miércoles, 24 de agosto de 2011

LA RISA, (Una filosofía)




El otro día fui al doctor para que me diagnosticara una manchita que me había salido en el brazo izquierdo. No parecía tener mala cara, pero de todas maneras me preocupó mucho y cuando me la miró D. Sonrisas, me comentó que mal aspecto no tenía pero si la cara un poquito agria, porque imaginaba que no sonreía mucho y por lo tanto, aún menos reía.

Le comenté que tenía razón, que últimamente me había molestado mucho con los problemas familiares, del trabajo y con lo que sucedía en la sociedad que vivimos y que por eso, me estaba poniendo un poco fea incluso, de tanto arrugar la frente y pensar que todo era un poco simple a mi alrededor. Pero lo que no podía imaginar (le seguí comentando), es que por ese motivo me salieran manchitas en las brazos. Según me iba diagnosticando, me comentaba que todo y más nuestro estado de ánimo influye en nuestra salud, nuestra piel y en lo que aparentemente no vemos en nuestro organismo, así que me recetó un taller de “Risoterapia”, que comenzaba en unos días en un local cerca de casa.

Empecé a asistir con cierta desconfianza y me costó integrarme, pero al cabo de unos días y viendo a los asistentes que tenían problemas verdaderamente importantes y se reían con ganas, incluso se revolcaban por el suelo muertos de risa, dejé mi mala cara aparcada, comencé a dejarme llevar y hoy tengo risas para dar, repartir y consigo reírme hasta de mi sombra y lo más bonito de todo, es que mi piel luce como la de un melocotón, mis adentros los percibo radiantes y mi corazón reboza de alegría. Por fin he entendido que si yo no estoy alegre y contenta conmigo misma, ¿Cómo voy a reflejar nada positivo ni voy a contribuir que mi entorno esté bien? Por fin entiendo que tengo que ser un payaso cuando toca serlo, una esponja-sonrisa cuando se da el caso, o una carcajada cuando toca reírme de mí misma. Por fin entiendo que la vida no es tan seria como yo creía, sino una alegría tener la oportunidad de conocerla.


Nani. Agosto 2011.

22 comentarios:

  1. Un texto para reinvincar el valor de una gran nariz roja en medio de la cara. Ah, si en lugar de evolucionar el homo sapiens hubieran evolucionado el homo ridens y el homo ludens: el espejo de nuestra cara hubiera reflejado un alma mucho más bella.

    ResponderEliminar
  2. Si te acodas en la barra del Loser, es seguro que voy a estar agusto en tu casa. Seguiré pasando. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. El mejor homenaje a este artículo, es precisamente sonreír mientras te leemos: :)
    Podemos pensar que la risa es algo que “sucede” y por ende, hay que esperarla. Y la verdad es que lo ideal es provocarla, invitarla a nuestra vida sin más, y sobre todo, sin razones que la justifiquen. Sonreír, reír, liberar una buena carcajada por cuenta y cargo de alguna antigua o futura felicidad; desafiar la tristeza y el desánimo. Oh sí Nani, podemos instalar un taller de Risoterapia también nosotros y mostrarle los dientes a la vida, después de todo, aún es gratis y el mejor remedio para cualquier corazón.
    Besos, muchos, miles con sonrisas y risas y agradecimiento por otra “receta” mi Queridaza Nani!!!

    ResponderEliminar
  4. que así sea, Nani!


    besos y abrazos*

    ResponderEliminar
  5. Voy a tomar nota querida Nani, que falta me hace. Tal como está el panorama nos hace falta sentido del humor y echar unas risas a fondo. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  6. Reir hasta llorar, mezclar los sentimientos que purifican.
    Buena medicina es esa que te recetó el Dr. Sonrisas, que aunque no está subvencionada por la Seguridad Social porque su precio en ocasiones es bastante alto, siempre es gratis.

    Un abrazo sonriente.

    ResponderEliminar
  7. La vida, decía un catalán, es un asunto demasiado serio para tomársela en serio...

    ResponderEliminar
  8. Payaosos de nosotros mismos. El humor como terapia, la risa y la sonrisa como pasos para caminar por la vida.
    Cuesta, pero es gratificante.
    Besitos.
    ¡Y sonrisas, claro!

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que con una sonrisa es la mejor tarjeta de presentación, aunque claro... a veces cuesta!!

    Besicos payasos

    ResponderEliminar
  10. Cuánta verdad encierra éste post,yte diré que incluso algunos casos de cáncer, están muy ligado a la depresión y el estress. Hay una frase que leí no recuerdo donde y que decía, " no existen las enfermedades, solo existen los enfermos"
    Somos un todo indivisible de cuerpo y espíritu y lo que le pase a uno, le afecta al otro...
    Besitos en el alma y que tengas una bella semana
    Scarlet2807

    PD: No olvides, que "la risa es vida"

    ResponderEliminar
  11. La risoteparia tiene su gracia, una vez hice un reportaje y la gente se lo pasaba realmente bien. Besos con risas.

    ResponderEliminar
  12. Nani, ...que ando de aquí para allá, liada, pero te llevo en el corazón.
    Riéteeeeeee, como dice maripan Amén! :))
    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Si , si, la risa es realmente una buena medicina.
    Pero a veces cuesta tanto encontrarla.

    Voy a dejar de refunfuñar y ya que ando por tu casa , buscaré la mejor de mis sonrisas para hacerte compañía.
    Un abrazo y sobretodo una sonrisa de oreja a oreja.

    ResponderEliminar
  14. ;)

    Gracias por el prestigio

    ;)

    ResponderEliminar
  15. Reírse de uno mismo: la mejor receta, amiga.

    ResponderEliminar
  16. Querida Nani!!!!!!

    jajajaja,visto lo visto me topo con una maravillosa entrada,un recordatorio y un tributo que nos recuerda que debemos celebrar la vida,no obstante las circunstancias.

    Reír,y a veces tan solo sonreír desde el alma aleja los demonios, una buena carcajada la vida es una.

    Besos a montón amiga ya iremos poniéndonos al día.

    ResponderEliminar
  17. Me ha encantado tu texto real y fresco

    ResponderEliminar
  18. Ese médico es un dermatólogo sabio.

    Un beso y felicidades por el descubrimiento.

    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Pues algo parecido pienso yo, que en parte es obligación nuestra estar de buen humor. Es nuestro derecho y a veces nuestro deber... pero me estoy poniendo demasiado campanudo. El caso es que estoy muy de acuerdo contigo

    ResponderEliminar
  20. Pues habrá que hacerte caso, que creo tengo olvidada desde hace demasiado tiempo la risa.

    Te sigo leyendo.

    ResponderEliminar
  21. Cada día se ríe menos y necesitamos recuperar las carcajadas.
    Gracias por recordarme que debo volver a sonreír.
    Abrazos muchos.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE