sábado, 25 de junio de 2011

CONVERSACIÓN A LA IZQUIERDA Y A LA DEREC


Así comenzó aquello que podríamos llamarle conversación y que en algunos momentos pensaba que era una algarabía que no nos llevaría a ningún sitio.

El de la derecha decía que tenía más privilegios, ya que la historia demostraba que el lugar de preferencia en una mesa, o en cualquier acontecimiento siempre había sido “la derecha”. Que Dios siempre colocaba a la derecha suya a los que se habían portado bien y a la izquierda a los de más baja categoría, a los que no habían hecho méritos y a los más envidiosos, codiciosos, etc. Los ricos siempre estaban en el lugar privilegiado y así un sin fin de sandeces que no tenían sentido ni nos llevaban a ningún sitio, porque cuando le pregunté a mi pie derecho que a que venía aquella parafernalia y en que basaba todos aquellos argumentos, me dijo que él era el que daba el primer paso, que siempre iba por delante y por lo tanto era más importante. No tube más remedio que responder porque la tontería era ya suprema, por lo tanto le dije: “Tú no eres nadie porque formas parte de un todo que es mi cuerpo en su totalidad, con la cabeza, tronco, brazos y dos piernas, IZQUIERDA Y DERECHA. Que él pie derecho, se creía muy importante pero que no era nada sin el izquierdo que le apoyaba para que diera ese primer paso, ¡que por supuesto era primero en algunas ocasiones y según fuese la situación!, que él pie derecho, no era nadie sin mi corazón y todas mis arterias, que él pie derecho, no podría tener salud si enfermaba el pie izquierdo, que él pie derecho, no iría en concordancia si se pintaba solo las uñas y dejaba las del pie izquierdo sin pintar, que él pie derecho, se cansaría y envejecería mucho antes si no fuera a la par del pie izquierdo y así un largo etc, que acabó con aquello que quemó mi paciencia y con todo lo que hasta aquel momento se había entendido por las normas de convivencia y porque en esta vida formamos un TODO que si se resquebraja una ínfima parte de ese todo, irá mermando facultades y acabará destrozando lo que podía ser, como en este caso, todo mi yo". Así que les dí un ultimátum. Si no iban a la par, sería yo quién dijera la última palabra y se acabarían todas las libertades, confianzas y sobre todo, bien estar, para terminar en una dictadura cruel que al final a todos nos llevaría a un declive y a perder toda clase de satisfacciones normales del ser humano.

Nani. Junio 2011.


16 comentarios:

  1. Aquí cada cual va a la suya.
    Cuando hace unos años la economía iba bien nadie protestaba.
    Todos iban a por el dinero y lo de la democracia real le importaba un pepino a todo el mundo.
    Cuando la economía se ha hundido ahora todos son Abraham Lincoln.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. y cuando sea al reves tendremos de nuevo este argumento..cuento de nunca acabar..beso

    ResponderEliminar
  3. Ya hace tiempo que al zurdo no se le ata la mano y eso costó lo suyo, ahora tanto si se usa la derecha como la izquierda nadie se escandaliza, aunque todavía sigue siendo minoritario los lugares en que a los que se mueven con la izquierda se les trata en igualdad :) ¿ pero no iba de manos verdad? Tú, hablas de pies. Un besazo que te llamo

    ResponderEliminar
  4. Yo es que, tu lo sabes, soy más de siniestras...

    ResponderEliminar
  5. Pocas cosas más detestables que escucharle a alguien defender un privilegio, razonarlo, tratar de hacerlo valer, saber lo convencido que está de ello y de lo culpable que es de todos los males que ha conocido el hombre. Tú lo explicas perfectamente: de qué le vale al pie derecho dar un primer paso si el izquierdo no lo acompaña en el segundo, si no se alternan ambos, si no se ponen de acuerdo en el acto de caminar, de hacer camino.

    ResponderEliminar
  6. Que alegría querida Nani de tenerte de nuevo entre nosotros.
    Seguro que todo ha ido bien y ya vas de nuevo a deleitarnos con tus "conversaciones", como esta última que está muy, pero que muy bien...
    Un beso de bienvenida con mucho cariño

    ResponderEliminar
  7. Destra! Sinistra! ma che cosa e`? Decía mi nono italiano, a quien sin dudas, le hubiera gustado mucho esta “conversación”. Bienvenida a casa Naniiiiiiiii!!!!! Qué alegría leer de nuevo tus letras, se te echaba mucho de menos!
    Inteligente planteo que invita a reflexionar profundamente sobre esa discusión interminable de Izquierda y Derecha, que al decir de Ortega se trata de “hemiplejia moral”.
    Junto a este abrazo muy fuerte, van un montón de besicos con todo mi cariño. Me consta que estás guapísima y es otro motivo de alegría!

    ResponderEliminar
  8. Haces bien, que luego los pies se et suben a la parra!!

    Besicos

    ResponderEliminar
  9. Bienvenida! Besitos
    Deberíamos aprender a pensar en más que dualidades, crear cosas/ideas/líneas múltiples de mezclas.

    ResponderEliminar
  10. Y los ambidiestros dónde quedamos?

    Bienvenida preciosa, cuídate, descansa y que te hagan de comer! Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  11. Zoy máz de izquierdaz. Qué le vamoh a hazé.

    Oh, maigod. Hoy es el Orgullo. Hoy fiezta.

    ¿Qué tal estos días de asueto?

    Besísimos sin machete.

    ResponderEliminar
  12. no me llevo con la derecha....


    buenavuelta,nani! (ahora soy yo la que se irá por un tiempo)

    mil besos*

    ResponderEliminar
  13. Decía Ortega, poco más o menos, que ser de izquierdas o ser de derechas sólo es una forma de estupidez...

    ResponderEliminar
  14. ¿Un bonito cuento con lecturas políticas o una lectura política en forma de bonito cuento?
    Sea como fuere, me gustó!

    ResponderEliminar
  15. ¡Volviste al fin!
    Pero veo que tienes trabajo y con peligro de dictaduras.
    Muchos besos, Nani.

    ResponderEliminar
  16. Bienvenida de nuevo Nani,y con esta conversa de lo mas reflexiva una mano lava la otra,no hay paso importante sin apoyo, solos no podemos a veces cuesta entenderlo.
    Besicos guapa!

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.