viernes, 1 de abril de 2011

EL TROCADERO


Cuando le brota no existe nada más en esos instantes. Prepara su laboratorio. Coge utensilios adecuados y los mejores cuchillos. Secciona, extirpa, limpia, exprime, perfuma y los deja perfectos, más tarde los mete en lo que llama “El trocadero”. Vigila y observa como mutan, hace infinidad de apartados, pruebas y fotos hasta que los deja impecables; anota y finiquita con mesura. ¡Así que imagine como se puso cuando nos comimos todo y aún no había terminado!

Nani. Abril 2011.

18 comentarios:

  1. Pues seguro que se cabrea, es que los impacientes no saben apreciar la perfección de .... ¿Nani de qué?

    Niñaaa! no me hagas pensar a etsa horas del día

    ResponderEliminar
  2. Con justa razón se pondrá de malas, jeje, saludos

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué impacientes! Si se enfada, yo lo apoyo, vaya que sí!
    Para ti, un beso.

    ResponderEliminar
  4. y por qué no lo esperaron!?
    qué impacientes!

    besos*

    ResponderEliminar
  5. Estamos perdiendo las buenas maneras.
    Hay que esperar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. La paciencia es la madre de la ciencia ¿no? pero, hija, algunos somos de letras y no la conocemos muy a fondo...jijijiji

    IM-PACIENCIA VS. PACIENCIA

    this is the question...o no...jajajaja

    Besos de sábado de limpieza jejeje

    ResponderEliminar
  7. Pero es que cuando se hace algo que está muy bueno pues... ah, ya, se enfadó porque no le dejaron nada.

    ResponderEliminar
  8. Hago lo mismo con mis sentimientos. Los tengo en el laboratorio. Los diseccionaría, los mataría, si supiera hacerlo. Y al final acabo sintiéndome sola a destiempo, porque no me bastan las compañías otorgadas. Y seguramente soy una desagradecida, y no puedo poner 'jaja' ni memez semejante, pero ej que las que nos hemos muerto alguna vez sabemos que no hay microscopio que valga cuando de llorar se trata.

    Biquiños musicales.

    ResponderEliminar
  9. Hay gente que es lenta para comer, así que oveja que bala, bocado que pierde

    Besicos

    ResponderEliminar
  10. pero ¿qué se come? aggg que no me entero.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Es que algunas veces vamos arrasando sin esperas...

    Un buen enfado, como dios manda, se tuvo que coger.

    Muchos besicos, niña.

    ResponderEliminar
  12. ¡Si es que...! El chiquillo se mete en su laboratorio, y allí se le va el tiempo (como a cualquiera) haciendo lo que le gusta. Claro, llega la hora de comer y... ¡Venga, vamos...! ¡¡A comer!! Pero él, en lo suyo. ¿Y qué pasa? Pues que cuando llega, se acabó lo que se daba, y si la comida la preparaste túuu, pues que quieres que diga, ¡ummmmm! Otra vez le apartais un platico, jajajaja
    Besicos, tesoro

    ResponderEliminar
  13. Jajajajajajaja! Estoy un poquito como Driada! Creo que dejaron ese pequeño científico "debajo de la mesa" como decimos aquí, cuando no se espera a uno de los comensales!

    Si así fuera, me sumo a la lista de los impacientes, una comida servida no espera y yo tampoco! Jajajajajaja!

    Muchos, pero muchos muchos Besicos mi Nani, ya ves que estoy comenzando lentamente a incorporarme a la blogosfera! Más besicos Preciosa y espero que estés maravillosamente bien ¿si?

    ResponderEliminar
  14. No hay que interrumpir nunca a un genio... y menos para comerse su obra ;-)

    ResponderEliminar
  15. Después de estar tan centrado en su faena que no le esperen a comer es una verdadera faena. Enfado comprensible.

    Besos varios.

    ResponderEliminar
  16. ¡Ostras qué enfado!... pero... el que espera se desespera, ¿verdad?.

    Me hiciste reír, Nani.

    Eres genial.

    Besos... No... Besicos. Muchos.

    ResponderEliminar
  17. jajajaj...Mi querida Nani!
    Un tanto enigmática cariño,esto de la paciencia es el tema del día.
    Besicos guapa mía!

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.