lunes, 24 de mayo de 2010

EL TIEMPO



El dibujo se lo cojo prestado a http://mariapahn.artelista.com/

Todo discurría demasiado lento. Miraba las manecillas del reloj, más tarde la hora del teléfono móvil sin que entre una y otra hubieran transcurrido apenas unos segundos. La misma hora para el intervalo de tiempo pero era el suyo el que caminaba muy despacio y eterna se hacía aquella espera sentada en aquel banco del patio del colegio.

El timbre que debía sonar y al unísono los jóvenes salir en tropel, con risas, empujones, arrumacos y todo lo normal en los chicos, se hacía de rogar.

El corazón le golpeaba en el pecho. El día que había amanecido esplendido, no lo apreciaba como hubiera sucedido en circunstancias normales y sin apenas advertirlo, empezó a hacer repaso de todo lo ocurrido en las últimas semanas.

Hubiera dado algo por un cigarrillo de aquellos que decidió dejar hacía ya algunos años, devolviéndole a la realidad una ligera humedad en sus mejillas.

No entendía que había pasado. No encontraba motivos aparentes para aquellos avisos. No sabía cual era su fallo o si habían influido las nuevas amistades, o si era la adolescencia, pero en aquellos momentos se sentía fracasada.

Nani. Mayo 2010.

24 comentarios:

  1. La adolescente? o la adulta?

    ResponderEliminar
  2. Parece un fragmento desprendido de una narración más extensa. Parece que ya hubiera comenzado y que faltara terminar. No hay planteo de la situación, casi no hay desarrollo de la acción ( no ocurre nada en el relato) y no hay desenlace. Me parece que justamente en estas características radica el encanto de lo que escribiste. Lo importante es la situación, esa espera destacada a través de la imagen de los dos relojes;esa espera que hace ansiar la llegada del timbre y de los jóvenes; esa espera que acelera los latidos del corazón y provoca los deseos de fumar para dejar pasar el tiempo.
    Si bien no hay presentación de personajes, hay indicios que nos dan pistas para imaginar a la protagonista del relato.

    Bien, Nani.Me gustó mucho

    ResponderEliminar
  3. La adolescencia es dura, es una especie de pista americana que hay que pasar entre la infancia y la edad adulta, si la pasas, estás a salvo, lo malo es que cada vez dura más. A veces me siento adolescente.

    ResponderEliminar
  4. Ese gran remolino de pensamientos a la vez, es una adolescencia típica, aunque los adultos la padecemos igual de intensa en demasiadas ocoasiones.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Amar, criar, educar... La única recompensa visible es la frustración y el sentimiento de ser un fracasado.
    Quizá al final se ve la luz.
    Sólo algunos momentos de plenitud compensan. Y los recuerdos.
    Un abrazo, Nani.

    ResponderEliminar
  6. Bueno , si el fracaso no pasa de ese rato sentada en el banco, seguro que si se le acerca alguien de su agrado todo cambia.

    Nani un abrazo

    ResponderEliminar
  7. ¿Se trata de un fragmento de un relato más largo?? Es que me he quedado como necesitando saber más de antes y de después...no sé, una sensación rara! ^^

    Pero bueno, tus relatos siempre me dejan queriendo saber más! ;)

    1 besazo!

    ResponderEliminar
  8. Bueno, pero es que hay cada fracaso diario que ya nos tenemos que acostumbrar :)

    Besicos

    ResponderEliminar
  9. Una chica que se encuentra desubicada y en un estado de desasosiego. nos queda la sensación de que es algo que comparten los jóvenes de hoy. saludos

    ResponderEliminar
  10. Imagino que todos nos hemos sentido así en alguna ocasión sin haber motivo.. al menos, yo si.

    Lo bueno, es que se pasa.

    Un besitooo

    ResponderEliminar
  11. Lo bueno es que sólo dure ese instante, y después, desaparezca la sensación de fracaso.
    Muchos besicos, Nani.

    ResponderEliminar
  12. La sensible adolescencia. Esa adolescencia que se padece con sus bienes y sus males, y que siempre se recuerda...

    ResponderEliminar
  13. La adolescencia, un lugar incómodo casi siempre. Precioso y tierno el banner, ya le veo el estilo.
    Un abrazo a esas chicas artistas, ambas.

    ResponderEliminar
  14. Esa espera angustiosa... ¿quién no la ha sentido y más de una vez?...

    ¿Cuántas veces hemos mirado un reloj que no avanza cuando deseamos que las horas pasen rápido y, a la inversa?...

    Me gustó tu relato.
    No me gustó la angustia y las lágrimas de fracaso de la... ¿adolescente?

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Buenas Noches mi Nani.

    "El Tiempo" está allí, tan misterioso en su concepto como en tu relato.

    Transcurre rápido o lento, y a veces pasa tan rápido...De pronto, nuestros pequeñitos, de nariz sucia nos dan la mano para cruzar la calle, y en el momento siguiente son adolescentes, distantes, malhumorados, ajenos.
    Quizás en todo ésto reflexione el Personaje de El Tiempo. En los tiempos pasados, en el presente y en ese futuro que se dibuja incierto, pero esperanzador.

    Como sabés, hoy verdaderamente te leí con un sólo ojo. El otro bien puedo alquilarlo para la ventana de alguna iglesia Jajajajajajajá! Siiiii, ya sé que debo tener un par de anteojos auxiliares! ¿cómo le dicen en Argentina a las cortas de vista como yo? Chicatas. Soy chicata y a mucha honra!

    Muchos Besicos mi Tesoro y MUCHAS GRACIAS por el "caballo del comisario"!

    ResponderEliminar
  16. Mi Nani! Que arte mujer para mover las emociones,la tensión de la espera,las angustias sin respuestas,la ansiedad que ahoga la niña y la mujer...

    Un beso enorme abrazos a puñados y todo mi cariño!

    ResponderEliminar
  17. En un instante todo nos cambia, desde el próximo instante todo es posible... y a veces se hace imposible... fracaso o éxito dependen de un instante. Habrá que disfrutarlo si viene, sea lo que sea y sacarle el jugo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Sentirse fracasado en la adolescencia, eso yo creo que lo hemos sentido todos, por más paradójico que suene y por más que nos lo pintemos luego como una época dorada

    ResponderEliminar
  19. me ha gustado!

    sin detalles previos ni posteriores consigues que vea-o imagine,quien sabe- toooodo un antes y un despues, todo un decorado.

    Genial!

    ResponderEliminar
  20. Los ritmos en la adolescencia son más acelerados, la intensidad de energía por quemar mayor y por supuesto el tiempo se ralentiza ante el ímpetu de quererlo todo y ya.

    Tu personaje se siente angustiada sin motivo aparente,abocada al fracaso... Aún así espera el timbre que marque el final de su efímera-eterna soledad. Le desasosiega no estar con los suyos y tampoco sabe por qué llora, ella que lo sabe todo.
    Me ha gustado mucho tu relato.

    ResponderEliminar
  21. Estoy integramente de acuerdo con el comentario de Flaca. Así también lo he sentido yo.

    Tienes la habilidad con tan solo unas lineas vírgenes, desbocar la imaginación de quien te lee.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. ¿Cuántas veces uno se siente así sin ser adolescente? Reflexivo tu texto.


    Abrazos preciosa.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.