lunes, 24 de abril de 2017

EL LIBRO DE PÁGINAS EN BLANCO


http://www.zendalibros.com/bases-del-concurso-historias-libros-zenda-e-iberdrola/


Cuando cumplí ocho años mi padre me regaló además de una tarta preciosa, un libro con las páginas en blanco. Hasta ese momento siempre había tenido libros de cuentos y empezaba a leer las colecciones juveniles, pero nunca vi un libro como aquel. Le pregunté ya que no sabía que podía hacer con un libro como este. Me contestó que desde que mamá estuvo enferma y después murió, le preocupaba que no tuviera a quien contarle mis problemas, ya que él siempre estaba fuera y cuando volvía tarde, a veces estábamos ya dormidos. Entonces me pidió que cada día rellenara una hoja y lo dejara sobre su mesita de noche. Lo leería cuando llegara a casa y me dejaría en la hoja siguiente, lo que opinara de mi anotación. Al principio me quedé un poco descolocada, pero muy pronto necesité rellenar hojas. Al otro día y en mi escritorio, me encontraba un cariñoso mensaje de papá e incluso, algún día había hasta un dibujo. Se convirtió en uno de mis libros más queridos hasta hoy. 
Papá lleva una semana que no viene y  necesito saber qué pasa. He seguido escribiendo y dejando en blanco la hoja contigua, pero ya van siete días que no rellena nadie mis hojas en blanco. Ayer le conté que me vino por primera vez la regla y que me duele mucho la barriga. Hoy he llamado a la tía Lola y me ha venido en media hora. Cuando le he contado lo que me pasa y lo preocupada que estoy por papá, me ha dicho que necesita hacer unas gestiones importantes para toda nuestra familia. Me ha dicho que es normal que algunas veces me duela la barriga y que no deje de escribir en las páginas en blanco, que será mucho más bonito cuando papá las rellene de nuevo, porque lo que está haciendo es una mejora en su vida personal. Me ha dado miedo y eso es lo último que hoy cuento en la última página en blanco.

Nani. Abril 2017

lunes, 17 de abril de 2017

CUANDO TODO SE SUPONE



Imagen recogida en la red

El traje era auténtico para la ocasión. Negro de alpaca. Zapatos de charol. El pelo bien cortado y peinado. Recién afeitado y perfumado. Todo totalmente pulcro y como los cánones mandan. La recepción lo requería.
Ha sido invitado para dar apoyo al proyecto que ha presentado el estado, por su coherencia y filosofía de vida. Por eso cuando subió al atril saludó, dijo que sería muy escueto, sacó del bolsillo una nariz roja de payaso que se colocó diciendo: “Esto es todo señores, tengan una feliz jornada”. Bajó y salió dejando atónita a la concurrencia.


Nani. Abril 2017

lunes, 10 de abril de 2017

ESPERANZA



Subió los diez pisos hasta la azotea y como siempre llegó sudorosa y con el tiempo justo. Mientras se secaba la frente con el mandil, veía esconderse poco a poco y mecido en el horizonte del océano el sol rojizo; el que le daba el soplo de vida para tener fuerzas y despertar cada día. Así jornada tras jornada desde que se fue a hacer las américas. Un atardecer más le enviaba su aliento y ella recibía la esperanza que se iba convirtiendo en triste quimera.


Nani. Abril 2017

lunes, 3 de abril de 2017

TRASPLANTE



Imagen extraída de la red

Sólo le quedaba un cigarrillo, lo había tenido guardado todo aquel tiempo, pero no le importó encenderlo, aspirar bien hondo y después ir soltando muy, muy despacio. La ocasión lo requería y debía disfrutar esos momentos como si no hubiera un mañana. Había escogido el momento, la ventana abierta a pesar del gélido ambiente que se percibía y la soledad tan deseada. Todos dormían y ese momento de paz sabía que ya sería el último en esas mismas condiciones. Lo había prometido, se jugaba todo a una carta. De camino iba el nuevo, por eso necesitó darle al otro una eterna despedida.

Nani. Abril 2017

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE