miércoles, 2 de febrero de 2011

SUPERFICIAL HERIDA




El dibujo se lo he cogido prestado a María Pan

La bala en la sien pasó rozando. Una herida superficial que apenas dejaría huella fue el recuerdo que le dejó, aunque el miedo si atravesó el cráneo y penetró de lleno en lo más profundo para toda su existencia. No se andaba con chiquitas y fue la providencia la que le salvó la vida, aunque nadie le salvó del dolor y el maltrato derramados en el plasma y en cada poro de su piel.

Nani. Febrero 2011.

Safe Creative #1103018610120

15 comentarios:

  1. a nivel laboral viví algo así hace años, sin secuelas, todo un roce, celos, amor, odio.

    ResponderEliminar
  2. Heridas superficiales y huellas profundas. Pocas veces es al revés.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. hay heridas que no dejan maraca visible y son mas profundas…

    ResponderEliminar
  4. La providencia tiene sus razones para salvar una vida. Sin embargo, dolor y miedo suelen quedar alojados en la profundidad del cerebro, un lugar de difícil acceso.
    Mientras algunas heridas cierran por fuera, y a veces ni siquiera dejan cicatrices, otras quedan abiertas, a veces, para siempre.
    Muchos Besicos mi Nani Querida! A mogollón y a puñaítos alcalaína guapa!

    ResponderEliminar
  5. Churra patatera la suya!!!
    Menuda suerte la tuya con los dibujos de "esa" pintora

    ResponderEliminar
  6. Un momento extremor de terror puede producir amnesia y hasta lagunas mentales

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que cuando hay algún tipo de maltratos, las palabras son como balas :)

    Besicos

    ResponderEliminar
  8. Algunas heridas son superficiales a siple vista, pero dejan otra mucho más profunda allí donde no se pueden ver...

    Eriza la piel, Nani.

    Muchos besicos.

    ResponderEliminar
  9. hola nani!
    llego desde el blog de susana,estuve recorriendo esta, tu casa, que verdaderamente está encendida.volveré por aquí

    besos*

    ResponderEliminar
  10. A veces basta el mínimo roce...

    ResponderEliminar
  11. Son las que más duelen, esas que se quedan presas entre nuestros entresijos urgando como un cuchillo afilado.
    Seguramente más de uno hemos vivido esa amarga experiencia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. las heridas en el alma son las que más duelen

    ResponderEliminar
  13. La mente propia se las arregla para herir el espíritu (también para sanarlo).


    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Nani, ya recibí tu sobre, me ha gustado mucho, no encuentro tu mail. Muchas gracias. Un beso.

    Manu

    ResponderEliminar
  15. Y pensar que es lo que vivimos diariamente en este país que habito.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.