lunes, 13 de octubre de 2014

COME, COME (REC)




Imagen cogida de la red


Recluida en el pozo seco, pronto se callará su voz y le faltarán las fuerzas. Ya no queda gota de agua, tampoco hay granos que moler. Sabe que va a sucumbir pero mientras tenga un soplo de vida, se dejará las uñas cavando. Ya no sabe que llevar a las seis bocas que esperan como pajarillos y que desean algo con lo que consolar el “come, come” que les quema las entrañas.



Nani. octubre de 2014


14 comentarios:

  1. Las madres hacemos lo que sea por los hijos... Un beso doble, Nani.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Me ha volado la mente a África, aunque aquí también exista esa situación, y el instinto de madre me ha sacudido como una descarga eléctrica las entrañas. ..
    Remueves el sentimiento fuerte, muy fuerte.Eres única,mi querida Nani.
    Muchos besicos.

    ResponderEliminar
  4. Cuando el come come se les termine, me temeré lo peor.

    Buen y triste relato.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me encanta ese come, come; muy bueno, de lo mejor de la semana. Como sé que te gustan los comentarios constructivos. Dejo por aquí una reflexión: si en un micro prima la economía de palabra tal vez sobrase "su voz" porque se sobrentiende.

    ResponderEliminar
  6. Este relato me duele especialmente. Será que ser madre me hace ser más sensible aún a este tema.
    Buena propuesta, Nani.
    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Me has devuelto a tiempos huidos que ya pensábamos que jamás volverían.
    Mientras haya ricos habrá miseria.
    Y la cosa no promete ir a mejor.

    ResponderEliminar
  8. Cómo se siente ese "come, come", Nani. No hay otra que seguir cavando, y una madre es el mejor ejemplo.

    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  9. Emotivo y duro por real.

    Abrazos desde la no extrema pobreza.

    ResponderEliminar
  10. Si alguien piensa que es cosa del pasado este duro testimonio es que no vive en la realidad: ese hambre-hambre es de hoy mismo.

    ResponderEliminar
  11. Qué no haría una madre/padre por sus hijos. Tu relato nos lleva de la mano a la desesperación que debe ser encontrarse en esa situación. Lo has plasmado muy bien y ese "come come" la guinda del pastel. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  12. Una realidad diaria para muchas personas Nani,reflexionemos seamos solidarios donde quiera que nos requieran.
    Un besote amiga querida.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.