lunes, 9 de mayo de 2011

EL TAPER


Este gordo ocupa mucho lugar y va a ser como la gota que reboza el vaso. Al igual que una discusión de matrimonio mal avenido, va a generar una trapisonda que después vamos a lamentar cuando pongamos la tapadera y ni tú, ni tus compañeros los vais a disfrutar.

- Pásame el taper y sustituyo el grueso y grandote por este otro que se ajustará como anillo al dedo.


Nani. Mayo de 2011.

17 comentarios:

  1. Son muy útiles esos recipientes, ¿¿qué habrá de cierto que el vapor de los alimentos con el que desprende el plástico causa cáncer?? Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Uuuy, es que si que son útiles, pero hay unos que si son solo par estorbar! Jejeeje, saludos!

    ResponderEliminar
  3. Los tapers gordos están condenados al fracaso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Monodosis, a la medida de cada uno, del sitio donde va a estar, sin falta ni desperdicio.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Y bueno, qué decir, creo que de entre todos los recipientes que tengo en casa, no hay uno solo al que le embone alguna de las tapas que tengo en casa...

    ResponderEliminar
  6. Los grandes sirven solo en algunas ocasiones, tan solo ocupan mucho sitio y te vuelves locas para colocarlos... y totalmente de acuerdo con Necio: las tapaderas no cazan ni una.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Entre más se tienen menos orden tengo,es decir que el numero de ellos no es sinónimo de orden,entre más grandes peor.!
    BESICOS A MONTON REINA!

    ResponderEliminar
  8. Son prácticos, y de larguísima duración. Antes solo se vendían en domicilios particulares, en reuniones, pero he visto ahora una tienda de ellos... La verdad es que yo soy gran usuaria de ellos.
    Un beso, Nani.

    ResponderEliminar
  9. Los más pequeñicos los mejores aunque eso de las tapas...¡me cuesta un mundo enocontrarlas y que casen!.

    Escribes unas letras preciosas de lo que menos se puede imaginar una:))

    Muchos besicos, guapa.

    ResponderEliminar
  10. Jajajajajajaja! Me sucede lo mismo que a nuestra América, muchos taper son un caos y nunca se encuentran cuando los necesitamos. Aparecen los grandes e incómodos cuando necesitamos los pequeños y viceversa. Y bueh, Nani, igual no puedo presumir de una cocina o un freezer ordenado, son el espejo de esta Amiga tuya jajajajajajaja! Mil besicos Preciosura, con todo cariño!

    ResponderEliminar
  11. Nunca los encuentro, se me pierden las tapas, no doy con el tamaño justo cuando necesito usarlos. Y termino poniendo la comida en los recipientes plásticos desechables (pero que yo guardo como tantas) en que vienen los helados. De todos modos recién llegué del supermercado, y acabo de comprar dos taper más bien chicuelos, iguales al de la foto, para que mi niña se lleve la comida al trabajo.
    Besotes, Nani.

    ResponderEliminar
  12. El taper y la cinta de vídeo están llorando en un rincón. Junto a ellos está Marujita Díaz. Joder, qué tropa, como dijo aquel.

    Biquiños moitos.

    ResponderEliminar
  13. Jajaja...muy bueno.
    Me hiciste recordar que yo vendí por mucho tiempo esos productos. Me ganaba premios.
    Abrazos preciosa.

    ResponderEliminar
  14. Los tupper fueron mis amigos durante meses el año pasado!!

    besicos

    ResponderEliminar
  15. Qué imaginación!!! Siempre me sorprendes Nani. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  16. ja ja ja me veo reflejada...tanto cacharrito que se cae, tropiezan unos con otros, no caben, se pierden las tapas...
    gracias por la risasonrisa

    ResponderEliminar
  17. Gordos y flacos, son amigos todos.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.