lunes, 16 de mayo de 2016

AROMAS



Imagen cogida de la red

Desde el otro lado del planeta nos llegan aromas a canela, cardamomo y vainilla. Nosotros aportamos también distintos olores que puede aprovechar la humanidad, pero el olor que más me gusta es el que desprende tu cuello cuando deposito un beso matutino.

COLOR DE ESPERANZA
Desde el otro lado del planeta hasta aquí, hay millones de seres humanos que solo ven el color de la esperanza por televisión, mientras que otros tantos se la arrebatan para que no puedan ver ni la luz del día.

DECEPCIÓN
Desde el otro lado del planeta nos cuentan historias que acabamos creyendo. Más tarde cuando pasa el tiempo y comprobamos que nos han utilizado, nos decepcionamos sin pararnos a pensar que lo único que merece la pena, son nuestros sentimientos y como les damos rienda suelta. A todos esos que nos manejan, lo único que les interesa es su cuenta corriente. 



Nani. Mayo 2016

7 comentarios:

  1. Yo estoy triste hoy. Besos para ti.

    ResponderEliminar
  2. Aplauso por triplicado.
    Me encantan los tres.

    Muak, muak y muak.

    ResponderEliminar
  3. Triplete de relatos: aromas especiados e intimidad sugerente en el arranque, seguido de una acromática y cautiva desesperanza. Para el final, la cruda decepción, que en este lado del planeta y en el otro, ni siquiera logra sorprendernos...creo Querida Amiga que se ha normalizado el desengaño y esto nunca será algo bueno. ¡Buen trabajo guapa! Mil besicos con todo cariño!

    ResponderEliminar
  4. El arraigo de los aromas,perpetuos,inalterables en la memoria,y,la desesperanza mortal,decepción que estruja el corazon ante la mirada indiferente más de la debida en los tiempos que corren.
    Besicos guapa!!!!

    ResponderEliminar
  5. Estoy espesa Nani. Mañana me vuelvo a pasar.

    ResponderEliminar
  6. Desde el otro lado nos llega las mismas quejas, los mismos abusos, las mismas necesidades. En fin, que esto no tiene remedio y los de abajo siempre sufren.
    Besitos besitos

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE