domingo, 14 de julio de 2013

IMPRESENTABLE


Foto tomada de la red


Él duerme como un poseso. Ella está acostumbrada a su enfermedad y a él. Él fuma en la habitación del hospital y la compañera de habitación le dice que allí no se puede. Ella le disculpa. Él vuelve a dormir sin percibir nada a su alrededor. Ella de nuevo pide que le disculpen y esa noche no descansan, es impresionante las formas tan extremas de roncar. Durante el día le hacen las pruebas neurológicas tan delicadas y en la habitación les esperan unos familiares, que comen de todo y hacen toda clase de ruidos, no respetan a la persona que yace en la cama de al lado. Entrada la tarde noche, vuelve la enferma con su acompañante. Después de unas horas todos se van yendo. La recién llegada intenta descansar, es lo que le han ordenado, aunque parece ignorar el peligro y no lo toma demasiado en serio. Él se sienta al lado, enciende el televisor, se comen un bocadillo que compra en un bar y con el último bocado se quedan dormidos. De madrugada sigue la televisión puesta y la compañera de habitación la apaga, quiere dormir. El hombre está acostumbrado a dormir con la televisión encendida según dice su señora y vuelve a encenderla. Al instante vuelve a quedar profundamente dormido porque vuelven a escucharse esos tremendos ronquidos. La señora vuelve a rogar que le disculpen. La compañera le dice que no debe acompañarla una persona así, puesto que sus pruebas son delicadas y no está pendiente de lo que le pueda ocurrir, ella lo reconoce. Como la desvelada ya no puede con los nervios, enciende la luz que hay sobre su cabecero e intenta hacer un pasatiempo. Ahora es el durmiente el que dice que la luz molesta. La compañera le responde que necesita descansar y este la amenaza. Sale enfurecido de la habitación pero antes de alejarse escucha a su señora pedir perdón. Se asoma y con gestos amenazantes la obliga a callar. La compañera da por zanjada la conversación e intenta ignorarles. Al rayar la mañana la mujer de las pruebas convulsiona. La compañera de habitación pide auxilio, grita al acompañante y este no responde, sigue impasible. Comienzan a reanimarla y sigue sin enterarse, le zarandean y parece que sale de otro mundo sin saber que está pasando. Entran los médicos de guardia y todo el personal necesario, una veintena o más de personas. La cama de la compañera es arrastrada al pasillo y desde allí ve entrar más personal con  instrumentos que reconoce por las series televisivas. Creé estar dentro de un capítulo de “Hospital Central”. Cuando al cabo de más de una hora consiguen que responda y  llevarla a la UCI, el médico que ha dirigido el rescate de esa pobre vida, busca a los ubicados en el pasillo para que le cuenten cuánto tiempo han durado las convulsiones y como se efectuaban, ya que su acompañante no sabe nada. 

Hoy han sabido que la pobre mujer se ha librado de un fatal desenlace, pero tanto ella como el resto, intuyen que no se ha librado de un impresentable.

Nani. julio de 2013

16 comentarios:

  1. Ella vive en una constante UCI (unidad de compañía indeseable).
    Qué bueno tu regreso, Nani.
    Un beso
    Juan M

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Juan Manuel. Vamos a por las ensaladas de letras. El verano se presta a ello.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  3. Tremendo y , por desgracia, más frecuente de lo deseable.

    Gracias.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Añil, demasiado frecuente.
      besicos muchos.

      Eliminar
  4. En los hospitales no eliges a tu vecino.
    Tu internet veo que ya está bien...
    un abrazo Nani
    Rosy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosy, en el hospital todo puede pasar...
      Mi internet ya funciona y os echaba de menos.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  5. Querida Nani,
    Bienvenida.
    Triste episodio para quien necesita compañía y comprensión, la consideración debida es vulnerada por el egoísmo y la falta de empatía para quien sufre y necesita quizás mas amor que medicinas, el compañero equivocado es una carga pesada, menos mal que siempre hay alguien que ve y siente, se solidariza y ayuda hasta donde puede. Es la vida misma, sombras que perturban y no dejan pasar la esperanza.
    Besicos mi guapa, se te quiere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí américa, triste episodio. Las personas no terminamos de ver la realidad...
      Besicos muchos.

      Eliminar
  6. Un auténtico tocino vulgar y una víctima que seguirá padeciéndolo, muy común. Muy bien contado. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una auténtisca víctima por desgracia, una más.
      Bienvenido a mi espacio y muchas gracias por comentar.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  7. Eso es un cáncer de por vida...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toro, un cáncer bien gordo!!
      Besicos muchos.

      Eliminar
  8. Se ve con más frecuencia de la deseada.
    Un besote, querida Nani.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por esmo mismo Virgi, tenemos que denunciar en forma de relato o como cada cual sepamos hacerlo.
      Besicos muchos guapa.

      Eliminar
  9. nani villegas martin23/7/13 6:54 p. m.

    Hola Nani ¡¡¡¡¡
    SOy Nani,la hija de Encarnita,la señora que estuvo contigo en el hospital.
    Ya se por mi madre que al dia siguiente de nosotros te dieron el alta.
    Me alegro mucho que la recuperacion vaya siendo fructifera.
    Estamos muy liadas con la rehabilitacion de mi madre y es por ello que aun no habia podido visitar tu blogs.
    Me ha gustado mucho lo que escribes.... es muy bonito y real.
    La revista ya me la leido entera y me ha parecido muy emotiva cuando menos veo en algunas cosas reflejada a tu hija M.jOSE.
    Dale un beso muy gran de parte mia y por supuesto otro muy grande para ti.
    Besos.

    Encarni Villegas " Nani "

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias Encarni, ha sido un placer conoceros y placer igualmente, leer este comentario tuyo.
      Espero que podamos seguir el contacto.
      Besos para toda tu familia y para tí.

      Eliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE