibais y deis todo lo bueno que tiene la vida.

FELIZ NAVIDAD

sábado, 11 de diciembre de 2010

LA MALA CABEZA


Caminaba pensativa con la cabeza en la mano (como siempre desde que cumplió trece años), algo no muy habitual pero las cosas eran así.

Siempre le decían los amigos que andaba de cabeza, pero ella creía más bien que andaba con los pies, otra cosa era que los pensamientos los llevara siempre entre las manos. No era normal pero eso era otra historia que no pensaba contar con pelos y señales, aunque para que se entienda algo, debería explicar que nació como todas las personas con la cabeza sobre los hombros, aunque a los trece años hizo un pacto con una hechicera que vivía en el monte y que a cambio de un favor que por aquellos días era muy relevante para su vida de trece años, debió dejarle la cabeza por una noche sobre la mesita de sus brebajes y el precio que pagaba ahora, era caminar con ella entre las manos y a veces, con dolor de cabeza ocasionado por su mala testa.

Cuando creció, entendió que nunca debió dejar la cabeza a nadie por muy importante que fuera el motivo. La cabeza debe permanecer siempre en el mismo sitio, así nunca hay confusiones de ideas, ni caras raras al mirar un cuerpo sin esa cosa que ahora debe llevar agarrada. Ni olvidos, porque a veces se olvida de ella y andar descabezada como un boquerón, es algo que confunde mucho e incluso, algún que otro respingo ocasiona.

Nani. Diciembre 2010.


miércoles, 1 de diciembre de 2010

SOPA DE LETRAS

Al abrir la cajita encuentro un surtido de letras sueltas y recuerdo la pasta que mamá ponía en la sopa del cocido. El día que mis hermanos y yo no teníamos hambre, nos entreteníamos mientras ella salía de la cocina, en apostar quién de nosotros sería capaz de colocar alrededor del plato la palabra más larga y si conseguíamos una frase, la algarabía era tal, que hasta mamá entraba agitada y cuando veía el motivo, se unía al juego y aplaudía al ganador, pero lo que no perdonaba era que dejáramos la sopa en el plato. El juego lo seguía, lo celebraba y lo incentivaba, pero también era seguro que en el plato no podía quedar una sola letra. Si la excusa era que estaba fría, nos decía que el santo se nos había ido al cielo, así que no había nada que objetar, la sopa de seguro, antes de irnos a la cama estaría dentro de nuestros estómagos, costase lo que costase.

… pero todos estos recuerdos como decía, los he tenido al abrir la cajita. Hubiera jurado que en ella guardaba dos anillos de bisutería obsequio gentileza de un detergente que en casa se consumía hace ya miles de años. Hubiera jurado que estaban en la cajita y además un colgante que me regaló Jaime (¡Ayyyyy Jaime!, ¿dónde andará?), ¡que críos éramos!

Pero otra vez estoy divagando. Otra vez vuelvo al pasado y no encuentro lo que busco. Hubiera jurado que estaban aquí en lugar de esta colección de letras que no sé como ha venido a parar aquí. Y lo que me faltaba era que se pusieran a bailar. ¡No que parece que tengo un sueño surrealista!

Bailar no bailan, pero mis ojos, mi pensamiento y mis recuerdos si que bailan al son del vals de la cajita. Ha pasado mucho tiempo, pero la cajita de música funciona como el primer día. Sí, me gustaba muchísimo. Sí, se llamaba, ufff a ver si me acuerdo, sí, es “El vals de las mariposas”, ¡que cría era por entonces! … y lo cantabaaaa, a ver si me acuerdo, era, era, ¡ayyyyyyyyyy!, ¡sí, era aquel chico de pelo rizadito ¿asturiano?, ¡me cachísssssss! ¡Ahhhhhhh sí, ya me acuerdo, es Dany Daniel, ¡ayyy cómo me gustaba! ¿por dónde andará?, ¿seguirá cantando?

En fin, me tendré que ir a buscar a otro sitio cargada de melancolía y para colmo, todo por buscar unas simples bisuterías que necesita mi sobrina para disfrazarse en el cole, ¿será posible?

¡Mejor me voy con la música a otra parte!




"VALS DE LAS MARIPOSAS", DANY DANIEL.

¡Cuáaaaaantas veces bailé este vals con mi hija en brazos, enana era por entonces, pero a la puñetera le encantaba dar vueltas y más vueltas en mis brazos!

miércoles, 24 de noviembre de 2010

¿CUAL DE LOS DOS TE GUSTA MÁS?


LAS BAMBAS

Esta mañana he vuelto a encontrar la tapa del váter levantada y no ha tenido más remedio que creerme. Anoche cuando nos fuimos a la cama, los dos y a un tiempo entramos en el baño y cuando terminamos, dejamos bajada la tapa y el talco extendido en el suelo. Cuando nos hemos levantado no ha dicho nada, las huellas eran de sus bambas. Ya no ha podido negar su sonambulismo y que era él, el que se orina fuera todas las noches.

MIS MANÍAS ME LO DIRÁN

Esta mañana he vuelto a encontrar la tapa del váter levantada y es algo que me está volviendo loco. Cuando me voy a la cama cierro el gas, me limpio los dientes, orino y bajo la tapa mientras cae el agua; pero desde hace dos semanas encuentro la tapa levantada. Esta noche va a cambiar todo. Ya tengo instado el operativo que me dirá quién efectúa el cambio. Cuando esta noche la baje le daré al botón, lo próximo que escuche será un grito producido por una descarga.


Nani. Noviembre 2010.

viernes, 12 de noviembre de 2010

PAVOR NOCTURNO



Desde hace más de un año escucha unos ruidos que parecían insignificantes en apariencia, pero que cada día la mortifican más.

Cuando en el verano estuvieron con ella su hijo, su nuera y los niños, los escuchaba de vez en cuando, pero consiguió olvidarlos con las algarabías, los juegos y discusiones de los gemelos y su hermana, que a pesar de ser 14 meses mayor, se cree dueña y señora de ellos y con el poder de manipular hasta al gato de la vecina de enfrente. Siempre ha sido para su hijo “la princesa de los cabellos de azafrán” y ella una niña de cinco añitos, se lo ha creído y manipula a su padre y a sus hermanitos, que para eso son más pequeños organizando los juegos e idas y venidas de los gemelos. No les deja hacer nada sin su autorización con las consecuentes discusiones e incluso en más de una ocasión, alguna guantada sonora que a pesar de la diminuta mano, al impacto con la carita de alguno de sus hermanos, hace sonar y dejar marca, lloros, pataletas y el reclamo de padres, abuela y todo ser viviente en su entorno.

Esto es lo que había escuchado en los últimos meses y cuando llegaba a conciliar el sueño, después de todos los barullos organizados, los baños después de nadar en la piscina, las meriendas, los paseos en la alameda, las cenas unas veces de camino a casa y otras en la terracita o la cocina; cuando caía en la cama, no le daba tiempo ni de intentar recordar la mitad de las travesuras acontecidas y la innumerables alegrías que le producen los días de vacaciones en compañía de cinco criaturas que quiere hasta hacerla olvidar las goteras que afloran. Pero es distinto, ahora no están con ella y el silencio es mortal, se escucha hasta el aleteo de las pesadas moscas de otoño que se meten al caloncito del hogar, huyendo del fresco ambiente. Esas pesadas moscas que no la dejan gozar de esa buena novela que empezó antes de que ellos vinieran y que desea proseguir cuanto antes para llenar esos vacíos que se hacen cuesta arriba algunos días. Pero lo que más le molesta e incluso llega a asustarla, es cuando metida en la cama escucha ese ir y venir en el techo, que parece rozarle la frente y el cabello.

Sus hijos se empeñaron en este ático. “Mamá – le decían- , hay ascensores, no tienes ningún problema para subir y bajar, es soleado y tiene una preciosa terracita que da al mar donde puedes terminar el día como siempre te ha gustado. Ver ponerse el sol, bueno, acostarse mecido por las olas y acunado por las nanas de las sirenas, era lo que nos contabas de pequeños, por eso mismo hemos pensado que es el lugar idóneo para ti. Soleado y calentito para el invierno y acondicionado para el verano. Sí, quizá algo grande para ti solita pero eres tú la que quieres que pasemos algunos meses de verano contigo y ya somos cinco nosotros y cuatro cuando viene mi hermana con su familia”.

Al final la convencieron y ha estado feliz viviendo aquí, cuando eclipsada mira el mar. Siempre le recuerda y cree escuchar la sirena del barco cuando acercándose al puerto, la hacía sonar una, dos, tres veces y así hasta llegar a seis sonidos seguidos. De esta manera ella sabía que pasaba de largo, iba cerca o lejos o esa noche cenaría en casa y después, le contaría toda la travesía de varias semanas y… ¡qué pícaro llegó a ser! – pensaba-, cuando le anunciaba que debía esperarle vestida con aquel atuendo que tanto les gustaba y que le trajo de las islas; entonces hacía sonar las sirena siete veces y eran los chicos los que la avisaban por si no lo había escuchado bien. De todas maneras cuando tenía duda, optó por esperarle siempre preparada y esa decisión la relajó, tan solo una vez se equivocó y se metió en la cama con pena. Si hubiera sido en estos tiempos se hubieran llamado, pero entonces no había teléfonos móviles.

Por eso mismo no permitió que cambiaran sus muebles de siempre. Era verdad que le resultaba grande la cama, pero al mismo tiempo quería creer que aún le acompañaba e incluso le olía. Percibía su aroma y se sentía segura, sabía que de haber cambiado no hubiera conciliado el sueño, como ahora le pasaba, pero no era otra cosa que aquellos pasos que sonaban encima de su cabeza y que la intranquilizaban. Era aquel ir y venir que no le daban seguridad y si palpitaciones. No se consideraba una mujer asustadiza, pero… Debió enfrentarse sola a casi todo cuando él estaba en alta mar y nunca le amedrantó ninguna dificultad. Supo solucionar cualquier imprevisto, pero esto la estaba desquiciando en demasía. No se sentía vieja ni chocha. Sabía que ya no era treintañera y no estaba tan activa y ágil, pero tener 68 años no significaba ser una vieja inútil. Hace sus compras, va a nadar todos los días y al cine siempre que pasan una película interesante. Hace las tareas del hogar y si alguna vez le ayudan a hacer alguna limpieza general, acepta porque ellos se empeñan, aunque en el fondo lo agradece porque siempre pensó que la limpieza es una de las tareas más ingratas y además, de esa manera le queda más tiempo para pasear, leer y hacer esas cosas imprevistas que nunca creyó haría. No se le pasó por la mente ni una sola vez que expondría de nuevo y viajaría tanto. Se sentía bien a pesar de echarle mucho de menos, pero también estaba haciendo muchas cosas que en su día dejó aparcadas y eso la confortaba.

En esos pensamientos está cuando de nuevo escucha esas idas y venidas del techo y da un respingo que la sienta en la cama. El ruido esta vez ha sido más intenso y las palpitaciones se aceleran.

Mañana avisaré al portero –se dice en voz baja para sentirse acompañada pero sin ser del todo conciente. Le diré que algo sucede ahí arriba todas las noches. Por otra parte, piensa que la puede tomar por una señora maniática y tonta, como comentan de la señora del cuarto derecha. Aunque esa señora está demostrado que ha perdido un poco la cordura y con la vejez se acentuó.

De nuevo se acurruca entre las sábanas y decide que cuando se levante hará lo que mejor aconseje el nuevo día y la lucidez después del descanso, ahora todo se hace más grande con la oscuridad y el cansancio. Pero sigue pensando que no le gustan esos ruidos. Se pregunta como es posible que cuando ellos estuvieron en casa, se olvidara del problema. Ahora no quiere llamarles ni inquietarles, pero se ha sumado a la preocupación una mancha de humedad o algo así parece ser, que le ha salido al techo de la cocina y cada día crece más e incluso, se descascarilla de manera galopante. Decide que no espera más de dos días, si todo sigue igual, avisará a un albañil y todo se solucionará, porque arreglará la humedad que seguro se ha producido con el movimiento de alguna teja y las primeras lluvias, además, ya tendrá que investigar que es lo que producen esos galopes de la noche.

Con esa conformidad el sueño la vence, aunque no es lo suficientemente reparador, porque cuando se levanta se nota algo cansada y recuerda haber soñado que en su tejado vivía un ser maligno de ojos enrojecidos y colmillos sanguinolentos. Se sonríe pensando que nunca le han dado miedo las películas o novelas de ese género, pero algo la estremece al recordar la preocupación que le producen los alborotos nocturnos de los últimos meses.

Escucha sentada en el filo de la cama y ahora con la luz del día todo parece normal. Las palomas saltando de un lado a otro, posándose en las terracitas y más tarde, en el tejado y balcones. Se acerca a la ventana, sube la persiana y observa como unos pichones se arrullan con el despertar de un radiante sol que se apunta ya con un esplendido despertar. Piensa acostarse de nuevo porque se nota cansada y con la ventana entre abierta y la persiana subida descansaría algo más, pero recuerda que debe pasar por la casa de la cultura donde le han propuesto colaborar en un taller de manualidades y deben ultimar los horarios.

Cansada se mete en la ducha y mientras se arregla, enciende la pequeña radio que hay mezclada con los tarros y cremas. Le gusta saber como se quita las legañas el mundo y la música que después sigue en la programación, ya que es casi siempre de su gusto y le hace sentirse más activa y feliz.

Recoge su dormitorio, deja puesta la lavadora y bolso en mano, sale a hacer sus gestiones matinales, intentando olvidar que es lo que la tiene un poco maltrecha.

Al volver a casa, saluda al portero y piensa que es el momento de comentarle su problema. Este sube con ella en el ascensor solícito como siempre. Entran en la cocina y observan la gran humedad y como la pintura se desprende y cuelga por algunos lados. Comenta que va a ir por una escalera para poder asegurarse del tipo de impregnación que produce esa descomunal mancha y mientras, ella aprovecha para preparar una cafetera y tomar unos sorbitos calientes junto al portero, mientras deciden que solución dar al problema.

Cuando este se sube en la escalera y con la mano toca lo que parece el centro de la humedad, un ligero desprendimiento deja un agujero de unos ocho centímetros. Sorprendido y curioso se sube al último peldaño y posa su ojo izquierdo en la abertura producida y al instante se retira con un grito que casi le hace caer de la escalera. La mujer grita al mismo tiempo y sujeta la escalera para que no caiga el portero. Este baja como poseso y dice que alguien hay mirando. Con miedo ella mira hacia arriba y ve que un ojo brilla y les mira. Sin poderlo evitar se agarra con fuerza al hombre, tiembla y se siente a punto del desmayo. El hombre suelta una carcajada y dice que están sacando de quicio las cosas, que no puede haber nadie arriba y que por supuesto va a mirar el tejado. Ella con el pavor que le ha producido los días de insomnio y lo visto en los minutos últimos, le agarra y dice de forma atropellada que no vaya, que hay alguien que les van a hacer daño y que debe ir con alguien más. El hombre la mira con una sonrisa, dice que en el tejado no puede haber nadie y sale del domicilio. Ella tiembla y sale tras el hombre pero se queda en la entrada, no es capaz de ir más lejos y tampoco de entrar de nuevo en su casa.

Pasa un rato que a la mujer le parece interminable, cuando el portero aparece trayendo un gatito en sus brazos y le dice: “Señora, este es uno de los inquilinos del tejado y el que nos miraba desde el agujero. El muy travieso estaba con su patita haciendo el agujero más grande y le he cogido in situ. Hay una camada de prendas iguales y la gata madre me ha retado, pero no ha podido evitar que me quede con este truhán. Usted me dirá que hago con esta fierecita, a por el resto subiré con mi hijo y unas jaulas para llevarlos a un veterinario amigo nuestro. Arreglaremos las tejas y el techo si yo mismo puedo hacerlo, de lo contrario, llamaremos a un albañil, pintaremos y todo solucionado”.

Para cuando el hombre termina de hablar, la mujer y el felino ya son amigos, ella sonríe y piensa que en adelante, no volverá a dejar que su imaginación corra con tanta velocidad.

Nani, Noviembre 2010.

lunes, 1 de noviembre de 2010

MATINAL RADIOFÓNICO


Me restregué con fuerza los ojos. Toqué mi colcha y era la de siempre. Miré al frente, y no estaba el oso de peluche ni la estantería. El radio-despertador emitía unas palabras que no conseguía entender, aunque la voz del que daba la noticia era la de siempre, pero ¿qué decía? ¿Qué estaba pasando? De un salto me incorporé y el suelo me resultó extraño, como la puerta de mi habitación. Me acerqué a la ventana, miré apartando los visillos y allí estaban. Ya no se veía enfrente la farola, ni el columpio del parque. El sol no brillaba como siempre y el asfalto se veía rojo como los seres que organizaban lo que parecía la calle. Eran los extraños del que hablaba el locutor y los que había visto en mis sueños.

Nani. Noviembre 2010.

viernes, 15 de octubre de 2010

CONCILIAR EL SUEÑO


Algunos lloran mientras escondidos en los escasos matojos esperan el menor descuido. Aprovechan una rendija, un agujero o abertura que otros hacen a nuestras espaldas. Consiguen pasar aunque a veces se hagan trizas la escasa ropa si no es la piel la que allí dejan. Corren desesperados entre dunas y matas, hasta llegar sin aliento a la playa donde le espera una humilde barca cargada de ingenuos como él que se lanza a la mar antes de que amanezca.

Y cuando a casa llego, sus llantos rotos, retumban en mis sienes sin dejarme conciliar el sueño.

Nani. Octubre 2010.

viernes, 8 de octubre de 2010

LLEVABA



Llevaba el pelo teñido de azul y muy corto. Llevaba una camiseta muy ancha y asimétrica de color pardo poco definido. Llevaba tejanos gris azulado, descoloridos y agujereados. Llevaba un piercing en la nariz, otro en el labio inferior, cinco en la oreja derecha y tres todos juntos, en el lóbulo de la oreja izquierda. Llevaba el tatuaje de un águila en el hombro derecho que asomaba por el escote posterior de la deslucida camiseta de tirantes y otro muy pequeño en la parte derecha del cuello muy cerca del pelo y que parecía una mariposa de color verde llamativo. Llevaba colgado en bandolera un pequeño bolso de crochet tejido en diversos colores aunque descolorido por el uso. Llevaba un dibujo de gena que ocupaba la parte superior de la mano derecha y continuaba en la palma. El otro dibujo de gena, lo llevaba en el pie izquierdo donde las sandalias de tiras de material marrón, le hacían juego. Llevaba los hombros algo encorvados dando la impresión de llevar un peso enorme sobre la espalda. Llevaba tal tristeza en los ojos, que al mirarla dolía el peso que acongojaba su alma. Llevaba tanto dolor en la cara que hoy he sentido su peso, su tristeza y hasta me ha dolido el alma. Llevaba tanto callado, tanto vivido y tanto visto, que sin decir nada, se sabía todo.

Nani. Octubre 2010.

martes, 28 de septiembre de 2010

ESE DÍA



Llevaba mucho tiempo haciéndole favores. A cambio, ese señorito le prometió sacar al hombre de su vida de la cárcel.

A él lo encerraron porque no soportaba que los señores les dejaran sin sopa. No admitió que los niños del pueblo se fueran a la cama sin haberse llevado en todo el día, un cachico pan. Se enfrentaba a ellos si apaleaban a los viejos del pueblo, cuando intentaban llevar lo que fuese a sus nietos. Los pobres ancianos sabían que ya tenían poco que perder y si podían agenciar unas uvas, manzanas o ciruelas, ¡buenas eran!

Se enfrentó a los que se decían caballeros y su hombría consistía en llevar a la cama a las mocitas. Para ellos era un triunfo estrenarlas y se jactaran de ello. No soportó nunca, que su madre volviera a casa derrotada y harta de limpiarles sus miserias, a cambio de un chusco y una manzana y por eso y otras cosas, le metieron en la cárcel, donde picaba piedras y lo encerraban en la celda de castigo si se revelaba contra el chulo de turno que jodía a todos.

Desde enero de 1935 estaba en el penal y ya contaban que la guerra había terminado. Su mujer le quería con todas sus fuerzas. La puta guerra no les había dado oportunidad de que se quedara preñada y ahora el asqueroso del general, le pedía sus favores prometiendo que haría lo posible por sacar a su marido de aquel antro asqueroso, húmedo y pestoso que era la cárcel de la ciudad. Ella que le dijo siempre que sería la madre de sus hijos, su esposa, su amante y su todo.

Había pasado ya demasiado tiempo y todo quedaba en promesas, falsas sonrisas y alguna vez, una botella de vino que se bebía mientras le metía mano y a la par, se emborrachaba y se volvía más miserable aún. A ella le dio siempre asco aquel baboso frustrado que en un principio, por miedo y falta de experiencia hizo que accediera a sus peticiones, pero ya no soportaba más la situación. Ahora, después de tanto tiempo de espera y de falta de esperanza, tanto le daba ir también a la cárcel, para el caso, su vida ya era una cárcel donde todo se volvía cada vez, más negro y triste. Ese hombre se estaba lucrando de su juventud y del amor que le tenía a su marido. Las esperanzas estaban perdidas. Los periódicos decían que las tropas estaban retiradas y el truhán que le había hipotecado la vida, se disculpaba diciendo que no podría conseguir nada, que las cosas habían cambiado y ya no tenía tanto poder.

Ese día, ella llevaba en el bolsillo del vestido las tijeras de cocina. Ese día, sabía que el asqueroso frustrado, no haría sufrir a ninguna otra mujer y mucho menos, presumir de virilidad. De un tijeretazo le quitó todos los humos.



Relato basado en un hecho real en época de guerra en mi ciudad.

Nani. Septiembre 2010.

jueves, 23 de septiembre de 2010

PENSAMIENTOS OTOÑALES


Así caminaba esta tarde. ©

Sigo caminando. Los pies cansados y un poco doloridos (o un mucho), pero siempre haciendo camino como dijo Machado.

Sigo caminando porque no concibo un mundo sin caminos y sin guijarros bajo mis plantas.

Sigo caminando con el peso a mis espaldas de lo perdido y con la sonrisa leve y serena de lo conseguido.

Sigo caminado porque necesito seguir buscando la luz y el destello de la verdad (mi verdad) y la sinceridad.

Sigo caminando para ver como nace el sol cada mañana, como se restriega los ojos y se despereza y como se acurruca entre sábanas de algodón otoñales al anochecer.

Sigo caminando para que el día comience con un proyecto nuevo, una meta medio realizada.

Sigo caminando para respirar el aire que me acaricia la cara.

Sigo caminando para encontrarme en el camino,

Sigo caminando para saber quién se esconde dentro de mí.

Sigo caminando para mirar mis pisadas y ver que me llevan a la persona.

Sigo caminado para que la luna me hable de cuentos de hadas.

Sigo caminando para encontrar almas gemelas.

Sigo caminando para seguir buscando.

Sigo caminando y buscando la vereda de la serenidad.

Sigo caminando, porque sin caminar me pierdo.

Nani. Septiembre 2010.




Esta tarde, así se ocultaba el sol. ©

jueves, 9 de septiembre de 2010

LA MORA CAVA

(Vista de la Fortaleza de la Mota, tomada a la entrada de Alcalá la Real) ©

Susana, espero que después de leer este relato imaginarás de donde viene "La Mora Cava" (leyendas de mi ciudad). Este relato lo puse en los comienzos de este blob, por eso a alguno de vosotros os puede resultar familiar.

