miércoles, 16 de abril de 2014

SIEMPRE HAY ALGO QUE HACER (REC)



Imagen cogida de la red


Y regresé al cielo como todos los fines de semana. Cuando entré y piqué, Dios me anunció que ya no era necesario volver. Me dedicaría entre tanto a otros menesteres, como la docencia a los nuevos. Las pesadumbres se le asignaban al recién llegado que había contraído otra gran deuda contra la humanidad.



 Imagen cogida de la red

EL CIELO
Y regresé al cielo de nuevo. Llegó la época de siembra y de estar pendiente de todo lo que conlleva cincuenta hectáreas de tierra calma, así que tras las lluvias y el mal tiempo, volvía a los sudores, las fatigas, el estado de permanente escucha y no menos observación. Mis antepasados le llamaron “El cielo”, pero mientras se veían o no los resultados, había días que era un verdadero infierno.

Nani. Abril de 2014

32 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias Ange. Es un placer recibirte por estos lares.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  2. El cielo...
    La gran farsa universal.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cielo Torito lo tenemos a nuestro alrededor.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  3. Siempre he visualizado al cielo como un lugar aburrido. Me gustan estos relatos,revelan que alli, parece, hay actividad. Nani, me han gustado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Beto, los cielos estén donde se encuentren, deben tener actividad porque de lo contrario serían como dices aburridos y no apetecería ir a ellos, jejeje. Gracias por comentar.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  4. Hola, Nani.

    En estos cielos que nos traes parece que no paran de hacer cosas, aunque parece que -tal y como entiendo en el segundo- se ocupan poco de los que estamos abajo y de algunos casi nada o nada.

    ¿Dos apuestas?, tú sí que eres una crack.

    Besazos y suerte para la próxima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Towanda, eso de hacer dos intentos es intentar aprender un poquito más, que no quiere decir que siempre sea acertado.
      Y bueno, como le digo a Beto, en los cielos hay que estar animados porque si no, no vamos a querer ir, así que ¡música y adelante con el meneo y vamos a hacer ruido si no nos hacen ese caso que comentas con el segundo!!
      Besicos muchos.

      Eliminar
  5. El cielo...¡ah, ojalá cayera encima de las cabezas de unos cuantos, que diría Obelix!
    Besos, querida Nani

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj Obelix siempre tan acertado!! Ojalá cayera en esas cabezas y al menos infundiera alguna cordura.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  6. Hasta en el cielo hay clases je je.
    Me gusta mucho la utilización del lenguaje del segundo Nani, esa tierra calma, ese volver a los sudores, esa escucha de la tierra. Muy bueno.
    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las clases a las que te refieres Miguel, por desgracia en todos sitios son de primera, segunda e incluso tercera..., pero esperemos que en los cielos sean más coherentes que en estos andurriales.
      Muchas gracias por lo que dices del segundo de los micros. Será que siempre he vivido de los productos de la tierra o de los que la cultivan, mejor dicho, y estoy muy agradecida a esas buenas gentes.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  7. La naturaleza es el cielo para muchos pero vivir de la agricultura debe de ser un infierno sobre todo en días soleados. Me gustan los dos, pero me quedo con el segundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lorenzo. Vivir de la tierra es muy sacrificado y duro, por eso mismo a veces no sabemos apreciar lo que los labradores o campesinos hacen un día tras otro.
      Besicos muchos.l

      Eliminar
  8. Dos historias a pesar de la frase... está realmente bien. De la primera el toque de atención que das es claro y de la segunda coincido que el lenguaje está muy conseguido. Enhorabuena y suerte para la siguiente :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Antonio, siempre tan bonico y generoso. Muchísimas gracias. Tenemos que seguir con los intentos y seguir aprendiendo y mejorando.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  9. Sin duda el primero me llega más, no se a quién te refieres con el recién llegado, pero cualquiera de nosotros podría dar unos cuantos nombres.
    La foto es tremenda.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Rosy, ¡hay hoy en día tantos nombres! La foto fue a propósito y me alegra saber que te ha llegado.
      Besicos muchos guapa.

      Eliminar
  10. Qué fatigosos son los cielos que describes, Nani, siempre llenos de faenas y sudores. Así deben de ser en realidad.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Juan M. Fatigosos son estos cielos, muy fatigosos.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  11. Nani, son bonitos los dos. Pero me quedo con el segundo, me gusta como lo narras. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Concha. El segundo quizá sea como más cercano, verdad?
      Besicos muchos.

      Eliminar
  12. Uy! en estos cielos hay que currar a tope. Me encanta el segundo, por esa tierra a la que hay que dedicar sudor y lágrimas para que prospere, y por ese nombre que le pusieron sus antepasados, un nombre contrapuesto a lo que en ella sucede. Es como a un terreno baldío de Castilla alguien le llama Esperanza. Es curioso pero en las zonas rurales hay zonas que vienen de antiguo que nada tiene que ver con lo que representan.

    El primero amiga, lo entiendo menos. Sobre todo porque no acabo de ver al personaje. No sé si es un discípulo de Dios, un ángel o un ser que debe pagar por sus pecados.... Yo creo que si personificaras más al protagonista estaría más conseguido.

    ¡Animo! que yo quiero poneros en mi blog cualquier semana de estas. :)
    Un besazo y que descanses mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Laura. Sudores y lágrimas para conseguir unas patatas por ejemplo. En cuanto a los nombres contrapuestos en los lugares rurales, seguramente tienen su puntito e incluso en el fondo, el sentido del humor de sus habitantes.
      En cuanto al primero, seguramente no he conseguido del todo hacerlo visible.y si algo agradezco de vuestros comentarios, es la sinceridad y lo que me aportáis, porque de todos vuestros consejos consigo aprender. Más bien quería reflejar a ese ser que debe pagar por sus fechorías. Procuraré tener en cuenta todos tus consejos.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  13. Siempre hay algo que hacer,la constancia y el trabajo es de todos lo días,no importa que estado nos toque trabajar,el aporte de cada uno es invaluable.La esperanza es la promesa de que todo aquello que esperamos dará sus frutos.El camino no es facial,las fatigas están al orden del día.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  14. ¿Y no te parece que llegar al cielo cada fin de semana es abusar?

    El personaje de tu historia seguro que era uno de los preferidos por el padre.
    Una vez más pusiste en marcha mis neuronas y tengo que darte las gracias !

    ResponderEliminar
  15. Pues a mi Nani me parecen dos cielos bastante dinámicos, y eso, teniendo en cuenta la frase de inicio, tiene mucho mérito.

    Suerte para la semana que viene.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Tu siempre de dos en dos, no fallas nunca, qué tía!

    ResponderEliminar
  17. Yo creía que en el cielo ya se jubilaba uno...;o). Seguiremos intentándolo, Nani. Un besazo.

    ResponderEliminar
  18. Me gustan tus cielos.
    Besos y a seguir intentándolo.

    ResponderEliminar
  19. Vaya, vaya…o sea, ¡nada de descanso! Y yo que pensaba en cerrar la agenda después de partir al más allá, qué ilusa! Nani querida, creo que debemos replantear las condiciones de trabajo en el cielo, con feriados, días puente, vacaciones y sueldos complementarios! :) E ir pensando en un gremio! Buen trabajo mi guapísima, dos historias muy inspiradoras! Besicos miles y los mejores deseos para tu fin de semana!

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.