lunes, 18 de abril de 2016

PROMESA POR CUMPLIR



Acuérdate de lanzar mis cenizas al mar o al tajo de los sueños. Me da igual donde lo hagas pero ni se te ocurra dejar la urna en la repisa de la chimenea, que soy capaz de salir tal que fuera el genio de Aladino y no para conceder un deseo, sino para que recuerdes tu promesa. No quiero flores, ni velas. La naturaleza déjala que siga su curso y tú, sigue tu vida sin recuerdos tontos, para eso está el disco duro, la complicidad y el cariño.


LEYENDO ENTRE LINEAS

Acuérdate de lanzar mis cenizas al mar o entiérralas bajo el ciruelo si crees que no os ocasionará malestar. A tu hermano le entregas las joyitas, su linda mujercita sabrá lucirlas. A tu hermana le das mis apuntes y las recetas, ella las sabrá apreciar. A tus hijos los dibujos que le harán tanta ilusión como los cuentos que les escribí y para ti, no hay nada material porque ya sabes que tienes todo mi amor.

CELEBRANDO LA VIDA

Acuérdate de lanzar mis cenizas al mar pero metidas en una caja que no las pueda taladrar nada. No deseo contribuir a la  contaminación marina, pero estaré más cerca de tu padre. Después coge el sobre que he dejado junto a esta nota y con el dinero que hay dentro, vete con tu familia a celebrar la vida. Es lo único que creo merece la pena después de descubrir tanta mentira.


Nani. Abril 2014

lunes, 11 de abril de 2016

LA ALEGRÍA O LA TRISTEZA DE VOLAR

Imagen extraída de la red

El día que una ola salte más de lo convenido y mi tabla se eleve; alcanzaré las nubes y tocaré con la punta de mis dedos el filo de tu vestido, la correa de tu sandalia y todo volverá a ser perfecto, como antes de ese día que decidiste volar por la autopista a tanta velocidad, que llegaste demasiado pronto al final de esa carretera.

MORDISCOS A LA MADRE

El día que una ola salte más de lo convenido y decida entrar en la playa, todos lamentaremos haber dando un bocado a la naturaleza. Entonces las quejas no servirán, porque igual no quedan ni siquiera quienes  puedan hacerlas.


Nani. Abril 2016

lunes, 4 de abril de 2016

PUREZA



Imagen recogida de la red

Deja unos puntos suspensivos siempre que termina una frase. Es como si una mariposa quedara al  vuelo diciendo: “Ahí os dejo lo que no queréis escuchar y que revolotea en el aire”.

CHANTAJE

Deja unos puntos suspensivos y reflexiona. Más tarde prosigue diciendo: “Puedo equivocarme pero no quiero continuar este despropósito, me pediste ayuda pero lo que tú quieres es algo que no forma parte de mí, ni de mis convicciones; aclárate primero y luego ve desmenuzando”.

Nani. Abril 2016

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE