lunes, 9 de marzo de 2015

AROMAS QUE PARALIZAN





Imagen recogida de la red
Seguía atrapado allí dentro como si fuera una sardina. Su deseo de ver mundo se quedó en aquel pesquero que tan sólo le proporcionó noción de océanos y mares. El universo que quiso conocer se limitó a puertos pesqueros, tascas y antros donde seguía oliendo lo mismo y ni siquiera consiguió a estas alturas, impregnarse en aroma a dalias, sábanas limpias o el perfume natural que desprendía aquella chica que quedó atracada en su pueblo. 





PARADOJAS


Seguía atrapado allí dentro igual que el sentimiento que le albergaba desde que era chiquitito. Desde aquel instante quedó metido en el rincón que le espachurró, que le sobrecogió y que a pesar de todo, no le limitó para seguir regalando amor a raudales.  

Nani. Marzo 2015.

8 comentarios:

  1. Me quedo con el primero, muy visual al tiempo que muy olfativo. Enhorabuena.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  2. Seguimos atrapados aquí.
    Y que dure...

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Atrapan tus palabras, amiga.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
  4. Hola, Nani.
    Has estado muy creativa, la verdad.
    Me gusta más el primero porque transmite escenas con olor a mar y a desengaño.
    Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar
  5. Yo también me inclino por el primero, Nani. La historia que le subyace me dice más y además creo que la has presentado muy bien. Mucha suerte con los próximos :)

    ResponderEliminar
  6. Todos quedamos atrapados en algún sitio, en algún momento, en algún mundo.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. No puedes quedarte atrapado en nada, hay que volar...

    ResponderEliminar
  8. ¡Abre puertas y ventanas! Que pase el aire y mueva todo.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE