sábado, 18 de abril de 2015

LLUEVE EN PARÍS


 

Propuesta de "Viernes Creativos, de Fernando Vicente" y como inspiración la foto del insigne: Henri Cartier-Bresson.


La lluvia en Paris se dice que es suave, apacible e invita al romanticismo. Lo que nadie podía imaginar es que bajo la torre Eiffel todo cambiara y se convirtiera en “pánico bajo la niebla”. 
El que parecía un hombre y que pasó saltando bajo su paraguas, resultó ser el insecto en que se convirtió Gregorio Samsa, comenzando a picar a todo el mundo.
A partir de ese instante, se pudo demostrar que al final salió de aquella horrible habitación donde lo encerró Franz Kafka y que por fin y en un lugar distinto, al menos podía vivir aunque fuera chupando la sangre a quién iba cargado de romanticismo y entusiasmo.

Nani. Abril 2015


Imagen recogida de la red

9 comentarios:

  1. Quién iba a imaginarse así el subsuelo parisiense... Muy curioso tu micro, Nani.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
  2. Qué imagen tan chula has añadido a tu relato Nani, aunque cuando lo imiaginé al leerlo me dio más miedo que éste, ay... La imaginación...
    Me encantó anoche y me sigue gustando muchísimo hoy, nada de romanticismo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hacia tiempo no pasaba por aqui ,pero tus relatos me siguen pareciendo fantasticos

    ResponderEliminar
  4. Creo que Kafka te aplaudiría.
    Yo también.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Mujer, habrá ido de vacaciones, pobre bicho, je je.

    Besazos, Nani.

    ResponderEliminar
  6. Ya decía yo, Nani, que ese hombre que vuela agarrado a un paraguas era un pájaro de mal agüero.
    Mejor salir corriendo y escondernos de sus garras y sus fauces.
    Qué bonito este relato.
    Tienes un don.

    ResponderEliminar
  7. Una cosa lo que queremos y otra la que nos puede asaltar sin consentimiento...Me encanta!
    Besicos mi guapa.

    ResponderEliminar
  8. Joooorrr !! Nani, si Cartier&Kafka pudieran leer tus letras, creo que podrían pensar que les ha salido una contrincante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.