jueves, 14 de junio de 2012

SIGNIFICADO DE LAS PALABRAS




Al salir a la calle percibí el aroma del pan recién cocido en horno de pueblo. Horno de leña que huele de otra manera, así como el rocío de la mañana y el olor de los claveles recién regados de mi vecina.
Los pueblos huelen distinto y todavía las palabras significan lo mismo que significaban cuando era pequeña. Si les digo que me estoy leyendo unos capítulos del “Capitán Trueno” y comento que me gusta como “RESCATA” a Sidrín todos entendemos que ha sido raptada o se ha caído a una gruta y él como el héroe de la historia, la “SALVA”. Pero hoy en las ciudades, en los periódicos, en la televisión e incluso en la radio, “RESCATAR” (y otras muchas palabras) significan otra cosa muy distinta, por eso me voy al pueblo a seguir viviendo como vivía, porque de lo contrario, voy a tener que hacer un curso acelerado de: “SIGNIFICADO DEL VOCABULARIO ESPAÑOL” y es que la vida no es lo que era. Hoy nos venden ruedas de molino por rosquillas, fraudes por valores, héroes por ladrones y me pierdo, me pierdo mucho, así que me voy al pueblo como decía. Mientras pueda sigo momo estoy y si no queda más remedio, haré un curso de vocabulario pagado en tres mensualidades de 251,68 euros y además me recomiendan que aproveche la oferta que me ofrecen, porque solo durará unos días ya que pasadas dichas fechas incrementará en un 99%, por lo que aumentará el precio. ¡No te jode, encima me lo dicen con ese recochineo!
En fin, que me pego la vuelta como decía aquel autor y me voy a poner a amasar pan y llevarlo al horno de leña, al menos, el aroma será del “wueno” porque lo demás no huele nada de bien.

Nani. Junio 2012.

14 comentarios:

  1. He llegado a casa hace unos minutos…con el “significado de las palabras” haciendo ruido en mi cabeza. Abro el blog y encuentro tu artículo Nani, ¡imaginarás mi sorpresa!

    La Palabra, vive quizás, su momento de mayor desprestigio, Querida Amiga y con buenas razones. Sofismas, interpretaciones forzadas, paradojas, todo es cuestión de semántica, mientras los significados se escurren, oscurecen, se velan y la verdad se vende o alquila al mejor postor. ¡qué tristeza! Tanto jugar (y manosear) las palabras, logran que estas ya no nos comuniquen entre nosotros!
    Sin embargo, no todo está perdido. Mientras un puñado más o menos grande de sofistas, se enredan y descerebran buscando extraños y nuevos significados a las Palabras (para justificar lo injustificable)…hay lugares y gentes que resisten.
    En los pueblos, el pan es pan, con su cariñoso e invitador aroma. El rocío de la mañana es tan inconfundible como el olor de los claveles, héroe se pronuncia distinto a ladrón y se sabe cuando algo está mal. Sí, los pueblos son pequeños paraísos donde refugiarse en momentos de confusión.
    Mil besicos y mil Abrazos para Vos, Querida Amiga, muy bueno tu trabajo!

    ResponderEliminar
  2. Es que nos rodea la podredumbre. Nada en que creer, pocos en quien confiar.
    Un desatre, una desvergüenza.

    Besos, Nani

    ResponderEliminar
  3. Ya sabemos del poder de la palabra. Lo que no entiendo es cómo no se aparta definitivamente a aquellos que la usan para llevar a la miseria a tantas personas. Y menos entiendo todavía como tantísimas personas les siguen escuchando e incluso les apoyan ... porque si están ahí es porque han sido apoyados.
    Habrá que retomar las antiguas recetas y prepararnos para amasar pan con nuestras propias manos y dejar de comer esa podredumbre que nos ofrecen ¡sabemos hacerlo!

    ResponderEliminar
  4. Pues rescatar significa que alguien ha sido raptado antes, ¿no?
    Pero...¿por quién?
    Al salir a la calle, todo huele a jardines, a flores, a hierba mojada; al cafelito con Ingrid, Sabine y Laura. Llueve

    Besos, Nani :)

    ResponderEliminar
  5. Lo demás huele muy mal.
    Tengo una sensación parecida a la que deben tener los condenados a muerte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. ahora "rescate" es sinónimo de "mentira".

    vamos al pueblo, amasemos pan

    abrazos*

    ResponderEliminar
  7. ¿Que no huele bien dices?
    Huele que apesta o sea que echa un peste que pa qué.
    Así que yo también me voy pal pueblo.
    Un beso grande, Nani.

    ResponderEliminar
  8. Muchos eufemismos para tratar de disfrazar una realidad que se impone.

    Bueno, ya me puedo tomar la cerveza...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Decía Kapuszinski (que creo que así se escribe) que la primer víctima de una guerra, es el lenguaje... Que nos decomisaran el lenguaje y le cambiaran el sentido, entonces, debería ser prueba suficiente de que estamos, entonces, en la guerra de ellos, los de arriba, contra nosotros.

    ResponderEliminar
  10. Estos tiempos no "huelen" nada bien, ya por cuestiones de economía o de violencia que no entendemos. Para colmo, en mi pueblo las cosas están peor, así que ni allá puedo regresar. saludos

    ResponderEliminar
  11. Haz pan del bueno, querida.... que menuda curva nos espera!!

    Besicos

    ResponderEliminar
  12. Me quedo con lo que huele a pueblo,esos aromas de toda la vida inconfundibles,la palabras ahora tienen esas connotaciones que nos revuelven, y así es nos venden ideas quizás disfrazadas, pero todos entendemos el valor real de cada una de ellas y el peso de todas es una gran piedra.
    Muy bien Nani,has dado justo en el centro,en la médula de la palabra.
    Besitos a montón guapa.

    ResponderEliminar
  13. que envidia, poder oler ese horno, ese pan y ese aislamiento de tanto fraude.... un saludo

    ResponderEliminar
  14. Me apunto, y secundo tu buen humor y tus buenos deseos.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.