jueves, 14 de marzo de 2013

IGUALDAD (REC)






MANERAS DE APREHENDER A  SER



… y restos de lágrimas en las mejillas, que  limpia con su reluciente pañuelo de flores, regalo de la abuela. Más tarde le da el bibe y percibe que se hace pipí.

Mientras, el niño prepara el diminuto pañal.

Una vez cambiado los hermanitos preguntan a mami que los observa, si les va  a permitir preparar una comidita para cuando lleguen los amiguitos. La casa de muñecas está reluciente y encima del impecable mantel, hay una bandejita con una miniensalada que quita el hipo.




Nani. Marzo 2013







CAMPAÑA



… y resto de lágrimas en las mejillas, además del carmil deslucido, el labio partido y la mirada triste y perdida.

El cartel que presentaban contra el mal trato, resultaba ya un tópico. Estaban seguros que algo fallaba y con eso no bastaba para transmitir valores e igualdad. Era algo que no conseguían reflejar en una cartelera que año tras año, les dejaba ese regusto amargo del fracaso.



Nani. Marzo 2013

Al leerlos de nuevo, creo haber estado influenciada por los temas de igualdad, tan trillados que hemos escuchado en estos días. Los cambios los tenemos que hacer desde la infancia y de otrra manera.

22 comentarios:

  1. Relatos marcados de palabras.
    Me encanta ese aprehender que es como su primo sin H pero más profundo, me gusta mucho. Y ese calmil que me ha descolocado, reconozco que lo tuve que buscar y aun así no estoy seguro de entender su significado.

    Coincido en que los cambios se han de hacer desde la niñez y en que hemos de inventar algo nuevo para romper esa sensación de golpear siempre contra el mismo muro... ¡Vamos a inventar!

    ResponderEliminar
  2. Que maleducado, Dios.
    Un besazo compañera.

    ResponderEliminar
  3. La infancia siempre será la más maltratada porque es lo mas frágil que hay.

    Me llegó hondo tu entrada, abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Nani.

    ¡Qué gracia me ha hecho el primero! Parece que te regodeas, irónicamente, en lo rancio de las casitas de muñecas. Alguna puntualización: creo que el título está fuera de tono; hay algunas comas que bailan; ya no es necesario el guion en "miniensalada".

    Sobre el segundo, en el segundo párrafo sobran todas las comas y "Estaban seguros de que algo..." sería lo correcto. Este cuento está menos conseguido, te quedó flojo, o no fluye. Ánimo!

    ResponderEliminar
  5. Nani, malo cuando hay que seguir haciendo campañas en contra del maltrato, síntoma de que no estamos avanzando.
    En el primero no te capto la intención, problema mío seguro...
    Un abrazo preciosa.

    ResponderEliminar
  6. Nani, de los dos me quedo con el primero.
    Menuda infancia mas infeliz has retratado...

    Suerte para la próxima vez.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Nani, de los dos me quedo con el primero.
    Menuda infancia mas infeliz has retratado...

    Suerte para la próxima vez.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Nani, el 8 de marzo debe ser un día a extinguir, que desaparezca del calendario porque no hace falta. Efectivamente creo que has estado influenciada por el día, pero opino que te han salido muy conseguidos los dos.

    Del primero destaco esa metáfora de las casas de muñecas y nuestras vidas. Me ha gustado. Y del segundo, el regusto amargo del fracaso como tan bien narras.

    un beso agradecido por todo tu hacer y tu escritura constante.

    ResponderEliminar
  9. Los mensajes de las campañas suelen servir para poco. Pienso que hace más por la igualdad un buen relato que la presente como algo natural, que muestre a una mujer tomando las riendas de su vida o que nos haga plantearnos lo injusto de una situación de desigualdad. En tus dos relatos has conseguido el objetivo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. En la casa, con la familia y su entorno es la mejor manera de recibir la información adecuada. Y el resto corre por cuenta de uno. Dos maneras de ver . saludos

    ResponderEliminar
  11. "Los cambios desde la infancia..."

    Hay infancias que no cambian. Ni las nuestras ni las que hacen cientos de años decidieron que la opresión era su futuro ... ¿Cómo van a cambiar las infancias ?

    Voy a la anterior entrada

    ResponderEliminar
  12. En ambos relatos percibo esa misma tristeza de la impotencia que resienten aquellos vapuleados niños
    por padres y/o madres abusivos(ninguneados por aquellos que debieran en realidad ser sus protectores)es una de las heridas mas sangrantes que marcan a fuego para toda la vida quienes lo sufren, sobre todo los niños.
    Enhorabuena, amiga: objetivo conseguido. Hé sentido al leer ambos relatos la misma impotencia, dolor y tristeza de quien no puede defenderse ni liberarse del yugo del maltrato.
    Gracias, Nani, por compartir tu buen hacer con todos los que tenemos la suerte de leerte.
    Miles de besitos para ti, buen fin de semana y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  13. No veas todas las "casitas" que me montaba en distintos lugares de la casa. Y casi siempre para jugar sola, no había niñas alrededor.
    Besos, Nani.

    ResponderEliminar
  14. Al leerte, en estos dos impresionantes relatos, queda un sabor amargo, una enorme tristeza...

    Parece que nada se mueva,que todo permanezca igual año tras año, década a década...¡qué ganas que dejen de existir esos carteles!

    Gracias por ese bien hacer que tienes, por llegar con tus letras a todas las fibras:)

    Muchos besicos, Nani.

    ResponderEliminar
  15. Me han llegado mucho tus relatos de esta semana Nani, esa casita de muñecas especialmente.

    Besitos!!

    ResponderEliminar
  16. Por supuesto desde la infancia y educando mucho, concienciando... Asi he procurado yo hacerlo.
    Un beso, Nani, y adelante

    ResponderEliminar
  17. Coincido en que los cambios hay que empezarlos en la infancia.

    Es la única manera de cambiar lo que tenemos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Coincido en que los cambios hay que empezarlos en la infancia.

    Es la única manera de cambiar lo que tenemos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. Me ha gustado la manera de jugar de esos niños.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Algo falla, sin duda alguna, en la comunicación. Demasiado ruido, demasiado maquillaje, galimatías, mucha confusión y atropellos, pocos cambios.
    Volver la mirada hacia la infancia es probablemente el camino más largo y lento, pero es allí donde se puede cambiar definitivamente la historia.

    Hoy he podido leerte sin dificultad (mis ojitos amanecieron estupendos) Un abrazote largo y con todo cariño guapísima amiga mía!

    ResponderEliminar
  21. Dos escenas tan distintas!,los temas de igualdad,de alzar la voz todavía,porque muchos los necesitan encuentran eco en las letras de gente como tu que sabe llegar.
    Besos.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.