martes, 10 de enero de 2012

ARDIENTES LLAMAS



Foto Nani ©


Me quedé mirando como brillaban las ardientes llamas y como intentaban alcanzar la cima cada una de ellas. Hacían peticiones, súplicas fervorosas, desesperadas, anhelantes, pero todas y cada una de ellas, llegaban por algún motivo. Las menos ardían para agradecer, aunque sí para cumplir una promesa de fe. Allí no llegaban por casualidad. Muchas veces se trataba de costumbre, superstición y otras miedo, mucho miedo. Cuando se presentaba una enfermedad, un inconveniente o una mala racha, era cuando pensaban en ir a cumplir la promesa u ofrecer un sacrificio. A veces les escuché decir que había que tenerles contentos para que no se enojaran, que ellos eran vengativos, pero nunca pensaron que la vida era un cúmulo de casualidades, causalidades, costumbres, tradiciones y que los seres humanos, nos movemos por miles de impulsos.

Nani. enero de 2012.

17 comentarios:

  1. muy buena reflexión final, nani.


    mil besos*

    ResponderEliminar
  2. Me has recordado cuando tenía 14 años, le pedí a la Virgen del Pilar que aprobara un examen...¡¡Y todavía se lo debo!!

    Besicos

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que no hemos evolucionado mucho en cuanto a supersticiones.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Todos necesitamos sentirnos seguros, aunque a veces tengamos que recurrir a alguna creencia más bien estúpida

    ResponderEliminar
  5. Es la devoción
    que suele apoyar las decisiones
    de nuestras actos,
    es normal creer en algo,
    un besito

    ResponderEliminar
  6. ...bueno, pues dentro de las supersticiones y costumbres (que cada día SIENTO menos)la de encender llamas...ME GUSTA. Es una representación perfecta de lo que intento hacer a diario: ENCENDER-ME LA LLAMA.

    Y como las velas son luz... ¡cómo no amarlas! jejeje

    Los IMPULSOS...jejeje... somos purito impulso, voy a pensarlo...

    Beeeeeeeesos

    ResponderEliminar
  7. Cada uno tiene sus propios ritos para compensar la dureza de la vida.
    He tenido que madurar mucho para verlo así, querida Nani.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. Exacto, nadie a quien tengamos que ofrendar velas o rezos, maneja nuestros hilos. Besos preciosa.

    ResponderEliminar
  9. Pues sí, en eso también cociste ser humano, en hacer ofrendas a la inexistencia...

    ResponderEliminar
  10. ".....nunca pensaron que la vida era un cúmulo de casualidades, causalidades, costumbres, tradiciones y que los seres humanos, nos movemos por miles de impulsos."

    Me has conmovido profundamente, Nani.

    Te doy mi abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Y también tradición. Mucha tradición, que se convierte en sentimiento y fe.
    Un beso fuerte, querida Nani.

    ResponderEliminar
  12. Más que una supertición, es una acto de Fe. Interesante reflexión.

    ResponderEliminar
  13. Me haces pensar en el fuego, en todo lo que nos puede dar. Y ahì està Dios.
    Abrazos preciosa.

    ResponderEliminar
  14. Además de enganchada a tu reflexión, me has dejado clavada a esa fotografía la mirada y, me ha subido una cálida sensación a la garganta...

    Muchos besicos y feliz año para ti y los tuyos desde mi corazón.

    ResponderEliminar
  15. Cuando te iba leyendo, me ha venido a la mente la siguiente imagen:
    Un hierro candente con el que nos marcan y eso generación tras generación. Marcados para el miedo....

    Un abrazo querida Nani

    ResponderEliminar
  16. Yo amo encender velas con una intención en el corazón, pero intento no hacer promesas por miedo a quebrarlas. No me animo a llamarlo superstición. Sé que la llama encendida siempre evoca algo superior que en el plano sensible si no estamos atentos, escapa.

    Me acomodo por aquí, si me dejas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Buena reflexión.....que no nos falte la luz nunca. Besos Maria José

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE