lunes, 9 de octubre de 2017

EN SU BUSCA

La ciudad del amor era como cualquier otra. Tenía adoquines, balcones y macetas. Anuncios por doquier y mucha gente que caminaba sin mirar o en todo caso, a sus manos ocupadas por los móviles. Me sentí decepcionado de tanta publicidad en la revista de moda, aunque seguí el  camino que indicaba donde se hallaba ese amor que había obtenido tanta fama, yendo a parar a una calle con muchas banderolas, farolas iluminadas y multicolor. Al final una indicación me llevó a una loseta que decía: “Lo que buscas está en ti, despierta un poquito y lo descubrirás”.

QUIMERA
En la ciudad del amor hay muchos mitos, muchas utopías y mucho blablablá. En tiempos se corrió la voz y aquello atrajo a turistas, peregrinos y gentes diversas, pero el amor se había perdido, lo guardaron los lugareños para ellos, o igual se fue con Cupido, porque en vez de amor había ruina, odio, miseria, mucho rencor y para colmo de males, los contenedores de basura estaban rodeados de gente con hambre.


Nani. Septiembre de 2017

2 comentarios:

  1. La bondad siempre empieza en uno mismo, es nuestra esencia o debería de serla. Un abrazo Nani, gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  2. Cuando muere el Amor todo muere con él y la desolación y la desgracia se dispersa por los lugares del mundo trayendo la desgracia y la escasez de misericordia.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.