miércoles, 21 de diciembre de 2011

POR AZAR



El metro seguía su recorrido. En las paradas el natural bullicio de bajar y subir pasajeros. Mientras, el señor que lee todos los días en el mismo asiento de siempre, sigue absorto en las páginas de un libro. Cada vez que el metro hace una parada, levanta mecánicamente la vista de las hojas y observa por un instante (se diría sin ver) el concurrir de seres que van y vienen, sin apenas percatarse  si son humanos los que salen y entran. La lectura que normalmente escoge es amena y le hace más llevadero el recorrido diario. Cuando de nuevo hace una parada el vehículo, sube una chica que ocupa el asiento libre que ha quedado a su lado. Esta le saluda y se fija en el título del libro que sostiene en sus manos. La chica ha leído reseñas de ese ejemplar y le pregunta sin pararse  a pensar un segundo, si le está gustando esa lectura. Le comenta que ha leído y escuchado bastante sobre ese autor y título y poco a poco se sumergen en una conversación llena de personajes, historias y vidas que por azar a los dos les apasionan y sin apenas darse cuenta, se encuentran en el lugar de destino que también el azar ha hecho que sea el mismo. Como perciben que ha quedado mucha conversación pendiente, han quedado en tomar el café de media mañana y terminar la conversación. A partir de ahí, los viajeros del metro no imaginan que les tiene el destino deparado y hasta donde les puede llevar el título de un libro. Ahora son ellos los que se han convertido en protagonistas de una historia y puede que este narrador que hoy le toca contar, sea partícipe de un desenlace interesante, aterrador, emocionante o simplemente, sin mucho interés.  


Nani. Diciembre 2011.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

ANTE LA VERDAD







Foto Nani ©

La cuartilla en blanco sobre la mesa lo mismo de vacía que su mente. Bueno, su mente más bien confundida. Por más vueltas que da, no sabe por dónde empezar a ordenar sus pensamientos y rellenar la hoja. El director le ha pedido con urgencia un artículo relacionado con la noticia de última hora. La que ya han dado todas las televisiones, radios y periódicos. El director de la revista para la que trabaja le dice que el artículo debe ser distinto. El lector al que debe ir dirigido ya sabe que ha pasado. Todos los noticiarios, reportajes y artículos han dado pelos y señales de lo ocurrido, aunque nadie ha dicho nada de qué fue lo que le llevó allí y que era lo que investigaba. Quién le había mandado o para quién trabajaba y ahí podía estar el interés del artículo. Nadie sabe que van a pensar en adelante familiares y amigos después de tanta información. La investigación ha sido laboriosa. Ahora ha llegado el momento de poner los puntos sobre las “ies” y lo que escriba puede resultar un póstumo homenaje y el deterioro final de muchos seres que no merecían ocupar los puestos que tenían. Ahora en su pluma estaba el poder de la verdad, esa verdad que a él le podía llevar al infierno.

Nani. Diciembre 2011.

jueves, 8 de diciembre de 2011

CAMBIO DE AIRES



Por fin quietas, me decía mientras bajaba las escaleras. Son en ciertas ocasiones inquietas y mal educadas, además de déspotas. No había manera de poderlas dejar ubicadas haciendo su trabajo. Se revuelven. Están a la defensiva y yo tengo que hacer otro tanto. Me han atacado y he tenido que refugiarme bajo la escafandra teniendo que utilizar el ahumador y es que el viento hoy está revuelto y eso hace que los pólenes cambien de rumbo y las habitantes de las colmenas se vuelvan un poco locas.


Nani. Diciembre 2011.

lunes, 28 de noviembre de 2011

DE NUEVO EN CASA


Con este relato ya hice una entrada en 2007. Fue publicado en la recopilación de "PEQUEÑOS GRANDES CUENTOS" de Editorial Ábaco. Estoy algo atareada y con poco tiempo para hacer cosas nuevas,  así que os lo dejo y espero que lo disfruteis.

Vuelve al pueblo de su niñez. Las calles son las mismas, pero algo ha cambiado. ¿Es el asfalto, la decoración de las fachadas que es más moderna, o es su propia persona? No sabría decir que es, pero algo percibe distinto, hasta el sol del atardecer que se cuela por las estrechas calles parece haber cambiado.
Si, su corazón es más viejo y un poquito más triste, por lo tanto, seguro que su mirada también es distinta.
Está llegando a la casa que le vio crecer y se busca una llave de hierro forjado, que guardó en el bolsillo de la americana. La introduce en la cerradura y el olor que percibe tras empujar la puerta le golpea la cara, dando un salto el corazón en el pecho. Sí, huele del mismo modo que entonces. Hay mucho polvo acumulado, pero en el sitio de siempre sigue la cómoda de seis cajones, la percha con el sombrero negro y el bastón del abuelo, la silla de nogal y encima de ella, un viejo periódico. Lo coge y le sacude el polvo, están sus hojas rubias y descoloridas. Se acerca a la ventana, abre el postigo y la luz que penetra de fuera se fija justo encima del titular que dice: “Hoy 20 de noviembre de 1975 a las 5,25 horas, ha fallecido el general Franco….” y en el centro de la noticia narrada, la foto ya descolorida de un señor con cara de primate triste que parece es el que está dando la información por televisión.
Entra en la cocina y deja el periódico sobre la mesa que hay en el centro. El florero aún tiene restos de unas flores que debieron ser hermosas en su día y el cristal delata el agua seca que sin duda retuvo.
La taza de café sigue dentro de la fregadera de loza, esperando que unas manos quiten los pozos resecos y la devuelvan a la vitrina donde se encuentra el resto de la porcelana de la abuela.
Todo parece que esté detenido en aquel frío día de noviembre.
Decide salir de nuevo al pasillo y empuja la puerta del salón. Huele a polvo viejo, pero aún así y después del tiempo transcurrido, se percibe el perfume de la abuela. Descorre la enorme cortina de cretona y abre el postigo derecho. Al volver sobre sus pasos se paraliza al encontrar algo familiar. Sobre la mesa está el libro abierto por la página 325. ¡Qué cotidiano es aquel libro y la ilustración de aquella página! Si, es la reproducción de la “Mona Lisa de Leonardo da Vinci”. Era el recuerdo constante que la abuela tenía de su querido esposo. Siempre que le echaba de menos, lo abría, lo miraba y decía: “A los pies de este cuadro, allá en el museo, el abuelo me dijo que quería que fuera la madre de sus hijos. ¡Cómo lo añoro, y añoro su buen humor y su sonrisa!"
Debió quedar allí encima el día que tía Lola la encontró casi desfallecida. La llevaron inmediatamente al hospital y ya no quisieron volver más a la casa.
Le habían enviado la llave a la residencia de estudiantes, porque estaban segurosque él volvería algún día.
Si, ¡había tenido tantos momentos dulces entre aquellas paredes! Los primos, los tíos, las vacaciones, las navidades, las escapadas de la residencia, para visitar a los abuelos y de paso, ver de nuevo a la tía Lola.
Sonríe cuando la recuerda. ¡Cómo llegó a enamorarse de ella! Había sido preciosa. Había llegado a ser su musa y su inspiración mientras terminaba los estudios y a ser todo para él, hasta aquel día que le llegó la carta de mamá en la que le anunciaba la triste noticia de su fallecimiento: “Hijo - le decía -, había salido a pasear a caballo con su novio de toda la vida. El potro se desbocó y la dejó tirada al borde de un precipicio. No pudo hacer nada y se despeñó”. Eso había dicho él y todos lo dieron por hecho. A él nunca le había gustado aquel novio y cuando lo encontró en los grandes almacenes de la ciudad, sus miradas se cruzaron y no se la sostuvo. Él siempre intuyó que aquel hombre no supo querer a su amor imposible.
Y hoy ha vuelto. Hoy encuentra olores, libros, recuerdos y hasta si se queda quieto, le parece percibir los pasos pausados del abuelo. ¡Cómo se quisieron y cuanto paseos, por las alamedas, la rivera, cuántas vivencias y cuantos días felices!
Hoy, decide desempolvar todos los recuerdos, sacudir cortinas y alfombras. Ha decidido montar su oficina en la casa de su niñez. Se siente seguro entre estas viejas y familiares paredes. Intuye que todo le va a ir bien en el pueblo que le vio crecer y sabe que a su esposa no le disgusta compartir su vida en el sitio que le hizo a él tan feliz.
Se dirige al despacho del abuelo. Allí siguen los muebles de nogal. La librería repleta de libros donde el comenzó a amar al Quijote, a emocionarse con Neruda o Miguel Hernández, a conocer las aventuras con Julio Verne y…. ¡Madre de Dios!, todavía siguen en el estante que el abuelo le cedió sus cuentos de aventuras, “Mortadelo y Filemón”, “El Capitán Trueno”, “El Jabato” y como no, “Los siete”, “Pipi Calzas-largas” y tantos otros. Los acaricia y se siente el niño de siete, diez y doce años. Allí mismo seguirá colocando los libros que le compre a su pequeño. Allí seguirá colocando sobre tantos y tantos recuerdos, vivencias nuevas, experiencias, ilusiones y como no, un día tras otro, con el anhelo de que todo sea la vida que tanto ha deseado en los últimos años.
Y al mirar la enorme foto que hay sobre la gran chimenea, nota una dulce caricia en su mejilla y una ráfaga de viento cálido. No sabe como, pero de sus labios salen unas palabras que apenas podría escuchar alguien de estar allí: “Gracias abuelo, gracias por todo tu cariño, tus enseñanzas y por ser quién fuiste. No te preocupes, todo irá bien y sé que podrás disfrutar de todo lo que aquí siga ocurriendo, da muchos besos a la abuela y cuídanos”.

Nani. Noviembre 2011.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

COLABORACIÓN CON "MI ESPACIO FLAMENCO"



Hola Amigos.

Hoy quiero dejaros un enlace por si os apetece pasar por él. América de "MI ESPACIO FRAMENCO" me ha pedido que colabore con ella haciendo un relato del "Vestido de Flamenca" y que además se lo grabase con mi voz, así que si os apetece escucharme podeis pasar por: 

http://miespacioflamenco.blogspot.com/2011/11/vestido-de-flamenca.html


América y yo os lo agradeceremos.

Besicos muchos.

Nani. Noviembre 2011.

viernes, 18 de noviembre de 2011

AQUEL PUEBLO



Foto, Nani.

Llegué a un pueblo fantasmagórico. Las calles estaban embarradas y sin asfaltar y para colmo de males, desde hacía décadas sin corriente eléctrica. Cuando entré en la pensión donde tenía que alojarme, casi tropecé con el techo debido a mi elevada estatura y llegué a tener la certeza de haberme introducido en la Edad Media, cuando me sirvieron para cenar una sopa de ajos tan rancia y consistente que podía ser cortada con unas tijeras, pero para ganar la apuesta, tenía que continuar y esperar a la madrugada y conseguir un mechón de cabello de la dama que salía de la nada y se paseaba palmatoria en mano, por toda la estancia.

