miércoles, 7 de diciembre de 2016

APUNTANDO ALTO



Imagen subida de la red

De un certero bocado, le arrebató el pincel, dio un traspié y llegó a la pared, al sofá, a las sillas e incluso al suelo, donde fue dejando su sello personal. No cabía duda de que era un auténtico artista plástico y que empezaba a apuntar bien alto, aunque su estatura no sobrepasara los 60 centímetros, no supiera llamar con claridad a papá y aún no controlara sus esfínteres.

Nani. Diciembre 2016

3 comentarios:

  1. Jajajajaja! Un "loco bajito", dotado para el arte y apuntando alto, muy alto, con la certeza de que el cielo es su único límite! Besicos mi adorable Nani!!!!

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno. Claramente ahí hay una vocación, espera a que pueda andar y controle un poco más, un artista.
    Buenos días, guapa

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja, qué lindo, todo un personaje desde ahora.
    Mi sonrisa y varios besos, querida Nani.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE