lunes, 14 de noviembre de 2016

MEDALLA DE ORO



Imagen obtenida de la red

Desde que supo que había unas competiciones deportivas en países lejanos, pensó que algún día podría participar. Había sido la primera en llegar hasta los pozos de agua y volver, una vez cargado el botijo. No hubo nadie que hasta el momento le hubiera ganado. Ahora tenía más conocimiento de dichas competiciones, por eso se entrenaba a conciencia y cada vez conseguía mejor marca. Cuando cumpliera la edad sabía que sus padres la dejarían, ellos no eran como el resto de los habitantes del poblado. A ella no le hicieron daño cuando era pequeña, como al resto. Las cuchillas las usaba su padre para rasurar la poca barba que tenía y sus hermanos siempre fueron amables con ella, pero todo cambió el día que se preparaba para correr mucho más fuerte. Vio como unos hombres sacaban a escondidas a un pequeño y lo introducían en un coche. Momo era un niño muy bonito que había nacido unos meses atrás y pudo observar desde donde estaba escondida, como a los padres los ataban para que no pudieran  defenderse. Por este motivo decidió ganar la medalla de oro en esta ocasión, sabía que había llegado el momento. El coche se puso en marcha y ella corrió sin perderle de vista. Cuando pararon en el oasis, ella se ocultó para poder coger a Momo en el menor descuido. Fue su gran carrera la de vuelta con el pequeño. Cuando se lo entregó a los padres, sabía que la medalla dorada se la pondría la luna, mientras descansando le daba las gracias. Desde entonces supo que sus olimpiadas estaban ganadas.


Nani. Noviembre de 2016

8 comentarios:

  1. El daño a un niño es el más terrible, su heroísmo el más conmovedor.

    ResponderEliminar
  2. Este es buenísimo.
    Dan ganas de abrazar a la protagonista.
    Y a ti.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ganó las mejores olimpiadas de su vida. Me has dejado el corazón lleno de un calor especial...
    Una vez más hay que quitarse el sombrero con tus relatos.
    Besicos muchos, mi querida Nani y GRACIAS...


    ResponderEliminar
  4. Me has conmovido como nunca, Nani.
    Envidio como pasan los hechos por tu imaginación. Como el que no quiere la cosa. Así como así.
    Y tan dulce y sensible en tu relato.

    ResponderEliminar
  5. Los triunfos no precisan de medallas.
    Buen relato. Besos

    ResponderEliminar
  6. Cuánto me alegro de volver por aquí, cada vez tenemos menos tiempo para las visitas. Tu relato es un alegato a las buenas acciones. Creo que lo que planteas da para más texto pues son muchas los asuntos que tratas. Seguro que te sale un relato de varias páginas. En el micro están apelotonadas. Bueno, ya me conoces, problema mío.

    ResponderEliminar
  7. Valerosa esta chica que ya tiene su medalla y no aspira a la gloria, sólo atiende a lo que su corazón le dicta.
    Un besote, querida Nani.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Nani, un hermoso relato de superación, ¡cuánto buen atleta sin medios quedarán por los caminos!
    ¡Entonces no te veré/conoceré, en persona!, pues a ver si en la próxima lo logramos.
    Un besote.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.