Nani. Noviembre 2011.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

LA CUEVA




El dibujo se lo he cogido prestado a MARIAPAN de: http://carapahn.blogspot.com/

Como tantas veces había hecho de niño, subí al tajo y me introduje en la Cueva del Agua. Desde allí, observaba mi mundo sin que este me coaccionara y volvía relajado, sabiendo si tenían razón los que me rodeaban. Cuando me enfadaba no era capaz de admitir mis errores, ¡siempre me pasaba más o menos lo mismo! Muy pronto supe que debía esperar antes de expresar lo que pensaba, ya que una vez dije algo que dolió tanto a mi hermana, que hoy de mayor, aún me rasca en algún lugar recóndito. Hoy vuelvo a la cueva, porque necesito mirar-les, mirar-me, mirar-nos, mirar, mirar, observar y esperar.

Nani. Noviembre 2011.

domingo, 30 de octubre de 2011

CAMINOS


Foto de Nani.

Quisimos pasear juntos bajo el cielo estrellado.
Hoy deberíamos quitarnos el traje de la prepotencia y la autosuficiencia.
Comenzamos este camino con un buen deseo, quisimos que nuestra vestimenta fuera sencilla y sincera, pero algo surgió y poco a poco buscamos oropel y piedras luminosas que ni siquiera llegaron a ser preciosas y todo lo bueno que había en este paseo cotidiano, se convirtió en tapaderas para ocultar las más ruines miserias humanas y ya ni las flores, ni las estrellas sabemos distinguirlas.

Nani. Octubre 2011

jueves, 20 de octubre de 2011

¡BROMITAS A MÍ!


Se fue muy despacio hacía su casa pensando si en esta ocasión todo se mantendría en los lugares que los dejó. La última vez le habían cambiado de sitio la ropa interior, la pasta de dientes estaba en el cajón de los maquillajes y las servilletas en el estante de los vasos. Los yogures los pusieron en el lavadero y dentro de la nevera metieron al padre de Nerón. Se pasaron con la puñetera broma y que Nerón y su padre fueran mascotas de goma eva, no les daba derecho a hacerle esas cosas. Era cierto que desconfiaba. Decían que no tenía sentido del humor pero sus bromas eran pesadas y creía debían haberlas guardado en el desván..., ¡por lo menos! Ellos se iban después de cenar y era cierto que no le hacía gracia haberlos dejado de nuevo solos a su libre albedrío.
-¡Bromitas a mí, jope, igual la próxima les enseño mi sentido del humor, dicen que quién ríe el último, ríe mejor!

Nani. Octubre 2011.

jueves, 13 de octubre de 2011

LA ALBORADA



LA ALBORADA, Pablo Picasso 1942

Son las veinticuatro horas, un minuto y quince segundos del nuevo día y como todos sin fallar uno, se escuchan los pasos del comedor al recibidor y viceversa. La sombra y el candelabro se mueven un crepúsculo más y lo asumo. Quiere que nos mudemos pero ya prefiero convivir con este ser, lo percibo casi de la familia y por supuesto, necesito saber porqué todas las noches y a la misma hora sale, se pasea y vuelve a desaparecer hasta la nueva alborada. Después de haber pasado por esto, no me quedo con la intriga.

Nani. Octubre 2011.



jueves, 6 de octubre de 2011

PERCANCES



La cuchilla de afeitar parecía un rastrillo y tenía prisa. En el supermercado no encontró la marca de siempre y aquella le iba a rasurar no solo la barba y la piel, sino hasta le succionaba hacía fuera la sangre como si se tratara de un vampiro, salía a borbotones y le dejó el rostro hecho un cristo, ¡vamos! que al cabo de media hora debía pasar por el tribunal académico y dejar constancia de que tenía madera de médico esteticista y lo que su cara mostraba era lo contrario de lo que un cirujano plástico haría, así que cuando logró cortar las hemorragias, cogió el maquillaje de su chica, se lo colocó y se asomó por el resquicio que quedaba entre el dormitorio y el baño y le pidió que sinceramente le dijera si podía pasar por un chico que iba a recibir la calificación definitiva.

Nani. Octubre 2011.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

ESE ÁNGEL


Siempre, siempre te reíste de mí y con sarcasmo porque te dije que creía en los ángeles. Siempre decías que mi ingenuidad me llevaría a arrepentirme de muchas cosas, pero ahora te aseguro que no me arrepiento de nada. De las equivocaciones aprendí y he valorado aún más todo lo que tengo y lo que soy, de lo bueno que me ha pasado, además de aprender me ha hecho feliz y que pienses que soy tontuela cada vez que salgo a la calle con mi paraguas es algo que no me importa. Sabes que los rayos del sol no son buenos para mí, pero además sé o al menos me hace sentir bien, que si lo llevo es como si mi ángel protector estuviera conmigo, de más sabes porque te lo conté. El paraguas fue de su propiedad mientras estuvo entre nosotros, ahora estoy segura, que me guía y me lleva por el sendero de la verdad.

Nani. Septiembre 2010.

martes, 20 de septiembre de 2011

CIBERTONTERIAS


Desde que debimos instalar el ordenador, no para de estar metido en esos solitarios. Hubo que quitar las máquinas tragaperrras porque las ganancias se marchaban con esa música que tanto le atraía. Nunca quiso admitir su adicción y cuando conseguimos quitarlas y con la obligación de poner el ordenador para cobrar, resulta que esos endemoniados chismes traen también juegos. El día menos pensado se juega hasta los calcetines con el wundons ese o con fadebook si el preciso. Y no te rías hijo, que no entienda de cibertonterías no quiere decir que no lleve razón y anda, dile a tu padre que la tapa es para la mesa dos y se enfría.

Nani. Septiembre 2011.

viernes, 9 de septiembre de 2011

EL DEFENSOR

Su frialdad me sorprende. Dice que se inspiró en una pintura que vio en el periódico dominical siendo muy niño y desde entonces le obsesionó. Es verdad que “Saturno devorando a su hijo” de Goya, es verdaderamente impresionante, pero que a usted le haya servido para inspirarse y devorar y descuartizar criaturas no le da derecho a basarse en esa tesis. Es usted un verdadero criminal sin piedad, porque para más inri en la declaración que le hizo a su hermana, le confesó que disfrutaba con esos hechos, que cuando les tenía entres sus manos, indefensos y cuanto más pequeños, más fuerte era su éxtasis y deleite. Le confieso que me va a costar defenderle y preferiría que lo pensara y pidiera otro abogado con tan malas entrañas como las que usted gasta.


Nani. Sptiembre 2011.



miércoles, 24 de agosto de 2011

LA RISA, (Una filosofía)




El otro día fui al doctor para que me diagnosticara una manchita que me había salido en el brazo izquierdo. No parecía tener mala cara, pero de todas maneras me preocupó mucho y cuando me la miró D. Sonrisas, me comentó que mal aspecto no tenía pero si la cara un poquito agria, porque imaginaba que no sonreía mucho y por lo tanto, aún menos reía.

Le comenté que tenía razón, que últimamente me había molestado mucho con los problemas familiares, del trabajo y con lo que sucedía en la sociedad que vivimos y que por eso, me estaba poniendo un poco fea incluso, de tanto arrugar la frente y pensar que todo era un poco simple a mi alrededor. Pero lo que no podía imaginar (le seguí comentando), es que por ese motivo me salieran manchitas en las brazos. Según me iba diagnosticando, me comentaba que todo y más nuestro estado de ánimo influye en nuestra salud, nuestra piel y en lo que aparentemente no vemos en nuestro organismo, así que me recetó un taller de “Risoterapia”, que comenzaba en unos días en un local cerca de casa.

Empecé a asistir con cierta desconfianza y me costó integrarme, pero al cabo de unos días y viendo a los asistentes que tenían problemas verdaderamente importantes y se reían con ganas, incluso se revolcaban por el suelo muertos de risa, dejé mi mala cara aparcada, comencé a dejarme llevar y hoy tengo risas para dar, repartir y consigo reírme hasta de mi sombra y lo más bonito de todo, es que mi piel luce como la de un melocotón, mis adentros los percibo radiantes y mi corazón reboza de alegría. Por fin he entendido que si yo no estoy alegre y contenta conmigo misma, ¿Cómo voy a reflejar nada positivo ni voy a contribuir que mi entorno esté bien? Por fin entiendo que tengo que ser un payaso cuando toca serlo, una esponja-sonrisa cuando se da el caso, o una carcajada cuando toca reírme de mí misma. Por fin entiendo que la vida no es tan seria como yo creía, sino una alegría tener la oportunidad de conocerla.


Nani. Agosto 2011.

miércoles, 17 de agosto de 2011

UNA BUGANVILLA CON SORPRESA


Por diversas circunstancias que no vienen al caso he tenido que dejar abandonadas mis macetas, esas que tengo en la terraza y hoy por fin me he decidido a eliminar tallos secos, malas hierbas y el caos en que se habían convertido dentro de unos tiestos que están mustios y tristes.

Me he quedado un tanto sorprendida al ver que la única maceta que relucía esplendida es mi buganvilla y no me podía explicar el motivo, ya que todas las plantas están deterioradas o comidas por las malas hierbas. Ha sido una larga tarea la que he realizado y cuando me ha tocado repasar la ya mencionada buganvilla y única que seguía en condiciones, allí les he encontrado después de llevar más de año y medio buscándoles. No podía imaginar que se hubieran refugiado en esa planta y que al mismo tiempo hubieran cuidado de ella. Cuando les he preguntado el motivo que les llevó a despistarse y no dar señales de vida, ellos, mis queridos “dioses menores” me han respondido que habían decidido conocer otros lugares por una temporada, que como no les hacía mucho caso últimamente pensaron que era mejor aprovechar para conocer mundo (y bueno esa es la verdadera libertad que todos debemos tener) y que cuando han vuelto les daba un poco de apuro hacer acto de presencia porque sabían que me tenían preocupada ya que se fueron haciendo mutis por el foro y me imaginaban enfadada y a decir verdad no se equivocaron mucho, pero seguido a la preocupación y al enfado entendí que ellos necesitaban su libertad y sus ganas de conocer otros sitios, así que sabía que algún día volverían y como he descubierto, así está siendo. Hoy les agradezco que hayan vuelto y hayan convertido mi humilde buganvilla en su hogar y una “TIERRA MÁGICA” y encantadora donde he comprobado están felices aunque un poco agobiados por no saber como volver a hacer de las suyas. Estoy segura que ahora que se por donde andan volverán a hacerse notar y si digo la verdad ya les echaba de menos, así que Dios nos ampare y que sea lo que tenga que ser. Creo que la magia ha vuelto a estar rondándome, así que a disfrutar de ella y ya os contaré…


Nani. Agosto 2011.

jueves, 11 de agosto de 2011

PUERTA IZQUIERDA, PUERTA DERECHA


El dibujo se lo he cogido prestado a María Pan

¿Y me preguntas que aromas son los que me traen recuerdos y cuales son esos recuerdos que acompañan mis aromas?

Siempre que intento asociar ambas cosas me veo pequeña, muy pequeña y volviendo del colegio. Para entrar a casa podía hacerlo por dos sitios distintos, la puerta izquierda y la puerta derecha. La primera era la entrada del negocio de mi padre y la segunda el negocio de mi tío, pero ambas puertas daban entrada a la misma vivienda donde las dos familias compartíamos nuestras existencias, alegrías, penurias y el día a día; aunque lo que intentaba describir son esos aromas asociados a recuerdos y esos los percibía cuando entraba a casa. Si lo hacía por el negocio de mi tío, olía a engrudo, cuero y badana, cera, goma de ruedas viejas de coches y a cola. Allí encontraba al bonachón de mi tío, cosiendo zapatos, cortando albarcas para el trabajo de los campesinos, o pasando el cerote de manera concienzuda a los cabos de cáñamo hasta dejarlos finos, afilados y suaves para poder pasar por los agujeros que con la lerna hacía y así coser y unir el molde diseñado en el cuero y cortado con la cuchilla a la suela del zapato. Allí podía pasarme horas enteras mirándole. Era la paz y la ternura, sin prisas y sin que apenas se notara el transcurso de las horas, sin embarbo sucedía todo lo contrario si entraba por la puerta izquierda y negocio de mis padres. Había ruido y bullicio y lo primero que se percibía por los sentidos olfativos era el olor a cocido, potaje, calamares fritos, aceitunas, vino, vinagre y un sin fin de aromas entre mezclados y envueltos en ese alboroto de voces, tintinear del cristal de las botellas y los vasos, los platos entrechocar al recogerlos o al ir al fregadero de la cocina, donde mi madre y la persona que le ayudaba, se afanaban en freír pescado y arreglarlo al mismo tiempo, hacer el cocido o el potaje para que comiéramos con tiempo de volver al cole de nuevo y hacer un sin fin de trabajos que derramaban olores diversos, sabores distintos y texturas muy diferentes para que mi padre sirviera a la numerosa clientela.

Nani. Agosto 2011.



viernes, 5 de agosto de 2011

AQUELLOS MONITORES QUE..


El dibujo se lo he cogido prestado a Maria Pan

Cuando preparaba el carnet de conducir, le tocó un monitor un poquito cotilla, ¡ya se sabe en los pueblos pequeños que todos sus habitantes suelen estar unos pendientes de otros!, pero ella era distinta e intentó demostrarle que no le interesaba que fulanito fuese todos los días y a la misma hora a casa de setanita. A ella lo que le interesaba era hacer carretera, solucionar problemas posibles a la hora del examen y saber cuales eran las dificultades más normales, como se utilizaba el freno de mano o como debía enfrentarse a una rampa y evitar que el coche se le calara. Entonces cuando ya se cansó de todos los días escuchar lo mismo, como pudo se lo comunicó al monitor. No quería ofender a nadie, pero tampoco quería estar pagando para escuchar chismes, así que aquella mañana le dijo: “Señor, yo practico la filosofía de los tres monos sabios o chinos”. Se le quedó mirando y dijo que no sabía que era eso ni a qué venía su comentario. En aquel momento no le quedó más remedio que ganarse su antipatía cuando le respondió: “Esos monos tienen un fin, el primero se tapa los ojos porque dice que es ciego, el segundo dice que se tapa las orejas porque dice que es sordo y el tercero se tapa los ojos porque dice que es ciego”.


Nani. Agosto 2011.

sábado, 30 de julio de 2011

ATARDECER DE JULIO


Está anocheciendo y deseo ver esconderse el sol mientras paseo por la tranquila playa donde ya se está recogiendo todo el personal para ir a descansar un rato y después volver a salir con la brisa de la noche.

El agua golpea mis tobillos y resulta tan agradable y reconfortante que me quedaría aquí paseando toda la noche.

Inmortalizaría la puesta de sol mientras es acunado por las olas. Lo dejaría clavado en mis pupilas para que se quede por siempre en mi retina y durante el resto del año, me recuerde la frescura que siento en mis pisadas, el oro reflejado en el agua, la brisilla aún calentorra en mi rostro, el revuelo de mi cabello que se enreda sin importarme en absoluto, porque la vida que se vive intensamente, no necesita de buenos peinados, elegantes trajes, ni zapatos de oropel.

Hoy mis pies dejarán de estar inflamados, mi corazón se llenará de vida y podré cantar esa canción que dice algo así como:”Gracias a la vida que me ha dado tanto…”

Nani. Julio 2011.


jueves, 21 de julio de 2011

EL MENSAJE

Este año hemos decidido pasar las vacaciones en la montaña y cuando me levantaba por las mañanas, si madrugaba me iba a caminar por los alrededores de la cabaña que habíamos alquilado y conseguía despertarme del todo oliendo la retama, el tomillo, las jaras, junto a los trinos de los gorriones, los vuelos bajos de las golondrinas que llegaron a tocarme en ocasiones el pelo y el sonido del agua de las fuentes y más adelante, del río que a lo largo de su camino, salta, juega, se esconde y vuelve a saltar. Cuando llegaba a su altura, me gustaba sentarme a la vera e incluso meter los pies y refrescarme por un ratito, mientras descansaba apoyada en una roca o en el tronco de un árbol.

El día que recuerdo con mayor cariño, fue cuando como casi todos los días, me senté a descansar con los pies metidos en el agua y fue a tropezar en mi pierna una botella que incluso me hizo algo de daño, ¡gracias a que no era de cristal porque se hubiera roto o incluso me hubiera herido! Era una botella de las que se usan para los refrescos de dos litros y aunque estaba aparentemente vacía, el impacto por la velocidad en mi pierna, fue algo, algo más bien sorprendente aunque el roce produjo un impacto que me dolió un ratito. Pude reaccionar a tiempo para agarrarla y que no se escapara y siguiera su curso. Seguramente la persona que la puso dentro del cauce, pretendía que llegara a la desembocadura y fuera encontrada en cualquier playa, pero hete aquí, que tropezó en mi pierna y fue agarrada por mis cinco dedos de la mano izquierda. Cuando la tuve delante de mis ojos, pude con gran asombro descubrir que dentro había enrollado un papel ceñido con una goma para evitar que dejara de ser un rollo y descubriera lo que en su interior se escondía. Abrí la botella y con cierto trabajo, conseguí extraer el rollo de papel al que con enorme curiosidad quité la goma y desenrollé encontrando el siguiente texto escrito: “Esto que estás leyendo lo ha escrito un ser pequeñito y habitante del bosque donde nace el río, porque aunque te extrañe, en el bosque vivimos unos seres diminutos que velamos por los humanos y su entorno, aunque ya los humanos se dedican a destrozar la naturaleza y vamos a tener que salir de los lugares donde llevamos viviendo durante infinidad de siglos. Me duele que a mis 500 años deba ir a vivir a otro lugar si no nos queman antes o arrancan los árboles milenarios que son lo que nos cobijan y nos dan sombra, nos protegen y nos dan alimento. Me da pena porque los humanos no saben o no quieren saber que nosotros velamos por su bien estar, hace mucho tiempo que quisieron desentenderse y las nuevas generaciones ni siquiera saben que existimos pero que si dejáramos de hacerlo, las hojas de los árboles estarían sucias y los árboles se morirían. Nosotros nos deslizamos para limpiar las hojas y ellas aspiran mejor el aire que necesitan, otros dejamos caer las hojas viejas que sirven de abono y de refugio a nuestras moradas, etc., etc. Esta misma botella que utilizo, es para decirte que no debéis dejarlas tiradas en cualquier sitio y menos, en los bosques que a veces en vez de ser el pulmón de las ciudades, se convierte en un basurero donde será imposible vivir. De seguir así, contaminará nuestras vidas y seguido las vuestras, por eso hemos recogido todas las que hemos podido y os hemos mandado el mismo mensaje. Esperamos que algunos seáis en esta ocasión tan curiosos como imagino has sido tú y deseo cuentes esta historia del “Mensaje en una botella” a tus hijos, sobrinos, nietos y amigos, porque así todos sabréis que habrá que hacer para que nuestros bosque brillen y respiren como es debido, ya sabes que en ello está que gocemos de buena salud o seamos tan necios de mandar todo al garete".


Nani. Julio 2011.

domingo, 10 de julio de 2011

ORGASMO EN LA COCINA


He pasado el día cocinando y haciendo pruebas para mi nuevo libro de cocina. Con la excusa de que era mi cumpleaños, he hecho un pastel de queso gorgonzola, secreto ibérico a la sal con salsa de champiñones, una ensalada que ha salido de muerte y para terminar, una charlotte con mousse de cerezas que era una delicia, así que cuando he terminado de cocinar y he visto la cara de los míos a la mesa, he tenido un enorme orgasmo de placer que me ha cargado las pilas para el resto de semana. Es día ha terminado placentero.

Nani. Julio 2011.

sábado, 2 de julio de 2011

CUANDO ME CONVERTÍ EN VIENTO


El dibujo se lo he cogido prestado a Mariapan

Amanecer es ser viento

Graciela Barrera

Cuando me convertí en viento, supe que estaba impregnada de semillas que a mi vez, iba esparciendo por donde pasaba para hacerse vida.

Cuando me convertí en viento, mi pelo ya no me pertenecía porque se hizo manto para quitar frío.

Cuando me convertí en viento, mis lágrimas fueron lluvia que refrescó el desierto.

Cuando me convertí en viento, mis manos fueron caricia cuando la soledad se hizo hielo.

Cuando me convertí en viento, mis pies hicieron de los guijarros alfombra que suavizó el camino.

Cuando me convertí en viento, mi sonrisa se hizo música, murmullo y beso.

Cuando me convertí en viento, todo se suavizó, fue más sencillo y la vida andando se hizo camino.

Nani. Junio 2011.

sábado, 25 de junio de 2011

CONVERSACIÓN A LA IZQUIERDA Y A LA DEREC


Así comenzó aquello que podríamos llamarle conversación y que en algunos momentos pensaba que era una algarabía que no nos llevaría a ningún sitio.

El de la derecha decía que tenía más privilegios, ya que la historia demostraba que el lugar de preferencia en una mesa, o en cualquier acontecimiento siempre había sido “la derecha”. Que Dios siempre colocaba a la derecha suya a los que se habían portado bien y a la izquierda a los de más baja categoría, a los que no habían hecho méritos y a los más envidiosos, codiciosos, etc. Los ricos siempre estaban en el lugar privilegiado y así un sin fin de sandeces que no tenían sentido ni nos llevaban a ningún sitio, porque cuando le pregunté a mi pie derecho que a que venía aquella parafernalia y en que basaba todos aquellos argumentos, me dijo que él era el que daba el primer paso, que siempre iba por delante y por lo tanto era más importante. No tube más remedio que responder porque la tontería era ya suprema, por lo tanto le dije: “Tú no eres nadie porque formas parte de un todo que es mi cuerpo en su totalidad, con la cabeza, tronco, brazos y dos piernas, IZQUIERDA Y DERECHA. Que él pie derecho, se creía muy importante pero que no era nada sin el izquierdo que le apoyaba para que diera ese primer paso, ¡que por supuesto era primero en algunas ocasiones y según fuese la situación!, que él pie derecho, no era nadie sin mi corazón y todas mis arterias, que él pie derecho, no podría tener salud si enfermaba el pie izquierdo, que él pie derecho, no iría en concordancia si se pintaba solo las uñas y dejaba las del pie izquierdo sin pintar, que él pie derecho, se cansaría y envejecería mucho antes si no fuera a la par del pie izquierdo y así un largo etc, que acabó con aquello que quemó mi paciencia y con todo lo que hasta aquel momento se había entendido por las normas de convivencia y porque en esta vida formamos un TODO que si se resquebraja una ínfima parte de ese todo, irá mermando facultades y acabará destrozando lo que podía ser, como en este caso, todo mi yo". Así que les dí un ultimátum. Si no iban a la par, sería yo quién dijera la última palabra y se acabarían todas las libertades, confianzas y sobre todo, bien estar, para terminar en una dictadura cruel que al final a todos nos llevaría a un declive y a perder toda clase de satisfacciones normales del ser humano.

Nani. Junio 2011.


miércoles, 1 de junio de 2011

AUSENCIA POR UNOS DÍAS.

ESTE BLOG PERMANECERÁ UNOS DÍAS DE VACACIONES

BESICOS MUCHOS

NANI

viernes, 27 de mayo de 2011

PUERTA DEL SOL

















Después del día de votaciones que hemos vivido, de haber estado emocionada y pendiente día a día de “Puerta del Sol” y de todos los jóvenes que se han sumado al evento, hoy me toca elucubrar y estar pendiente de todo lo que se dice, porque me han demostrado que a partir de estos acontecimientos, la vida de nuestro país ha dado un giro y nos da motivos para hablar con más conocimiento de causa, procurar lubricar nuestros pensamientos y las palabras que decimos para definir el hecho y a los nuestros.

Nani. Mayo 2011.

martes, 24 de mayo de 2011

AL DESPERTAR LA MAÑANA


El dibujo se lo he cogido prestado a María Pan
El sol lucía hoy espléndido y después de tantos días de lluvia, me apetecía salir a caminar, notar la caricia de los rayos solares y respirar el aroma de las flores silvestres, percibir la suave brisa mañanera y sentirme acompañada por el dulce revoloteo de las primeras mariposas, admirad sus múltiples colores y disfrutar las madrugadoras melodías de los pajarillos saludando al nuevo día, en los nidos de los árboles del camino.
Sin apenas darme cuenta, atravesé el corazón de mi ciudad y mis piernas se encaminaron hasta “La Ciudad de la Luna”. Una vez allí, mis ojos se quedaron clavados en el paisaje que tenía al frente espléndido como no podía ser menos. El castillo que preside el pueblo que me vio crecer, lucía sus primeras galas y sonreía a los habitantes que en ella vivimos, infundía alegría y confianza y cuando volvía a casa, lo hacía contagiada por una alegría y optimismo que presiento me va a durar todo el día.
Nani. Mayo 2011.

lunes, 16 de mayo de 2011

AL FINAL LLEGÓ LA TERNURA



El dibujo se lo he cogido prestado a María Pan

Últimamente me he inquietado bastante a partir de escuchar en los informativos que hubo un tráfico enorme de bebés en los hospitales españoles.

A mi hija la tuve en 1977 y cuando llegué a la exploración médica, me dijeron que tenía casi seis cm de dilatación. Para ser primeriza me comentaron que todo iba muy bien y que pariría rápidamente puesto que estaba casi todo hecho, pero cuando llegué al paritorio y sin más, me dijeron que tenían que anestesiarme, que las cosas no iban muy bien y que había que hacerlo. Entonces si me asusté porque en esos momentos si que me sentí primeriza e indefensa. Si unos momentos antes todo iba bien, a ¿que se debía ese cambio tan brusco ya que todo había seguido el mismo ritmo, que era lo que pasaba? Mi primera reacción fue decir que no, que no quería que me durmieran, que quería ver nacer a mi hijo o hija, (entonces no nos lo decían todavía), pero no me dio tiempo a nada más, porque lo último que recuerdo es eso precisamente, ya me estaban cogiendo la venas y no recuerdo nada más. Después cuando desperté, mi marido me dijo que lo hice moviendo la cabeza de un lado a otro y diciendo: “No, no quiero” y además gritaba y me dieron unos cuantos guantazos para que despertara del todo. No recuerdo nada de todo esto, como digo es lo que él me contó, tan sólo recuerdo a mi marido diciéndome que habíamos tenido una niña muy bonita y ya solo pensé en quererla ver. La niña nació a las ocho de la tarde de un sábado, pero no la vi hasta las doce de la noche. Tenía la cabecita cubierta y según me dijo el recién estrenado papá (mi marido), que era para que no me impresionara ya que la debieron sacar con ayuda de ventosa y tenía abombada la cabecita. Y a partir de ahí todo siguió su curso normal, aparte de que yo estuve molida, me dolía todo el cuerpo como si me hubiera pasado un elefante por encima, sangré muchísimo, tuve anemia y unos puntos que me dolieron enormemente y que tardaron en curar, pero gracias a Dios y lo más importante, es que mi niña seguía su crecimiento normal (con todas las cosas normales que les pasa a los niños recién nacidos, pero normal), todo así hasta el día de hoy que es una mujer preciosa, responsable y posiblemente, mamá algún día si así lo decide ella y su pareja. Después cuando iba a las revisiones, preguntaba el motivo por el cual me robaron el nacimiento de mi hija, “¡PORQUE ME LO ROBARON! Nunca me dieron una respuesta convincente y ahora cuando escucho las noticias que comentaba al principio, pienso: ¿Y si pretendían quitármela? ¿Y si habían decidido darla y decirme como a muchos padres que nació muerta? Siento un frío enorme nada más pensarlo, por lo que hubiera pasado si hubiera sido el caso y me muero de espanto por las personas que hoy denuncian este hecho y se quedaron sin sus hijos.

Lo cierto es que todo esto me marcó mucho y siempre pensé que si tenía un nuevo hijo, no permitiría que ocurriera lo mismo. Por entonces solo pensaba que me robaban el hecho de vivir el nacimiento de mis hijos, así que a los dos años quedé de nuevo en estado y mi fijación era hacer lo posible para que no volviera a suceder lo mismo que con mi hija y cuando llegó el momento, debieron controlar las contracciones y me dejaron inmovilizada con esas espantosas correas que nos ponen y que no nos dejan casi respirar. Esta vez el niño (porque fue un niño), decidió nacer antes de lo que preveían los doctores, así que hubo que trotar por pasillos y llegar al paritorio casi con el niño fuera, pero mientras tanto, pedía y suplicaba que por favor no me anestesiaran y tanto debí decirlo, que las dos personas que me atendían (dos mujeres encantadoras), me pidieron que me tranquilizara, que si de algo me servía, sería yo misma si me apetecía la que tirara de mi hijo cuando empezara a asomar a este mundo. Ellas cumplieron y con dos empujones mi hijo ya asomaba la cabeza, me pusieron unos guantes y cuando el músico (porque hoy es músico) empezó a dar su primera nota, me ayudaron a incorporarme y tiré de un precioso niño que se acurrucó contra mi cuerpo y fue lo más bonito que me ha pasado nunca. Esta experiencia me llenó de ternura, borró en parte el dolor que tenía guardado por no haber podido ver nacer a mi hija y puedo garantizar, que no me dolió nada mi cuerpo como la vez anterior, no sangré, no tuve anemia, no hubo puntos y me hizo la mujer más feliz del mundo, pero no me quitó del todo esa parte de mi vida que me robaron y que me dolerá siempre y ahora además surge esa duda que me hace pensar que de no haber estado protegida por Dios y mi suerte, hoy podía ser una madre de esas que buscan desesperadas a sus hijos.


Nani. Mayo 2011.

miércoles, 11 de mayo de 2011

COSAS DE NIÑOS


Cuando era niño y llegaba la primavera, subía con mucha dificultad a la parte de arriba del armario. Sabía que allí todos los años mamá guardaba los huevos de mis gusanos de seda. Me tenía prohibido coger la escalera, pero aunque pesaba mucho, siempre le desobedecía y miraba, si veía que ya habían cambiado de color le decía a mamá que me los bajara para ir vigilando y ella se hacía de nuevas y los alcanzaba. Cuando pasaba algún tiempo y el calorcito se reafirmaba, las larvas diminutas iban saliendo y por supuesto ya tenía preparadas las hojas de moral. No quería que pasara como aquel año que cuando miramos, habían salido y por falta de sustento murieron todos. Lloré como un niño puede llorar por la vida perdida de sus mascotas, ¡nunca volvió a pasar! Y los años siguientes, cuando salían tenían sus hojas fresquitas que recogía a la salida del colegio en la avenida de los morales y guardaba en el lugar más fresco de casa, envueltas en un trapo siempre húmedo. A veces no alcanzaba, pero siempre había algún jubilado o amigo de papá que me ayudaba y alguna vez, me las traían a casa. Más tarde supe que mamá llamaba a un amigo y le pedía que trajera hojas de su casa. Me encantaba llegar del colegio y limpiar la caja. Al principio no los tocaba para que no se “encanijaran” (según decía mamá), pero después los pasaba a las hojas grandes y frescas, quitaba todos los desperdicios resecos y cacas y volvía a meterlos. Había comenzado la crianza de mis preciosos gusanos. Crecían con una rapidez increíble y me daba pena cuando hacían el capullo, aunque me podía pasar horas mirando primero como comían y luego, como iban tejiendo y tejiendo hasta quedar envuelto del todo y dentro del capullo que solían tener unos colores preciosos y llamativos. Después y al cabo de unos días salía la crisálida, pero ya no me gustaba, como niño me impresionaba mucho el cambio y lo que hacían después, recuerdo que la primera vez me asusté mucho y le dije a mamá que se habían pegado por el culete, que los separara ella que a mí me daba miedo y les podía hacer daño, pero ella con una sonrisa me dijo que era normal, que eso lo hacían para tener huevos, pero o no lo entendía o no se bien que me pasaba, lo que si recuerdo es que ya no me gustaban tanto mis gusanos, ¡quizá presentía el final y es duro para un niño!. Después guardaba los huevos y el año siguiente empezaba con la misma ilusión la primavera y el verano.

Nani. Mayo 2011.

lunes, 9 de mayo de 2011

EL TAPER


Este gordo ocupa mucho lugar y va a ser como la gota que reboza el vaso. Al igual que una discusión de matrimonio mal avenido, va a generar una trapisonda que después vamos a lamentar cuando pongamos la tapadera y ni tú, ni tus compañeros los vais a disfrutar.

- Pásame el taper y sustituyo el grueso y grandote por este otro que se ajustará como anillo al dedo.


Nani. Mayo de 2011.

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE