lunes, 6 de agosto de 2018

NUNCA MÁS

Se desperezó y rápidamente se fue a la ducha. Mientras se afeitaba prometió  que sería la última vez que le llevaba periódico y café. Había obtenido su puesto de trabajo a concurso y aunque costaba estar lejos de la familia, esperaba volver pronto a ocupar alguna vacante. No aguantaba un día más sus vejaciones. Salió de baño y cogió el móvil para mandar un beso a los niños y compañera que tanto quería. Observó que tenía un mensaje de esa mujer que tanto echaba de menos: “Alberto, al pequeño le han detectado una enfermedad de esas raras. Ahora sí que no podremos derrochar un céntimo. Siento darte los buenos días de esta manera, quería contártelo pero no puedo hablar de tanto como he llorado esta noche. Te queremos mucho y estoy deseando meterme entre tus  brazos.
Sobre la mesa se quedó aparcado el mensajero, sus decisiones y toda su esperanza.


Nani. 1 Agosto 2018

12 comentarios:

  1. Es triste recibir noticias así estando lejos.... que desesperanza.....y la intriga de no saber que enfermedad es....un gusto leerte..saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra ha sido un intento o ejercicio en un taller. Muchas gracias por comentar.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  2. La casa se enciende cuando escribes
    lo que sale de tu mente de poeta.
    Bello tópico
    crucial momento
    me has dejado perpleja
    Gracias poeta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Recomenzar. La casa siempre procuraré que se mantenga iluminada.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  3. El sacrificio de un hombre que es capaz de aguantarlo todo por facilitar a los suyos una vida mejor. Como siempre, muy bien contado, Nani. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se trata de la familia Sechat, todo creo que se puede intentar y no importa el sacrificio, Creo!!
      Muchas gracias por comentar.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  4. Qué pena... el destino no suele tener compasión.
    Muy bueno.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Torito, el destino a veces es muy cruel, pero no se puede perder la esperanza o no cebemos y más, si se trata de un hijo.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  5. Relatos que tiñen de incertidumbre la casa.
    Quiero la continuación..
    Extrañaba pasar a leerte.
    Te abrazo fuerte,
    Cinthia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Cinthia por tu comentario y por tu amabilidad. La casa siempre estará abierta, ¡ya lo sabes!!
      Besicos muchos.

      Eliminar
  6. La vida nos sorprende en la primera esquina y hemos de adaptarnos a ella. Quizás en otro momento...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Virgi, la vida nos sorprende y siempre nos coge desprevenidos.
      Besicos muchos.

      Eliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.