lunes, 19 de octubre de 2015

INFLUENCIA SAJONA


Un señor con levita que se parece a Pushkin apareció de improviso en el aula de literatura y todos los alumnos se quedaron asombrados. El profesor no daba crédito al poder de invocación que últimamente tenía. Acalló los murmullos y dejó que transcurrieran lo hechos. El espectro comenzó a recitar:
¡Amiga de mis días sin ventura,
mi palomita ya sin primaveras!
Sola entre los pinos y su sombra oscura
hace ya tanto tiempo que me esperas…
Explicó que lo había dedicado a su nodriza, pidió a los chicos no dejaran de combinar letras y como un relámpago, quedó un poco de humo y olor a crisantemo podrido.


Nani. Octubre 2015

8 comentarios:

  1. Muy original y bien escrito, Nani.
    Enhorabuena y muchos besicos.

    ResponderEliminar
  2. Joder... este es buenísimoooooooooo!!!

    Bravooooooooooo

    ResponderEliminar
  3. Ojalá pudiéramos invocar siempre para que nos leyeran poesía.
    Buena propuesta.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  4. ¡Quién pudiera tener semejante poder de invocación! Hasta se podía perdonar el olor a podrido... :-)

    ResponderEliminar
  5. ¡Quién pudiera tener semejante poder de invocación! Hasta se podía perdonar el olor a podrido... :-)

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bueno, Nani! ¡Me encanta!

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.