lunes, 16 de abril de 2018

CIUDADANO DE PRIMERA

Era nuestro sueño, nuestra vida al salir de casa por vez primera y subir a aquel destartalado autobús con grietas en el techo, que cuando llovía había que abrir el paraguas para no llegar empapados al instituto.
Entrábamos a unas clases heladas, pero con el calor humano que suplía todo. Nos enseñaron sobre todo a conocer lo necesario, para luego seguir una carrera si tenías beca o bien, aprender un oficio, buscar esa quimera. Entendimos que afuera estaba la vida.
Habiendo cumplido con mi deber siempre, hoy me jubilo y me siento estafado, me cuentan que mi vejez es incierta.


Nani. Abril 2018

6 comentarios:

  1. Cuánto dolor hay en ese sentimiento de estafa... años y años cumpliendo a rajatabla sus obligaciones para que luego te traten como un trasto viejo... qué pena...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo incierto y mucho dolor. Ojalá nuestros políticos se den cuenta.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  2. Asi pasa a muchos ciudadanos en el mundo....y que triste realidad.....saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado triste esta realidad Sandra. Gracias por comentar.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  3. Cuánta tristeza rezuman tus letras, Nani. Y si a eso le añadimos que muchos cuando lo seamos no cobraremos ni pensión, pues eso...
    Un besote, querida Nani

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Rosy, tristeza y como bien dices, muchos ni pensión ni nada, después de haber estado desde niños al pie del cañón.
      Besicos muchos.

      Eliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.