jueves, 23 de septiembre de 2010

PENSAMIENTOS OTOÑALES


Así caminaba esta tarde. ©

Sigo caminando. Los pies cansados y un poco doloridos (o un mucho), pero siempre haciendo camino como dijo Machado.

Sigo caminando porque no concibo un mundo sin caminos y sin guijarros bajo mis plantas.

Sigo caminando con el peso a mis espaldas de lo perdido y con la sonrisa leve y serena de lo conseguido.

Sigo caminado porque necesito seguir buscando la luz y el destello de la verdad (mi verdad) y la sinceridad.

Sigo caminando para ver como nace el sol cada mañana, como se restriega los ojos y se despereza y como se acurruca entre sábanas de algodón otoñales al anochecer.

Sigo caminando para que el día comience con un proyecto nuevo, una meta medio realizada.

Sigo caminando para respirar el aire que me acaricia la cara.

Sigo caminando para encontrarme en el camino,

Sigo caminando para saber quién se esconde dentro de mí.

Sigo caminando para mirar mis pisadas y ver que me llevan a la persona.

Sigo caminado para que la luna me hable de cuentos de hadas.

Sigo caminando para encontrar almas gemelas.

Sigo caminando para seguir buscando.

Sigo caminando y buscando la vereda de la serenidad.

Sigo caminando, porque sin caminar me pierdo.

Nani. Septiembre 2010.




Esta tarde, así se ocultaba el sol. ©

24 comentarios:

  1. En otras palabras; seguir caminado, aunque se esté cansado

    ResponderEliminar
  2. Seguir caminando aunque cueste algunas veces hacer el camino.

    Avanzar y avanzar siempre.

    Muchos besicos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, te has convertido oficialmente en "La mujer caminadora" en la mujer semilla.
    ¡Guapa, Nani!

    ResponderEliminar
  4. No queda otro remedio que seguir caminando. Hermosa vereda serenidad, tan difícil de encontrar.

    Muy “chula” la puesta de sol.

    Un beso Nani.

    ResponderEliminar
  5. NUnca pares, querida mía... porque cuando no hay movimiento, es cuando morimos...

    Besicos

    ResponderEliminar
  6. Quo Vadis...?

    Es una pregunta con muchas y variadas respuestas y un denominador común: seguir caminando.

    Cargando "el peso de lo perdido", los recuerdos de aquellos que caminaron junto a nosotros un trecho del camino, làgrimas y risas...

    Seguimos caminando como podemos y con lo que tenemos.

    Es providencial leer precisamente estas bellas letras tuyas ahora. Tengo un reposo forzado de varios días a causa de un desgarro en mi pierna derecha. Nada importante mi Nani, pero mecachis, estoy obligada a ver la primavera desde la ventana, y sólo puedo pensar en una cosa: caminar nuevamente!

    Y como existen otras formas de caminar y estar en movimiento (doy fe) te invito a seguir caminando juntas Querida Amiga mía, algo que es un infinito placer!

    Por cierto, llegaron las postales! Muchas Gracias amor!!!!!!!!!!!!!!!

    Mi beso, Mi Abrazo, Mi Cariño para Vos, andaluza bella!!!!

    ResponderEliminar
  7. Como muy bien dices hay que afrontar el camino a pesar de los guijarros que no podemos evitar: ésto es vivir.
    Un beso, querida Nani.

    ResponderEliminar
  8. Que nos queda sino caminar...

    Me gusta caminar porque me hace sentir vivo. Además engaño al tiempo ya que parece que lo que dejo atrás se olvida con la distancia y la parte del camino que voy descubriendo, al menos, es nueva.

    ResponderEliminar
  9. Muy coquetos esos pies. Y muy femeninos, parecen felices de seguir caminando.
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. "Caminante no hay camino/ se hace camino al andar."///"Caminante no hay camino/ sino estelas en la mar"

    Creo que de eso se trata Nani, de "andar". Y más aún en esta etapa vital nuestra.
    Preciosa imagen y preciosos versos para expresar un sentimiento tan sincero y hondo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Caminar es distinto que andar, no? Es como oir y escuchar, o ver y mirar..
    Seguimos caminando. Muchos besos Nani.

    ResponderEliminar
  12. Insisto, como dice Machado, no hay camino, se hace camino al andar...saludos!!

    ResponderEliminar
  13. Don Lao Tse, decía aquello de que un viaje de mil millas comienza con el primer paso, así que será cuestión de echarse a andar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Eres una peregrina valiente, sembrando caminos y abriendo brechas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. La sonrisa leve de lo conseguido, eso me ha encantado!
    Las pequeñas pisadas y huellas de cada día, que son tan importantes...
    Besotes

    ResponderEliminar
  16. Sigue caminando Nani, llegarás adonde quieras. Nosotros también seguiremos adelante. Gracias por tu solidaridad. Saludos

    ResponderEliminar
  17. Hola querida Nani,pensamientos otoñales que por lo general nos traen algo de reflexión,todo parece irse serenando.
    Una vez que aprendemos a caminar no paramos, las caídas toman formas diferentes,los logros son premios en algunas paradas del mismo,caminamos física y emocionalmente hacemos nuestro propio camino...Solos y acompañados.

    Un abrazo mi guapa, mientras se acorta el camino que me lleva a tu casa.

    ResponderEliminar
  18. Pues si...caminar...no parar nunca; supongo que también me enseñaste a mi a hacerlo.
    Me alegro por las ganas, las ganas son esenciales y es uno de los miedos que me quedan: perderlas...
    En fin... mientras sigas caminando espero seguir a tu vera...

    Muchos besitos otoñales

    ResponderEliminar
  19. Siempre hay que seguir caminando por alguna u otra razon

    ResponderEliminar
  20. Voy a decir esto sólo una vez:

    Es la poesía más preciosa que he leído en mucho tiempo.

    Te aplaudo, de corazón.

    Aquí dejo mi sombrero y mis respetos

    ResponderEliminar
  21. Precioso y muy cierto. Siempre hay que ir hacia delante, pase lo que pase.

    Un besazooo

    ResponderEliminar
  22. Hace unas semanas escribir un relatillo con los pies de protagonistas... ellos tomaban el control de la situación y la cosa salia bastante bien....

    Me encanta caminar...

    Abrazos...

    ResponderEliminar
  23. Muy hermoso, Nani. El Otoño ofrece esa inspiración poética que a ninguno de los que nos gusta escribir nos pasa desapercibida. Un abrazo, y que el Otoño te regale caricias en forma de hojas y viento.

    ResponderEliminar
  24. Tú no eres mujer que te pares. Quizá para alentar a otros. Así que seguirás caminando. Y llegarás a muchos. Porque a mí ya llegaste.


    Abrazos.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE