sábado, 30 de abril de 2011

CONFUNDIDA


La noche es clara y la luna ilumina la calle y mi habitación. En las noches de plenilunio me gusta mirar antes de meterme en la cama, ver como se dibujan las sombras de los edificios, árboles y notar como su luz se adormece junto a mi almohada. Esas sombras me acunan, me cantan nanas y me dejan luceros sobre mi cabecero.

Por eso mismo y por esa influencia que ejerce, me he sobresaltado cuando he apagado la luz y le he visto mirando por su ventana. Esta noche no he conseguido escuchar la dulce canción, sino el pavor de lo inesperado y al despertar, he notado un regusto amargo que me ha dejado confundida.

Nani. abril de 2011.

24 comentarios:

  1. La luna puede ser un fantasma que te arranca los hilos del sueño

    ResponderEliminar
  2. Ains ¿No habría un hombre-lobo subido en el árbol, verdad? Si es que...de noche salen los fantasmas, ¡que te lo digo y no me haces caso! jajaja. Besicos. Eres genial.

    ResponderEliminar
  3. Jobar, te las pintas sola para crear el clima especial...ainsss.

    Sobresaltada me he quedado yo al final, con lo "majica" que iba la noche:)

    Por millones de veces repetido: ¡eres única en los relatos!

    Muchos besicos fuertes.

    ResponderEliminar
  4. Esa mirada inesperada ha roto la magia.
    Que no vuelva.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Clarosocuro... Nuca mejor dicho

    ResponderEliminar
  6. Una mirada inesperada ¿sombra, fantasma? Llega para romper el encanto de la noche clara y previsible. Acaso siempre es así, apenas nos acostumbramos a una circunstancia agradable, algo, alguien llega y nada es lo mismo. Las sombras amigables se convierten en amenazas que nos obligan a dormir con un solo ojo, los contornos se desdibujan en figuras terribles. Nada pasa, todo parece igual, la luna sigue presidiendo la noche en forma imparcial, como un juez…y nosotros, humanos al fin y al cabo, luchamos contra nuestra propia naturaleza, mezcla de ángeles y demonios. Quizás las batallas más feroces siempre estén en nuestro interior…donde no hay tregua y lo inesperado en la oscuridad se vive con terror.
    Una vez más Nani, los hilos de tu relato nos llevan por caminos inesperados, es el encanto de las letras, esas letras que amamos. Mil besicos desde esta fría y nublada mañana de domingo otoñal. Felíz día del Trabajador mi “laburante” e incansable Amiga! Gracias por todos los momentos que compartimos de ida y vuelta!

    ResponderEliminar
  7. Que te sigo leyendo eh!!!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. La noche puede ser muy consoladora o tremendamente angustiosa, si las sombras no son las que deseábamos.
    Un abrazo, Nani.

    ResponderEliminar
  9. PARECIERA QUE NECESITARAS SER RESCATADA YA QUE PARECES CONFUNDIDA.

    ResponderEliminar
  10. Me cuento entre los lunáticos, y me alucina (¿aluniza?) que tanta gente asuma como cosa normal que en el cielo nocturno haya algo tan hermoso y tan grande y tan magnético. Las sombras de una noche de plenilunio son tan densas como la tinta china, son la negritud perfecta.

    ResponderEliminar
  11. Me encantan tus textos Nani, pero eso ya lo sabes. Besos miles.

    ResponderEliminar
  12. Confundida, sorprendida y seguro asustada.
    Lo desconocido y lo nuevo, siempre imponen respeto, pero bueno ¿Por qué pensar que no fuera algo alagador,alguien que vela tu sueño o alguna cosa asi romántica?.
    Un beso Nani

    ResponderEliminar
  13. camina ahora con pies de plomo
    o trata al menos de no desesperarte
    con el peso de tus sueños.

    Permite a tu cabeza
    volver sobre tus hombros.
    No busques en la letra menuda,
    cierra aquella ventana
    por la cual entra la neblina,
    no dejes que tu voz se resquebraje
    en batallas verbales que nunca ganarás.

    Date el gusto de aprender a llorar,
    invoca el abrazo que libera.

    ResponderEliminar
  14. Va a ser el miedo. Quizás algún Oniro malo. O sus hermanas horribles, las pesadillas, que deben de ser como las primas feas de Guillermo de Inglaterra.

    Sea como fuere, la Noche mola.

    La palabra 'plenilunio' es la que da miedo. Pero tal vez es por la novela.

    Beso-te.

    ResponderEliminar
  15. bravo!
    giro inesperado en el relato!


    besos*

    ResponderEliminar
  16. La noche encierra muchos misterios... eso se dice y no es un tópico

    ResponderEliminar
  17. Eso nos pasa a menudo, no te apures...

    Besicos

    ResponderEliminar
  18. Incertidumbre...El gusto que nos llega de sorpresa sin saber la razón,el impacto de algo que nos recorre el cuerpo en una silenciosa premonicion,muy bien logrado querida Nani,ya sabes eres maestra en esto de dejarme suspendida en el tiempo.
    Miles de abrazos compartidos cariño.

    ResponderEliminar
  19. Me dio un poco de miedo. Y lo estoy leyendo de noche. Ah.

    ResponderEliminar
  20. El relato me ha dejado intranquilo pensando en esas noches que por el motivo que sea (preocupaciones, pensamientos y demás) no consigues dormir bien.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. ¿Una pesadilla tal vez?...

    Buen día, Nani.

    Besos. Muchos.

    ResponderEliminar
  22. la luna siempre siempre regala noches repletas de juegos de sombras y magia...

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE