martes, 4 de septiembre de 2012

MOMENTOS




Foto de Lope

Caminaba sin apenas percibir el dulce masaje del agua rozando mis tobillos. Mi objetivo era alcanzar la esfera luminosa que al frente me llamaba,  me subyugaba y me atraía de tal manera;  que no podía imaginar el tiempo que llevaba pisando la húmeda alfombra, hasta que noté un suave roce en mi hombro derecho. Me estremecí  y miré movida por un  impulso incontrolado hacía ese lado. Estaba tan absorta que lo que vi me dejó atónita. Me encontraba sola en la playa, la puesta de sol era tan bonita, que embelesada había permanecido andando hacía la esfera, como si no existiera nada más en el mundo y a mi alrededor,  como si de esa manera  pudiera alcanzar la luminosa imagen, no podía imaginar que una gaviota me sacara del embeleso y me dejara  tan asustada por unos momentos.   A veces mi mundo se reduce a unas cuantas  emociones que pueden llenar los grandes momentos, aunque para apreciarlos haya que tenido que parar por un sustito impresionante.

Nani. Septiembre 2012

17 comentarios:

  1. existen objetos, personas, astros, planetas y estrellas que nos halan como hipnotizados y una caída de sol es de lo más hipnótico que he presenciado.

    Saludos y bienvenida.

    ResponderEliminar
  2. Hay “momentos” en que el alma, toma posesión de nuestro cuerpo y nos arrastra en sus aventuras amorosas. La esfera luminosa, una estrella, acaso la luna de verano…Cuando sucede, todo lo demás desaparece. Se me ocurre que nunca somos más libres que en esos instantes.
    ¡¡¡Bienvenida Nani!!! Me da mucha alegría encontrar La Casa con luces encendidas y tu invitación de siempre, a mirar por dentro de nosotros, hoy con “Momentos”, una bella manera de iniciar este nuevo ciclo.
    Desde mi mañana lluviosa (sí, casi un milagro…) hasta tu rincón en el mundo, va mi abrazo enorme, con todo cariño y una montaña de besicos!

    ResponderEliminar
  3. Bienvenida de nuevo, después de tus merecidas vacaciones que sin duda tuvieron el fín de una gaviota despidiéndote...
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  4. Un atardecer de los que hipnotizan. Pocas veces estamos tan relajados, ¿sabes? a mí me cuesta, siempre suele ser a la orilla del mar. Pero llegar hasta lo que cuentas ya es un grado, mi niña.
    Un abrazo grande, me encanta que estés de vuelta.

    ResponderEliminar
  5. "A veces mi mundo se reduce a unas cuantas emociones que pueden llenar los grandes momentos"

    Perfecto mundo el tuyo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. tu mundo crece por las pequeñas cosas.


    abrazos*

    ResponderEliminar
  7. Las gaviotas asustan.
    Cada vez conquistan más terreno.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Nani, una fotografía y un texto llenos de paz y serenidad. Por un momento me he imaginado paseando por esa playa. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Como me alegro de poder volver a teclear por tu espacio.

    La gaviota y la luz ¡menudos dos contrapuntos! Para no olvidar ni durante una pequeña ensoñación que lo real "sacude" para quitarnos enseguidita la idea de alcanzar el sol...
    Beso gordo

    ResponderEliminar
  10. Tal vez la gaviota quería esa bella imagen para ella sola, porque una visión así, es envidiable.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hay momentos eternos, Nani. Momentos inmensos, momentos intensos.
    Te felicito por ellos. Porque en todos te has sentido tan viva.
    Me alegro de haberte encontrado nuevamente.

    ResponderEliminar


  12. Y escribir la emoción como si fuera una primera vez de vivir un gran momento.
    Siempre es grato leerte, querida mía.
    Abrazos.
    G

    ResponderEliminar
  13. Todos deberíamos vivir así la naturaleza.

    ResponderEliminar
  14. El gustoso gusto de gustar de lo simple y embelesarse en ello...

    ResponderEliminar
  15. Hay momentos tan especiales que ni un pequeño susto puede emsombrecer lo que nos ha hecho sentir. Precioso, he caminado junto a tí hipnotizada por la esfera.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
  16. Veo que las vacaciones te han sentado bien y has tenido momentos mágicos. Podemos decir entonces que han cumplido su función: recargar pilas, no?
    Bienvenida de nuevo a la familia, Nani. Ya ves, poco a poco, hasta los perdidos vamos encontrando el camino a casa.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.