Dejó la cocina patas arriba. No podía continuar en aquel ambiente. Todos comían, reían, hablaban y ella traía bandejas de canapés, ensaladillas, vasos, bebidas y más llevar, más pedir, más... Nadie la echaba en falta, hasta que cansada se sentó en un taburete de la cocina con los codos apoyados en la pequeña barra.
De pronto, la voz de su marido la saca del ensimismamiento: "Pero María, ¿es que estás dormida?, te estamos pidiendo más canapés, las bandejas están vacías. Que te estoy hablando, despierta".
Ella le mira casi en sueños. No está equivocado, dormida no, pero sí soñando, porque de lo contrario..., ¿quién aguantaría todo esto?
Se levanta del taburete y sale delante de él.
El marido sigue gritando: "¿Adonde vas, pero que haces, estás loca?".
Ella pasa entre los invitados de su marido, entra en el dormitorio y al instante sale con un abrigo de paño algo deslucido y anticuado. Coge el bolso que tiene colgado en el perchero de la entrada, dejando a su marido perplejo. Abre la puerta y desaparece después de dar un fuerte tirón con decisión.
Se encamina como casi siempre que necesita respirar hacía el castillo árabe. Allí se siente libre, el aire le golpea la cara, la ropa, todo su cuerpo y nota que se limpia de tanta falsedad, de tanta burguesía, de tanta diplomacia, de tanto… y ¿para qué?- se pregunta. Ya está bien de ser servidora, ya está bien de ser..., aquí soy la princesa de este castillo, aquí soy "Cava la Sultana".
Se dirige a una pared cubierta de hiedra. La aparta y aparece la entrada de una cueva. Tan solo ella sabe de dicha entrada y de la existencia de la mencionada cueva.
Su padre había sido guarda del entorno y este fue el gran secreto de padre e hija.
Entra con desenvoltura. Coge las cerillas que lleva en el bolso y enciende un velón que hay a la izquierda. Se ilumina la estancia. Es una cueva amplia y húmeda, pero a ella no le importa, incluso el olor le gusta. ¡Ha pasado tan buenos ratos aquí! Se dirige al fondo donde hay una gran caja de madera. La abre y saca de ella una especie de túnica de seda de color violeta. El velo es de gasa del mismo color. Las babuchas también de seda, llevan incrustadas cuentas de cristal de diferentes colores. Se desviste y mecánicamente se coloca las ropas árabes. Antes de ponerse el velo, quita las horquillas y su pelo largo y negro se deja caer por el peso. Brilla de forma especial a la luz de las velas que fue encendiendo y que están distribuidas por la rupestre habitación. Para colocarse el velo, se encamina hacía un antiguo espejo que hay colgado encima del cajón de madera que ahora hace las veces de tocador. Se lo pone de tal manera, que ahora la mujer que hay frente al espejo es una hermosa dama árabe de ojos rasgados y muy negros, labios rosados y bastante atractivos. Al llegar a este punto, con un impulso recoge el velo y se cubre la parte inferior del rostro, solo deja al descubierto los ojos que brillan como nunca. Se aparta un poquito para mirarse de cuerpo entero en el espejo. "Todo está correcto"- se dice.
Mira hacía la derecha. Allí en una cantarera de madera hay introducidas tres vasijas de barro. Coge una de ellas, se la apoya en la cintura y sale afuera apartando con mucho cuidado la hiedra. Con mimo la deja caer de nuevo para tapar la antigua entrada. Con una gracia inusitada en la mujer que había salido de aquella fiesta, desciende el atajo que la lleva a la "Fuente de la Mora". Sabe que allí la espera el soldado cristiano y dueño de su amor. El la deja coger agua para su madre enferma, ya que en el castillo se han terminado las reservas. Los cristianos como les quieren expulsar han cerrado todos los accesos al agua, así tendrán que salir o de lo contrario, morirán de sed.
No tarda en descubrir a su amado. La espera tan apuesto como siempre sentado al borde del manantial. El caballo lo ha dejado algo apartado y atado al ciprés milenario, ese que se ve desde el cerro de enfrente.
Se abrazan y ella se refugia en su pecho llorando de emoción, ¡hacía tantos días que no se veían! Con mucha ternura, él le seca las lágrimas con sus labios y después, la besa como nunca, como si hoy en todos los actos que ejecutan, les fuera la vida. Están más emocionados que otras veces, como si presintieran que quedaba poco tiempo y tuvieran que aprovechar cada instante, como si del último se tratara.
Así pasan las horas y al amanecer, ella recoge el cántaro, lo llena de agua y se lo coloca en la cintura. Él la besa de nuevo con tanta ternura, que tanto ella como él se estremecen de pies a cabeza. La tiene que sujetar porque presiente que le flaquean las piernas. No tienen que decirse nada, tan solo se miran, con eso basta. Después, muy despacio y como si se tratara de un rito, de nuevo le cubre el rostro con el velo.
El soldado lentamente se retira y acercándose al caballo, coge las riendas, monta en él y muy despacio, se va perdiendo entre la espesura del bosquecillo.
Como si le costara apartarse del entorno, comienza a subir muy lentamente el atajo que le llevará de nuevo al castillo. Antes de llegar de vuelta a la cueva, "Cava la Sultana" pasa frente a "Angelillas la loca" como la llaman en el pueblo. Sigue adelante sin decir nada. Angelillas la loca se restriega los ojos creyendo que ve una aparición.
Cuando Angelillas la loca baja al pueblo, llega a la taberna y después va a la plaza del ayuntamiento. A todos cuenta lo que ha visto en el castillo: "Si, es una mora muy elegante, igual que una princesa y además, llevaba un cántaro a la cintura".
Como siempre, los habitantes del pueblo se ríen de ella y la convidan a vino para poder mofarse a sus anchas de la pobre mujer. Luego, en la plaza del pueblo cuando habla, sentada en un banco hay una señora con abrigo de paño algo deslucido y pelo recogido, que la escucha con especial atención y dulce sonrisa que se desvanece en el aire frío de invierno, junto a un suspiro muy hondo y helado, que a los habitantes de aquella plazoleta les ha hecho estremecer. Después, se levanta y dirigiéndose a Angelillas la loca, le dice: "Angelillas, que sabrán estos de historia, de amores en esas murallas y piedras viejas, que sabrán. Anda, vamos a tomar una sopa caliente en mi cocina y mientras tanto, te voy a contar la historia de una mora y un cristiano, que todavía tienen amores, allí donde tú ves a "Cava la Sultana".
Nani. Septiembre 2010.

martes, 31 de agosto de 2010

ABRAZO ETERNO





Los dbujos se los cojo prestados a Mariapan



“Las musas son los besos y las caricias que sueña todo artista”

Sí, eso pensaba cuando se sentaba delante de la partitura en blanco y les rogaba que no se fueran de “picos pardos” sin pasar por su imaginación, sin hacer sonar las cuerdas de su guitarra e imaginar una melodía que le dejara un dulce sabor de boca.

… y era uno de esos días en los que no conseguía de “ellas” (las musas), al menos un susurro y fue por eso que dibujó a una de ellas a su lado. Unidos en un abrazo. Como la imaginaba a ella, su querida guitarra y como no, el artista. Quería que vieran cuanto las necesitaba y como le influía tenerlas cerca. Quería decirles cuanto las quería y como bailoteaban sus dedos, su alegría y todo su ser, cuando las sabía remolineando a su alrededor. Quería homenajearlas, sí, algo así era lo que pretendía.

Las imaginaba con grandes y hermosas miradas. Cabello oscuro y sedoso. Manos suaves como el armiño y sonrisa blanca y luminosa, dejando escapar estrellitas brillantes de los hermosos ojos almendrados y grandes como polvorones navideños.

Quería decirles tantas cosas que al final, sonó en armonía una bella melodía que hablaba de la musa, de todo su amor y de lo mucho que tenía para entregarle. Le habló de lo que le costó retenerla, de todo el esfuerzo y de que mereció la pena haberla perseguido.

Una persecución que duró toda una vida. Un dejarse perseguir que le acompañó en el camino. Una reconfortante vida de musa y artista, que duró mientras que ambos existieron y les duró el abrazo eterno.

Nani. Agosto 2010.

viernes, 20 de agosto de 2010

PARTIR, PARTI-DOS





ACTO DE INAUGURACIÓN EXPOSICIÓNDE ILUSTRACIONES
“AMOR, DESAMOR Y RENACIMIENTO”
MARIAPÁN
DÍA 21 DE AGOSTO DE 2010
CAFÉ BAR “CASABLANCA”
21:00 h.
CONCIERTO: LOS OPERATIVOS / TRIGLICÉRIDOS



Este es el cartel de la inaguración esposición de ilustraciones de MARIAPAN que hace por vez primera. Me ha pedido que escoja un dibujo y le haga un texto con lo que dicho dibujo me sugiere para acompañar a la exposición. Junto con los dibujos habrá tectos acompañándolos y por lo visto, nos tiene preparadas algunas sorpresas; seguro que lo vamos a disfrutar. Ha sido un placer y aquí os dejo el dibujo que escogí y mi texto, para que también lo disfruteis vosotros.





Partir para dejar en el lodo la hipocresía.


Partir para dejar la falsedad.


Partir para recuperar la confianza.


Partir para desnudar mi verdad.


Partir para mirar la luz.


Partir para ver-nos partir-dos.


Partir-dos para llorar-nos menos.


Partir-dos para mirar-me más.


Partir para agarrar la vida.


Partir-dos con valentía.


Nani, Agosto 2010.

jueves, 12 de agosto de 2010

COKO




Coko es la hija pequeña de mis amigos “los Valdivia”. Llegó ya cuando todos sus hermanos eran mayores y por lo tanto, el juguete de todos, algo que ella una niña muy inteligente, supo aprovechar y le sirvió para aprender más deprisa que el resto de compañeros.

Esta mañana cuando estaba haciendo las faenas de casa, llamaron al timbre de casa y he aquí que me encuentro con una “Coko” de 17 años, preciosa y alterada en demasía para su temple, contagiándome porque no es cosa habitual en la hija pequeña de mis amigos.

No me ha sorprendido que se presente así de sorpresa, ella lo hace siempre que le apetece e incluso se queda a comer, pero si es extraño verla nerviosa y alterada. La hice pasar, quité a Juan Manuel Serrat que era al que yo escuchaba esta mañana y sentadas en las escaleras empiezó su relato.

- Sabes que estaba interesa en las excavaciones que realizan en la Fortaleza de la Mota y me inscribí este año para formar parte del equipo. Estamos pasando un calor enorme, pero eso no ha impedido que hayamos trabajado con mucha ilusión, ¡ya ves lo morenita que estoy! Aprovechamos las horas más frescas de la mañana, a las seis ya estamos con nuestros palas y escobillas, rastreando palmo a palmo los trozos recién descubiertos y he aquí el motivo de la visita que te hago. Estamos en el descanso para el desayuno y aunque no salimos del recinto, yo he pedido permiso alegando que tengo dolor de barriga y que voy a casa de una amiga que está muy cerca para que me haga una manzanilla, así que aquí estoy, pero no quiero infusión alguna, sino comentar contigo lo que me acaba de pasar allí arriba.

La chica con el antebrazo y en un impulso mecánico, se quitó algo de sudor que le inundaba la cara y sacó de su mochila un objeto pequeño y brillante que me dejó boquiabierta, pero después de un instante le dije: “Coko, sabes que no está permitido hacer esto y que te puede perjudicar a la hora de finalizar el curso”.

Ella asintió con la cabeza y balbuceó: “Lo sé y por eso estoy tan nerviosa, pero no he podido evitar cogerlo y venir a enseñártelo, es precioso, pero estoy asustada, ¡si vieras que me ha pasado cuando lo tuve en las manos! Fue una sensación extraña y como si me diera una descarga eléctrica. Me dio una sacudida y al mismo tiempo, salieron unos reflejos muy llamativos. Tuve la intuición de que algo quería decirme y me sentí como “Aladino” en el siglo XXI. Sé que deberé entregarlo, pero primero quiero que veamos que es lo que esto quiere decirme, ¡por favor ayúdame esto es algo que debo hacer sola, lo he sabido desde el primer momento del hallazgo, pero me sobrepasa y por eso estoy aquí!

Agarré el objeto y me sacudió a mí también. Era una extraña experiencia nunca sentida anteriormente. La sensación era de algo familiar pero al mismo tiempo inquietante. Cuando me recuperé y procurando que no me notara lo alterada que estaba, miré con detenimiento. Vi que algo había escrito y le pedí que cojiera la lupa que hay en el cajón de la cómoda. Cuando lo teníamos bajo el cristal, pudimos ver que eran signos extraños (bueno extraños para mí porque la chica comenzó a decir muy despacio, procurando asegurarse de lo que leía): “Está escrito en griego y dice algo así. Este es el comienzo del camino a la obra perfecta, al conocimiento a la sabiduría, pero la persona que me encuentre y no me utilice con buena voluntad, todo se volverá en su contra…”

La chica temblaba, no se si de emoción o de asustada que estaba, así que le llevé un vaso de agua y la detuve diciéndole: “Coko cálmate, lo mejor es que vuelvas a enterrarlo donde nadie lo pueda encontrar, esto puede volverse en nuestra contra y no estamos preparados para saber que puede ocasionar, así que si estaba enterrado por algo sería, estas cosas vuelven locas a las personas egoístas y perjudican a todo ser viviente. Igual se trata de una prueba y lo mejor es seguir con lo que tenemos y saber aprovechar el día a día. No existen las pócimas mágicas ni los milagros. Las personas tenemos lo que con nuestro esfuerzo nos ganamos y conseguimos, así que esto muy bien puede ser una zancadilla en el largo camino que te espera. Vuelve con tus compañeros y oculta este hallazgo. Tú y yo sabremos que allá en la Mota hay un secreto que debemos guardar, ¡será nuestro secreto y lo que nos haga pensar siempre, que la vida no es sino la que todos nos elaboramos a cada paso, con nuestros aciertos y con nuestros errores, las maravillas las dejamos para los relatos de ficción. Luego cuando seas mayor y tengas a tus propios hijos, puedes contarle cuentos con relación al hallazgo y verás que fue un gran acierto dejarlo, nada te puede perjudicar si todo continua como está, pero que sabemos pueda pasar si lo cambiamos por un hallazgo que no sabemos que es ni que significa. La vida se compone de muchas cosas, pero todas construidas a su paso, sin prisas y elaboradas igual que se hace un pastel de frutos secos. Primero hay que comprar los productos, elaborar la masa, agregarle los frutos e ingredientes y meterlo a cocer al horno. Enfriarlo y estará dispuesto para consumirlo, así es la vida de todo ser que se precie. Nada se consigue sin un mínimo de esfuerzo, esa es nuestra bandera y nuestra insignia”.

La chica recogió todas sus cosas, metió todo en la mochila, se bebió otro vaso de agua y con un abrazo se despidió sonriendo.

Nani. Agosto 2010.

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.