lunes, 28 de noviembre de 2016

MARES ARTIFICIALES



Imagen recogida de la red
  
No era el mar pero se le parecía cuando el viento se colocaba por todas las rendijas o desde lejos se divisa, aunque cuando me aproximo, la realidad me pone los pies en el suelo. Es duro el trabajo y el chapuzón no relaja y tampoco la brisa. Se suda demasiado y mucho más se endurece las manos y el alma. Los plásticos y la siembra se convierten con demasiada frecuencia en mares artificiales.

Nani. Noviembre 2016

4 comentarios:

  1. somos pequeñas islitas tratando de sobrellevar a la marea Nani... Nuena entrada

    ResponderEliminar
  2. Con demasiada frecuencia, sí. Precioso, querida Nani.
    Muchos besicos.

    ResponderEliminar
  3. Yo recuerdo de mi infancia el mar de trigo.
    Las espigas brillaban como terciopelo verde confundido con olas y desde mi ventana imaginaba que extendía mis brazos y nadaba en ese otro mar soñado que nunca había visto.
    Jamás lo olvidaré.

    ResponderEliminar
  4. Que vida tan dura la de quienes trabajan ahí.

    Besos.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE