lunes, 11 de mayo de 2015

ACEPTANDO LA DERROTA






Imagen prestada de la red



Ya no podíamos contar con él pero a Pepito era difícil ignorarle. Le dejamos en el lugar que ocupaba habitualmente, aunque no estaba resultando demasiado agradable; el deterioro se acusaba y las escamas eran cada día más abundantes empezando a ser desagradable el aspecto y el olor de la derrota. Tampoco resultaba muy beneficioso para los pequeños tenerle ahí ocupando el lugar de siempre, por eso hoy hemos decidido pasar por un concesionario y a Pepe llevarle al desguace.



Nani. Mayo 2015




7 comentarios:

  1. Simpática y triste a la vez tu apuesta de esta semana. Pobre Pepe.
    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Ay esos coches viejunos que tanto nos cuesta deshacernos de ellos...

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Ay ese olor de coche viejo...
    Besos Nani.

    ResponderEliminar
  4. El desguace estremece, pero es la realidad; los finales sin cuntinuidad asi son...

    ResponderEliminar
  5. Pobrecillo.
    Descanse en paz.

    Las carreteras piden una oración por su alma.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Pobre Pepe. A mi primer coche lo tuve varios años sin darle de baja porque me daba pena. Tanto me había hecho disfrutar aquel utilitario rojo y tan coqueto.
    Aún le añoro.

    ResponderEliminar
  7. El desguace siempre es traumático, en el caso de los ancianos más. Es este caso es un coche, para muchos hombres más querido que la propia familia. En fin, un relato triste de renovaciones.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE