martes, 19 de enero de 2010

LA CARTULINA

Bebe agua sorbito a sorbo. El vaso lo retiene en la mano sin ser suficientemente consciente de lo que hace. La mirada perdida se fija en un punto inexistente. Al cabo de unos minutos parpadea, vuelve a tomar otro sorbo de agua y sonríe. Al volver a la realidad la mirada se le ha dulcificado y mecánicamente, deja el vaso sobre la mesita. El rostro que antes estaba contraído, ahora está relajado y sus labios siguen marcando una dulce sonrisa. Sale al pasillo, empuja la puerta de la salita, se acerca a la pequeña estantería de libros y extrae uno que aunque hubiera tenido tapados los ojos, lo hubiera encontrado sin esfuerzo alguno. Lo abre y saca de entre las páginas una cartulina. Fija sus ojos en el papel, lee despacio y vuelve a leer una y otra vez. Se acerca el rubio papel a los labios y lo besa. Los movimientos son muy pausados, disfrutando los minutos y gozando los párrafos que acaba de leer. Se recrea en la última lectura, vuelve a dejarlo en la página abierta del libro y lo cierra, colocándolo de nuevo en el hueco que había ocupado. Sale de la salita y vuelve sobre sus pasos. Entra en la terraza y aspira con fuerza el aire fresco del atardecer que le acaricia la cara.


Nani. Enero 2010.

22 comentarios:

  1. Bueno, a mi entender el/la protagonista tiene entre sus manos un recuerdo muy querido.
    La cartulina, noble material, en mi país es usado sobre todo por los niños en su infancia, y es común que ellos expresen en ese papel, sus sentimientos a los padres.

    Ergo, cartulina es para esta Amiga tuya: "Mami-Papi...te quiero mucho" y a continuación, uno de esos dibujos que valen para nosotros muchísimo más que la obra de arte más costosa y famosa del mundo.

    Tengo varias cartulinas, guardadas cuidadosamente y son, mi Querida Nani, el más grande TESORO. Así se sintió tu post!

    Mis besos a mogollón guapísima!!!!

    ResponderEliminar
  2. Precioso...como siempre! ^^

    Además, no sé por qué, pero este relato me ha inspirado una tranquilidad increible mientras lo leía...

    1 besazo!

    ResponderEliminar
  3. Bueno, muchas veces lo que recordamos nos da la vida, pero otras nos la quita...

    Besicos

    ResponderEliminar
  4. "Se acerca el rubio papel a los labios y lo besa"

    Muy gráfico, me gusta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Que gran realidad. Cuantas veces echamos manos de esa cartulina, o ese viejo regalo cuidadosamente guardado, o esa flor entre las hojas de un libro para volver a sentir lo ya sentido y vivir lo ya vivido... y recobrar toda la fuerza y energía que nos traen esos recuerdos y salir de los momentos ofuscados del presente.

    Hermoso Nani, muy hermoso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hermosa descripción, Nani. Y acertada.
    Los fetichistas amorosos somos así.
    Un besucón.

    ResponderEliminar
  7. Me has hecho recordar algunos momentos de mi madre :)


    Un beso Nani .

    ResponderEliminar
  8. Siempre hay cosas que consiguen reconfortarnos por muy mal que estemos...

    Un besitooo y gracias :)

    ResponderEliminar
  9. Precioso relato que nos recuerda la niñez perdida
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Lo reconozco: un papel en el que alguien escribió un mensaje que trae un recuerdo grato, digno de alegrarte el día. Me ha ocurrido

    ResponderEliminar
  11. Pues , eso lo deben dar los años , o tal vez las vivencias o las dos cosas a la vez. Y como dice Susana , que preciosos recuerdos cargados de ilusión traen esas cartulinas que por nuestras tierras los peques también vierten su arte y su amor en ellas.
    Pero esas acostumbran a ser grandotas ¿ de quien será esa cartulina guardada entre las hojas de un libro ?.... ¿te has fijado bien, no será una foto?.
    Ala ya esta que te quiero un montón

    ResponderEliminar
  12. Todos tenemos una "cartulina" en nuestra vida que consigue dulcificar nuestro rostro.

    Un besazo guapa, qué texto más bonito.

    ResponderEliminar
  13. De cartulina en cartulina vamos.
    Una manera de endulzar las penas.

    Besitos, de pantalla a pantalla

    ResponderEliminar
  14. Tesoros... esos son los verdaderos tesoros que guardamos, con amor, con respeto, con cuidado de que nada les pase.
    Ese aire que entra en sus pulmones entra con aromas a recuerdos... y ayuda a revivirlos.
    EStoy de vuelta mi linda Nani.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Qué linda historia, Nani.
    Me dio nostalgia.

    :)

    ResponderEliminar
  16. uff de repente sentí esa infancia y de repente en una vejez. No sé. Sentí nostalgia o yo ando así. Entre el pasado y el futuro.
    Lindo texto.

    Abrazos preciosa.

    ResponderEliminar
  17. Y a veces ni siquiera es necesario que sean un mensaje, a aveces basta solo la anotacion de un dato, pero dibujada, escrito por ella, y asi nos damos cuenta que no fue un sueño aquello que se vivio, como en aquel poema de Coleridge, donde habla de la rosa que soño en un maravilloso lugar y al despertarse esta a su lado en la almohada.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Cuantas veces no hemos encontrado cartulinas, fotos, o papeles entre las páginas de algún libro, que traen a nuestra memoria recuerdos celosamente guardados entre letras y hojas.

    ResponderEliminar
  19. Bonito relato, Nani, el mundo de los recuerdos es reversible muchas veces, como dicen por aquí. Besos.

    ResponderEliminar
  20. Al leerlo, era como si mis manos fueran las que sostenían la cartulina. Y es que...alguna anda entre las páginas de algún libro.
    Al igual que Isabel ¿estás segura de que no era una fotografía?. Mira que muchas las guardamos, en esos rincones que nos son especiales.
    Precioso, Nani.
    Muchos besicos.
    PD: Siento no llegar antes:)

    ResponderEliminar
  21. ¿Pequeño recuerdo o pequeña esperanza? Sea lo que sea una pequeña felicidad y un pequeño momento de paz.

    Besos

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.