jueves, 5 de agosto de 2010

CANTOS DE SIRENAS



Los dibujos se los cojo prestados a http://carapahn.blogspot.com/



La luna estaba zurcida al cielo,

con puntadas de nube alrededor.

"La ladrona de libros” de Markus Susak.


La luna estaba zurcida al cielo con puntadas de nube púrpura. El sol ya se dejaba caer para descansar en un colchón marino, mecido y arrullado por la voz de las sirenas.

Los nativos del lugar siempre decían que cuando el sol se ponía, el mar se serenaba y se escuchaba ese ir y venir de suaves olas que le acunaban.

Los cantos de sirenas eran tan poderosos y sugerentes que algunos lugareños atraídos por sus melodías, se introducían en el mar como hipnotizados y no volvían a sus lugares de origen, corriendo el bulo de que las ninfas marinas se adueñaban de su espíritu y los hacían sus más fieles amantes, incluso que llegaban a ser servidores y criados incondicionales y hasta se llegó a escuchar, que se alimentaban con sus entrañas, las cuales les otorgaban juventud y belleza para la eternidad.

Lo cierto es que desaparecían algunos jóvenes guapos y varones famosos por su belleza y varonil semblante.

Una madrugada, la hija de Manuela la frutera y de Juan el pescador más veterano, no se conformó con la desaparición de su novio Pablo, se escondió bajo las redes de la barcaza y cuando Juan se hizo a la mar y advirtió su presencia, era muy tarde para dar la vuelta y dejarla. Ella le explicó que tenía que buscarle en los cantos de las sirenas. Que ella era capaz de cantar con más intensidad y dulzura que todas las ninfas juntas y que tenia que rescatarle de sus infames y egoístas poderes, así que el padre se dejó convencer y sentada en la proa la vio y escuchó hasta el amanecer y resto de la mañana. Sus melodías eran sentidas, pero según avanzaba la barcaza y la mar se vestía de luna llena, los cantos se hicieron tan sumamente melancólicos que dolía escucharlos. Juan no tenía que acercarse a su hija para saber que las notas que salían de su garganta eran un llanto lleno de súplica y también supo, que le costaría mucho superar aquel desengaño que los viejos del pueblo hacían creer que eran cosas de sirenas.

Mientras, “la luna estaba zurcida al cielo con puntadas de nube alrededor” y llanto de una joven enamorada.



Este relato ha surgido por la influencia playera, los recuerdos infantiles que a veces me asaltan por tantos y tantos cuentos leídos. Y es que las vacaciones y el relax, a veces tienen estas consecuencias además de la lectura de: “La ladrona de libros” que es muy sugerente.


Nani. Agosto 2010.

14 comentarios:

  1. ¡qué bueno! me ha encantado..., si es que a veces, la fantasía es lo único que nos salva de la realidad; sobrevivir creyendo lo que queremos creer... es maravilloso. No siempre lo real es interesante ni necesariamente vital, yo le pongo magia a los días inventándome muuuuuuuuuuuuchas cosas...jejeje (así estoy ¿verdad?) jajajaja

    Besicos guapa... reitero...me ha encantado.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado este relato tuyo y adoro el misterio del canto de las sirenas.

    Pero he quedado absolutamente maravillada con los dibujos de tu hija.
    Divinas las dos. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Has regresado con un cargamento de bellas imágenes e ilusiones!

    Bienvenida a tu Casa Encendida, mi Nani!!!

    Mucho más de una vez, fantasías y sueños es todo lo que tenemos. Así para nosotros, como para nuestros mayores. Las sirenas y sus cantos son unos de los más bellos mitos de la humanidad, y aunque muchos navegantes quedaran atrapados para siempre por ellas, también es cierto que otros tantos, volvieron a su Ítaca, al lado de las Penélopes que los esperaban y esperan. Ojalá así para la Hija de Manuela.

    Preciosas letras!!! Y los dibujos, como siempre, maravillososssss!

    Estoy muy contenta con tu regreso! Mil besicos escarchados (hace tremendo frío por aquí) pero con el calor de mi Cariño por Vos!

    ResponderEliminar
  4. Pues a mi la Ladrona de Libros empezó no gustándome... pero debo reconocer que es una novelita bastante buena...

    Del relato... Qué te puedo decir, a veces los viejos engañan porque creen que así estamos mejor... pero el engaño es siempre una agresión...

    ResponderEliminar
  5. Bendita influencia playera que arranca de ti tan hermosas historias, aunque en realidad no te hace faltan muchas influencias para desarrollar ese maravilloso don que tienes...

    Un abrazo y gracias por tu comentario sobre mi colaboración en la entrada de Mi Espacio Flamenco.

    ResponderEliminar
  6. Vaya con las sirenas...Muy bonito cuento, y preciosa la ilustración que lo encabeza.
    Veo que has tenido buenas vacaciones. Que bien.

    ResponderEliminar
  7. HOla Nani:
    qué bien te han sentado las vacaciones, chiquilla.
    Precioso y refrescante relato. Ya te estaba echando de menos.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Te ha quedado un texto muy poético Nani, se nota esa influencia playera, desde luego, aprovecha.

    ResponderEliminar
  9. Oh cielos, anda que no he estado yo en noches de luna zurcidas, y hay que ver lo que ocurre con los ojos muyyy grandes, porque son noches mágicas...

    Besicos

    ResponderEliminar
  10. mm interesante sisi, tendré que volver por aquí..

    ResponderEliminar
  11. Espero que lo pasaras bien por esas playas tan evocadoras.

    Feliz regreso.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Opino que, cuando un hombre se deja arrastrar por cantos de sirenas, hay que dejarlo ir. Sin más.

    ResponderEliminar
  13. Pues aprovecha las vacaciones y el relax y haznos disfrutar con textos comoestos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Para empezar los dibujos son lindos y me encanta el relato que fue creado en una vacaciones. Me gusta eso, el irse a descansar pero la mente ocupada: escribiendo.
    Lindo relato.

    Besos.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE