martes, 23 de octubre de 2012

EN LA MOCHILA




Estoy cansada de arrastrarme y no valore mi esfuerzo. Me resulta demasiado triste saber que si froto con energía se queje de que arrollo, descoloro o deterioro. Me paso la vida a su servicio, soy generosa y me presto, incluso a veces me mordisquea y me saborea y yo me dejo. Soy atractiva, sugerente y blandita; suelo tener buen aspecto,  buen color y mi perfume es de los que enganchan. Pero como siempre, al final me rompe en pedazos, me abandona y me sustituye por otra. Hoy al salir del cole, entró en la librería de la esquina y pidió una de nata y otra bicolor. Cuando el librero le dijo si prefería una “Milán, Staedtler o Pelikan”, dijo que se quedaba con las tres y yo mientras tanto, en tres cachos abandonada en el fondo de la mochila.

Nani. Octubre 2012 



EL MEJOR BAILE

mi aportación en "Esta noche te cuento", mes de Octubre, 
allí podeis leer más. 
Lema: "Tres estrellas"
 

10 comentarios:

  1. es el triste destino de la mochila...

    besitos, nani*

    ResponderEliminar
  2. Pobres gomas de borrar... tan entregadas y tan sufridas y ta poco valoradas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado, la he visto y saboreado. Buen relato para no borrarlo ni con la mejor de las gomas de marca :)

    Un beso,

    ResponderEliminar
  4. No veas la de líos que se forman por las gomas. Muy lindo Nani, voy al otro.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Mi preferida fue siempre la MILAN. Recuerdo su color, su perfume y su textura tal como tú la describes.
    Especialmente el olor era delicioso, todavía lo recuerdo...
    Un beso, querida Nani.

    ResponderEliminar
  6. Ay mi querida.
    Quien no tiene su preferida,imposible presendir de tal fiel compañera,recuerdo una con aroma a caramelo que amiga!

    Hay te dejo un montón de abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Aunque te parezca mentira suelo llevar una en el bolso aún.Mis preferidas eran y son Milán y Pelikan.

    Enganchas desde la primera línea de tus relatos y el final siempre es una sorpresa:) ¡¡Maga!!

    Besicos montones.

    ResponderEliminar
  8. El destino de una goma de borrar pero qué de similitudes encontramos en la vida ¿no crees?

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. La tengo aquí, a mi lado. Después de leerte, rápidamente abrí el cajón a mi derecha para fijarme el nombre ¡qué ingrata soy! Y sí, es una Staedtler, que en alguna época fue blanca y ahora luce grisácea,con los vértices gastados y negros y el logotipo impreso casi invisible. Como sabés, Querida Amiga, todos mis dibujos son a lápiz y esta "compañera" de bocetos y mamarrachos, se encarga de permitirme una y otra vez, el borrón y vamos de nuevo! Ya te la mostraré cuando nos veamos nuevamente en cámara!

    Gracias, por este tierno homenaje! Besicos mil guapísima mía!

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE