sábado, 30 de julio de 2011

ATARDECER DE JULIO


Está anocheciendo y deseo ver esconderse el sol mientras paseo por la tranquila playa donde ya se está recogiendo todo el personal para ir a descansar un rato y después volver a salir con la brisa de la noche.

El agua golpea mis tobillos y resulta tan agradable y reconfortante que me quedaría aquí paseando toda la noche.

Inmortalizaría la puesta de sol mientras es acunado por las olas. Lo dejaría clavado en mis pupilas para que se quede por siempre en mi retina y durante el resto del año, me recuerde la frescura que siento en mis pisadas, el oro reflejado en el agua, la brisilla aún calentorra en mi rostro, el revuelo de mi cabello que se enreda sin importarme en absoluto, porque la vida que se vive intensamente, no necesita de buenos peinados, elegantes trajes, ni zapatos de oropel.

Hoy mis pies dejarán de estar inflamados, mi corazón se llenará de vida y podré cantar esa canción que dice algo así como:”Gracias a la vida que me ha dado tanto…”

Nani. Julio 2011.


14 comentarios:

  1. Estás radiante!!!

    Que te dure siempre.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Cosas tan sencillas de hacer como la que describes son las que nos llenan de energía y de ganas de vivir. Disfruta de ello.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Holaaaaaaaa Nani! cerramos Julio y rumbo al descanso de agosto,demos gracias,la vida es esplendorosa.
    Besicos a montón!

    ResponderEliminar
  4. La felicidad de las cosas sencillas.
    Disfruta, querida Nani.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta como te describes.
    La experiencia del mar por la tarde es todo un placer.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Vale, cantemos... Pero sólo si es en la versión de Mercedes Sosa.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Yo te juro te lo hice: "dejé clavado en mis pupilas para que se quede por siempre en mi retina y durante el resto del año".
    es hermoso lo que relatas y sí, yo lo hice y me ayuda a pasar este invierno polar, que estamos sufriendo en nuestro paisito.
    Cariños tibios que te acaricien el alma, te mando desde Uruguay.
    Bea

    ResponderEliminar
  9. La playa, el mar, nos sienta tannnn bien. Sigue disfrutando y tan feliz. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Son los momentos en que, como dice Violeta Parra, se distingue lo negro del blanco. Dar Gracias a la Vida es también honrarla Nani, como lo hacen tus letras.
    Hay quien simplemente se traga todo sin tomar el gusto y digiere mal y pide más, como si en la cantidad estuviera el secreto. Y quien disfruta intensamente lo que recibe, como es tu caso.
    Sé muy feliz Amiga, mucho. Y dejá que la Vida te mime, ella sabe.
    Mil besicos con todo cariño!

    ResponderEliminar
  11. Efectivamente la vida te da mucho cuando te acercas al mar.Con unos matices muy distintos si es por el día con el sofoco del sol aobre tu piel o ya a la puesta de él con el olor salino concentrado. Quizá este último sea el que me recuerda un embrujo especial de la niñez... un recuerdo inolvidable cuando las playas ya no transitadas donde se empezaban a ver pescadores de caña y de barquillas que salían hacia la novhe.

    ResponderEliminar
  12. En la playa es difícil que los pies se hinchen, te lo dice una profesional ;)

    Besicos

    ResponderEliminar
  13. Precioso texto Nani, irradia buen rollo y rayos de sol. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Te leo y quiero entender que no es ficticio lo que cuentas y que realmente esos tobillos están disfrutando del mar.

    Un abrazo..... ¡que te tengo que llamar!

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.