martes, 4 de julio de 2017

APRENDIENDO A CRECER





Imagen recogida de la red

No conseguía entender lo que pasaba. Más tarde les notaba distintos. Después era ella la que tenía mala cara y a él le vi llorar en el baño. Siempre creyó que no lo veía, pero no he olvidado la pena que se le colgaba a la espalda, lo mismo que una mochila cargada de piedras. Después les escuché decir que desde que Virtudes vino la primera vez, todo cambió. A ella le gustaba mucho salir con Virtu, ir al cine o a tomar un café por las tardes. En ocasiones y mientras él trabajaba, ella venía y la ayudaba para que le quedara más tiempo y ambas se sentaban en el salón a charlar, reír e incluso cogerse las manos. A él le escuché decirle que se iba a casa de los abuelos, mientras ella decidía que era lo que de verdad quería. Ella decía que nunca se lo había planteado y yo no entendía nada. Triste él, también ella y yo no sabía que pasaba. Un día les pregunté y me dijeron que no me preocupara, que nos querían mucho y que no deseaban que lo pasáramos mal, pero cuando no se entiende,  todo resulta obscuro.
Otro día mientras preparaban la ensalada, Virtudes le dijo que debía salir del armario, que no vivía así, ni tampoco los demás. Que sabía que no tuvo la oportunidad de ver lo que realmente se escondía dentro y como una loca, me fui a mirar, pero en el armario solo había ropa y zapatos, además de las sábanas que bordó la abuela. Ellas nunca se enteraron de que escuchaba cuando creían que miraba la televisión, jugaba con mis muñecas o hacía los deberes.
Cuando volvió de estar con los abuelos, escuché decirle que no era posible seguir juntos y que todo debía hacerse de manera que a nosotros no nos afectara. Lo hicieron muy bien para que lo pudiéramos entender…, con sus enormes dudas al principio.  La satisfacción de tenerles como padres hoy me llena de orgullo, pero al principio fue trabajoso y muy lamentable en ocasiones con el resto de mortales, pero supimos crecer. Las dificultades nos enseñaron a respetar, valorar y procurar no hacer juicios sin más.


Nani. 4 de julio de 2017

8 comentarios:

  1. Tendrán que pasar años y generaciones para que lleguemos a entender la complejidad de la Vida y aceptarla tal como se.
    Tampoco es tan difícil, Nani.
    Gran relato de rabiosa actualidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que estamos viendo en estos últimos tiempos, como bien dices, tendrán que pasar años y sobre todo, tendremos que ser más empáticos y respetuosos.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  2. Tal y como es quería decir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Tecla, lo entendí. Gracias.
      Más besicos.

      Eliminar
  3. Cuánto dolor durante vidas enteras por culpa de la incomprensión general.

    Buen relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Toro, demasiado dolor y mucha imcompresión, falta de respeto, etec., etec.
      besicos muchos.

      Eliminar
  4. Cuando hay hijos de por medio, dar el paso que cambie tu situación a veces se retrasa, demasiado. Un micro muy apropiado para esa celebración donde el orgullo nunca está de más.
    Un beso fuerte Nani, encantada de leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosy, siempre que hay complicaciones que incumben a los que queremos, todo se demora y a veces hace más daño que beneficio, no crees?
      Besicos muchos.

      Eliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE