viernes, 12 de enero de 2018

ELLA SIEMPRE AHÍ






La causa, mirar demasiado la luna y su influjo, dicen. Me desapareció la nariz y los ojos, después el resto de la cara y me cuentan que la luna la tengo sobre la mesa, es algo así como decirme que, ¡estoy en la luna! Lo que temo es que se me vaya la razón y la totalidad de esta querida cabeza, o sea, que se largue a otra galaxia. Claro que por otro lado, pienso que hay por el mundo muchas personas que sin ella nos gobiernan, nos dicen que es lo que debemos hacer, por donde debemos ir, que comprar y como vestirnos, etc., y parece que no pasa nada, aunque por más vueltas que le doy creo que hacer o decir lo que nos inducen, puede resultar que acabemos haciendo ¡Beeeeee! Y como que no me acaba de convencer ni me apetece, voy a continuar buscando mi nariz, mis ojos y en general la lucidez, que luego me repiten que se me va la olla y no me gusta nada de nada. Parece ser que la luna tiene demasiado influencia en estos temas, ¡siempre debe haber un niño al que culpar de ciertas cosas!, por eso, preferiría seguir haciendo poemas aunque me llamen lunático y tener la cabeza en su sitio, que la cordura no está reñida con la fantasía, la literatura, los sueños y pintar un poquito de color la vida; qué cuando nos golpea fuerte, sí que puede que tengamos que asistir a terapias y a todo clase de soluciones si las hay, incluida una echadora de cartas.  

Nani. Enero 2018

12 comentarios:

  1. El relato es muy bueno.
    Me he visto en el lunático.

    Nani, la luna tú la tienes en el corazón.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toro si te has visto e el lunático, te acompaño, yo soy otra.
      Muchas gracias por decirme que la luna la tengo en el corazón, es un bonito pronostico.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  2. El que no sienta el influjo de la luna que tire la primera piedra... muy bueno Nani!!!
    Bssss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juancho. Si, aquí no nos salvamos nadie.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  3. Ay, la lucidez en la olla...me dio gracia.
    Lindo leerte.
    Abrazote.

    ResponderEliminar
  4. Pobre luna, seguro que no te ha comido la cara jajaja, busca en otra parte. Es magnífico tu relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una alegría encontrarte de nuevo por aquí MTeresa.
      Besicos muchos

      Eliminar
  5. Que buen relato, ay, la luna, madre mía jeje
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida a mi casa Kristalle. Muchas gracias.
      Besicos muchos

      Eliminar
  6. Bello relato....un gusto leerte...La luna siempre sera bella.....saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es gusto es mío, Sandra. Muchas gracias.
      Besicos muchos

      Eliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.